Avalancha, selectividad y tasas universitarias     
 
 Ya.    25/09/1976.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Avalancha, selectividad y tasas universitarias

Don Fabián Estapé, rector de la universidad Centra] de Barcelona, es entrevistado por doña Maria Mérida en "Blanco y Negro":

--¿Le parece positiva esta "avalancha" de estudiantes?

—Sí, porque creo que la mera permanencia durante los años de Juventud en los centros universitarios mejora al Individuo y estimula sus potencias Intelectuales. Las conversaciones en los pasillos y en el bar son también una cátedra de la vida.

—Desde e1 punto de vista sociológico, ¿qué estamento es el que arroja mayor contingente de estudiantes universitarios hoy ?

—Desde hace unos siete años Ingresa en la universidad una mayoría de alumnos que provienen de lo que llamaríamos clase "media-baja" o según la terminología de Lenín, la "aristocracia de los obreros".

—¿Es usted partidario de que se facilite cada vez más «1 acceso a la universidad o que cada vez sea más riguroso el control selectivo?

—Yo diría que la oportunidad debe darse a todo el mundo y que, frente a una aplicación exacta de las llamadas pruebas de selectividad o "examen de estado" en «u tiempo, hay nn factor que suele infravalorarse, y es el factor vocacional. Entre un estudiante que ha superado las pruebas y diga ¿en qué facultad me voy a matricular?, y el que de antemano diga "yo quiero ser esto", me quedo con los que están motivados vocacionalmente. Ramón y Cajal dejé escritas unas páginas imborrables sobre este tema.

—Sin embargo, las tasas de escolaridad cada vez son mas altas. ¿Por qué esta proporción inversa y por qué el Estado no suple estos aumentos, al parecer obligados?

—Vamos a partir de un hecho: Para, el Estajo, el coste real de un alumno en la universidad, promediando tas cifras correspondientes » las distintas facultades. se acerca a las 10.000 pesetas por año; entonces, para cubrir el déficit que hay entre la recaudación de las tasas y los costos (en medio), no había más qpie el presupuesto del Estado, no siempre ágil, teniendo en cuenta «1 índice de] coste de la vida y otros muchos factores determinantes. Hemos mantenido siempre unas tasas académicas de 3.000 pesetas anuales, que no fueron modificadas en los finimos diez años seguramente por considerar que no era "político". Todo ello ha motivado los déficits de estructura e Infraestructura de las facultades y centros universitarios superiores. Y lo que ha pretendido hacer el Ministerio e* adecuar o pallar el desajuste mencionado, atribuyendo a cada universidad el Incremento de las matrículas que no se centralizan, sino que «e descentralizan, y que las universidades deberán gastar en inversiones (compra de aparatos científicos, de libros -y revistas, etc.), y este aumento ya es ahora Importante, de modo que, antes de finalizar el curso académico 76-77. y tal como lo sugería don Aurelio Menéndez, se puede enseñar a los estudiantes f al público en general las inversiones que ha sido posible realizar con el aumento de matrícula.

—¿Pero cuánto? estudiantes precisan ayuda económica y qué medidas se han arbitrado para atender a este acetar que no puede pagar estaa nuevas tasas?

—Este sector del estudiantado, económicamente mas débil, se ha estimado en un 50 por 190 aproximadamente del total, para lo cual, se han previsto becas equivalentes al total de la matrícula o al 50 por 100 de la misma, según las condiciones económicas de la familia. O sea. aue en un cálculo aproximado, un 58 por 100 va a recibir ayuda total o la mitad del importe de la matrícula y que supondrá unos 600 millones de pesetas en total.

 

< Volver