Subversión ibérica     
 
 ABC.    28/03/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SUBVERSIÓN IBÉRICA

El informe del Instituto para Investigaciones Internacionales, recién publicado en Londres, sobre la presión y la programación marxista en la. Península Ibérica, para la toma del Poder, merece ser tenido muy en cuenta. Requiere del comentario, menos por lo que revela o por las actitudes que identifica en ciertas fuerzas, sociales, .que por. la ordenación y sistematizaciones analíticas con las que aborda el problema. Tienen, así mismo, indudable interés los datos que aporta al conocimiento de los recursos paramilita-res de que dispone el marxismo-leninismo" ibérico.

En este último punto quisiéramos centrar nuestras consideraciones. Quisiéramos señalar, de una parte, la circunstancia de que los comunistas de Portugal y España, aun con objetivos formalmente distintos, resuelven su acción en una unidad final de propósitos: convertir la Península Ibérica en una parcela geopolíticamente sovietizada. Y, de otra parte, apuntar también cómo —para acercarse a tal meta—, unos y otros, los comunistas españcies y los comunistas portugueses, abogan de consuno por un federalismo

ibérico que desarbole los respectivos Estados nacionales.

E! informe que comentamos señala y denuncia la explotación marxista-leninista de los hechos diferenciales de nuestras regiones, apadrinando los neonackmalis-mos y postulando los separatismos. Esta estrategia se ha visto propiciada además, por lo que a la parte lusitana corresponde, con la pérdida de las colonias o, si se quiere, de la dimensión ultramarina de Portugal.

Este último hecho, en efecto, lo consideramos de importancia trascendentalí-sima para determinados sectores del nacionalismo portugués. Hecha la obligada abstracción de sus archipiélagos, Portugal ha visto reducirse su dimensión física al espacio metropolitano, al solar ibérico. , Para ese nacionalismo lusitano de que hablamos, la insinuación comunista de que una Península federalizada o fragmentada por la eclosión separatista serta la situación ideal para el nuevo equilibrio ibérico que los portugueses necesitaban..., ha merecido crédito y aplauso. Portugal pasaría a ser de este modo, una vez quebrada la unidad nacional española, un pueblo ibérico más. y no el más débil de todos.

Creíamos .necesario, al hilo del citada informe, añadir esto que precede. Si el objetivo comunista de conquista del poder —por una acción de masas o por otra de minorías militares- encuentra en el conjunto de recursos aunados en el Estado nacional la más seria dificultad, en su lógica, los comunistas resucitan y dina-mizan los separatismos al tiempo que despliegan su acción agitadora entre las masas laborales y, si se les alcanza, cancela-: rán la disciplina en el seno de las Fuerzas Armadas.

Es decir, no sólo en sus principios ideológicos, sino también en la práctica de su acción cotidiana, los comunistas actúan a contrapelo de lo que declaran suscribin-do los planteamientos pluralistas que exige el libre juego democrático. ´En la democracia, sin embargo, no .cabe la subversión, ni el nivel de orden público, ni a la luz de los objetivos finales que se persiguen a traves de ella.

 

< Volver