En la campaña 1977-78. 
 Los olivareros no ganarán dinero     
 
 Arriba.    13/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EN LA CAMPAÑA 1977-78 LOS OLIVAREROS NO GANARAN DINERO

MADRID. (De nuestra Redacción.)—«Los nuevos precios par el olivar aprobados en el pasado Consejo

de Ministros Implican un esfuerzo considerable para el sector olivarero, pues significan que los

productores no ganarán dinero durante una campaña, salvo en las explotaciones en régimen familiar o con

olivares de un extraordinario rendimiento y calidad», anunció ayer el Ministro de Agricultura, señor

Martínez Genique, en una rueda de Prensa en la que se dio a conocer a los informadores los acuerdos

adoptados por el Gobierno que afectan a los sectores del olivar y del azúcar.

(Salvo en las explotaciones familiares o con olivares" de un extraordinario rendimiento)

Noventa y seis pesetas-kilo en origen, nuevo precio para el olivar

Martínez Genique: «Apelo a la responsabilidad de los empresarios para que mantengan su producción en

marcha»

La campaña olivarera

El señor Martínez Genique resaltó en primer término la importancia del sector y la incidencia social de

cualquier tipo de medidas que en él se adopten, ya que, según informó, del olivar viven 250.000 familias,

800.000 jornaleros, y su producción implica 40.000 millones de pesetas —el 6 por 100 del producto

nacional bruto— en un terreno mayor de cerca de dos millones de hectáreas.

El Ministro informó que los precios que se aprobaron en el Consejo para el olivar son de 96 pesetas por

kilo en origen, lo que implicará un precio para el aceite de oliva de 120 pesetas por litro al público, a

partir de enero, fecha en que entran en vigor las disposiciones. Añadió el Ministro que durante los meses

que quedan hasta el nuevo año, «los precios deberán seguir tal como están, salvo maniobras

especulativas».

En lo que se refiere al aceite de soja, los nuevos precios serán de 70 pesetas por litro, de 87 pesetas por

litro en lo referente al aceite de girasol. La soja y el girasol, según se explicó, serán importados sin sub-

vención alguna. La producción nacional de soja es de 130.000 toneladas, y se importan cerca de 30.000.

Transformar el sector

Tras hacer una llamada a la responsabilidad de los empresarios para que mantengan su producción en

marcha, el señor Martínez Genique declaró que las medidas citadas han sido adoptadas en cumplimiento

del «pacto de la Moncloa», y con el objeto, a largo plazo, de transformar el sector del olivar, uno de los

más necesitados de transformación, según explica. Las transformaciones, añadió el Ministro, deberán ser

hechas en el sentido de conseguir otros cultivos y otras modalidades más rentables del olivar, así como la

de Industrializar la zona.

Por otra parte, añadió que si persiste la situación actual del olivar, ello implicará en el futuro una

dependencia del mercado en la Comunidad Económica Europea, lo que el Gobierno quiere evitar en la

medida de lo posible.

De modo paralelo a las medidas citadas, se crea un fondo con el objeto de ayudar a conseguir los

objetivos propuestos.

Este fondo estará administrado por el FORPPA, y ascenderá a una cantidad aproximada a los 2.000

millones de pesetas.

Entre otros datos, se citó el hecho de que un 21 por 100 del olivar pertenece al 1,5 por 100 de

propietarios.

Preguntado el Ministro sobre la posibilidad de que los empresarios no respondan a la llamada a la

responsabilidad hecha por el Gobierno, éste contestó:

«Prefiero pensar que son responsables.» Añadió que como Ministro de Agricultura tiene que respaldar

una evolución del sector que sea beneficiosa para el país a largo plazo, «aún a costa de la desaparición de

algunas empresas.» Señaló por último que la aspiración del Gabinete sobre el ritmo de transformación del

olivar es de 40.000 hectáreas anuales.

Campaña azucarera

El señor Martínez Genique precisó que las medidas adoptadas en lo que se refiere a la remolacha y a la

caña de azúcar, constituyen una «fijación de objetivos», y no la regulación de la campaña propiamente di-

cha.

De ese modo se fijan los objetivos de la campaña de la remolacha en siete millones de toneladas, y la de

la caña de azúcar en 250.000 toneladas, lo que constituye una reducción con respecto a la campaña

anterior, con el objeto de estabilizar el consumo y dar salida a los excedentes existentes.

El Ministro declaró en otro momento de la rueda de Prensa que por su parte no tenía ningún

inconveniente en que el Congreso de Diputados dedique un pleno al tema de la Agricultura, que sería,

dijo, «muy interesante».

 

< Volver