Ante el Consejo Nacional. 
 El presidente Suárez defenderá mañana la reforma política  :   
 Duras criticas al Gobierno en las Cortes. 
 Informaciones.    07/10/1976.  Página: 1, 3. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

ANTE EL CONSEJO NACIONAL EL PRESIDENTE SUAREZ DEFENDERÁ MAÑANA LA REFORMA POLÍTICA DURAS CRITICAS AL GOBIERNO EN LAS CORTES

MADRID, 7 (INFORMACIONES, por Lorenzo CONTRERAS).—El Gobierno ha decidido afrontar mañana, en unos momentos especialmente delicados, el compromiso de defender ante el Pleno del Consejo Nacional del Movimiento su reforma política, a pesar de que la circunstancia de haber sido aplazado para el mismo día el Consejo de ministros favorecía la ausencia de los miembros del Gabinete, tradicionalmente ocupantes del «banco azul», durante este tipo de sesiones. Ahora se sospecha que don Adolfo Suárez, una vez pronunciado sn discurso, podría ausentarse del Consejo Nacional, junto con los restantes miembros del Gabinete. El Pleno del órgano colegiado del Movimiento continuaría bajo la presidencia del ministro secretario, don Ignacio García López.

Ayer, en la Comisión de Leyes Fundamentales de las Cortes, la política gubernamental fue atacada por los señores Zamanlllo y Valdeiglcslas, «puntualizada» por el señor Díaz Llanos y combatida por el Grupo Parlamentarlo de Acción Institucional, y todo ello en relación con los asesinatos perpetrados en Guipúzcoa. El grupo mencionado no sólo expresó su condolencia por los hechos y solicitó que se ejerza ntodo el poder del Estado para la detención v castigo de los culpables», sino que estimó conveniente criticar ida actitud dialogante, de la que ha hecho gala el Gobierno», entendiendo que sólo podría tener explicación iten momento en que no estaba reconocido el derecho de asociación política».

La sesión de las Cortes, motivada por un dictamen de la Comisión de Leyes Fundamentales sobre la creación del Colegio Oficial de Físicos, conoció varios momentos, uno primero, en el que don Gregorio Lopez Bravo,

El presidente Suárez defenderá mañana la reforma política presidente de la Comisión, lamentó y prop uso la más enérgica condena del asesinato del señor Araluce, expresando simultáneamente la esperanza de que esta vez el crimen no quede impune. El señor Alvarez Molina, consejero del Reino de representación sindical, pidió al señor López Bravo una mención de lo policías muertos, precisión que el ex ministro consideró obvia v sobreentendida.

E1 segundo momento «político» de la sesión estuvo determinado por la intervención oratoria del señor Zamanillo, quien, a parte de considerar adjetivalmente tímidas las palabras de don Gregorio López Bravo, mostró su «total y absoluta discrepancia con la política suicida del Gobierno», que sólo ofrece —añadió— ((declaraciones altisonantes y palabrería huera». El procurador agregó que la última declaración del Gobierno es absolutamente inaceptable, en el sentido de que, si bien ha acordado no caer en ninguna trampa, no es menos cierto —siempre según el razonamiento del señor Zamanillo— que (¡quienes cayeron en la trampa fueron los cinco muertos». Hubo para el orador algunos aplausos.

El tercer momento politicamente significativo de la sesión vino cuando don Fernando Suárez, ex vicepresidente del Gobierno Arias, se opuso a las argumentaciones del procurador anterior, estimando «excesivo intentar relacionar este concreto y desgraciado suceso con la política de] Gobierno» Recordó que crímenes parecidos ocurrían también cuando otros Gobiernos estaban en el Poder, y terminó aconsejando no dar la impresión de dis-cord a n c i a con el Gabinete ((en un momento en que éste necesita el apoyo de todos }´ en el que los españoles hemos de buscar fórmulas para dirimir pacificamente nuestras discrepancias»

Las observaciones de don Fernando Suárez fueron apo; 5´adas por el ex ministro de ¡a Gobernación don Tomás Garicano. Acababa de apoyar el señor Garioanq una petición de don Rafael Díaz Llanos sobre la necesidad de adoptar «todas las medidas para im pedir que puedan repetirse hechos similares pero no es taba de acuerdo con las acusaciones del señor Zamanillo Ai observar que «no todos estamos, conformes, con las palabras del señor Zamanillo. el marqués de Valdeiglesias replicó en alta voz: «Otros Si"

MOMENTO DELICADO

Las conmociones de los últimos días han abierto en e/ horizonte nolítico una ancha expectación Son muchos y delicados ´o> temas (lenriien tes- En primer término se tra ta de saber ouál será la re percusión del asesi nato del presidente de la Diputación de Guipúzcoa v de los policías acompañantes en el proceso reformista En segundo lugar, qué sucederá con los expedientes de pase a (a reserva de ios generales T)e Santiago e Iníes ta. En tercer lugar cuáles van a ser las medidas económicas V su verdadero alcance si es que por fin el Consejo de ministros entra en la cuestión En cuarto lugar, se trata de calcular cuál va a ser la respuesta definitiva a la acción de la ET.A

El problema que el terrorismo de E.T.A. plantea desde el punto de vista de la reforma política es grave para las posibilidades del actual Gabinete Existe la impresión fundada de que lo ocurrido en San Sebastián es sólo un primer naso en una cadena d« atentados c o n t r a políticos concretos. Las famosas "variables" que alteran v descomponen la situación son ahora más temibles que nunca, por cuanto va no está en juego tanto una c o n c e n ción del cambio como la posibilidad de cualquier cambio.

EL GENERAL IN1ESTA

Ayer el Grupo Parlamentario de Acción Institucional antes citado apoyó calurosamente, según versiones muy fiables, al general Iniesta y atacó duramente al Gobierno. Este ataaue fue mucho más violento oue lo que refleja el comunicado de los nueve puntos que los "institucionales" lanzaron. El general Iniesta. que, como procurador en Cortes y consejero nacional pertenece al Gruño, se mantuvo al margen de la reunión y fue visto en el bar del oalacio legislativo f o r mando tertulia. Días antes, al celebrarse en el Valle de los Caídos un funeral por Franco, su nombre fue coreado significativa mente.

El Gobierno está aparentemente sereno y la televisión hace mucho por restar énfasis a la gravedad objetiva del momento político y social.

EL ENTIERRO DE LOS POLICÍAS

El entierro de los policias asesinados en Guipuzcoa no se desarrolló en Madrid (ver INFORMACIONES de ayer con las tensiones de otras veces y sería injusto dejar de consignar que se ha advertido en esta ocasión una reacción i más serena y profesional entre los funcionarios del Cuerpo. Las decía raciones de ((Fuera, fueran y «Res peto, con que muchos de estos hom-ores desecharon la tentativa habitual de politizar la ceremonia en nombre de Cristo Rey y al ritmo del ((Cara al Sol», resultaron bastante elocuentes. Las tensiones de la víspera hacían presagiar, sin embargo, otras posturas mas crispadas

Las autoridades habían pretendido que las capillas ardientes se montaran en una funeraria de la calle de Galileo, y en el barrio de Vallecas, donde uno de los inspectores asesinados residía. Conocedores de que el furgón con los cuerpos había partido hacia las ocho de la tarde desde San Sebastián, muchos rolicias madrileños salieron al encuentro de la comitiva, en la carretera de Burgos. Hacia la una de la madrugada, el encuertro se produjo. Allí esperaba también el gobernador civil de Madrid. Hubo diálogos desapacibles, porque los funcionarios y policías armados que acudieron deseaban organizar la capilla ardiente en la Dirección General de Seguridad. En las discusiones estuvieron presentes el propio gobernador civil v el jefe superior de Policía. Por un momento se creyó que el lugar del duelo iba a ser el propio Gobierno Civil, pero los policías insistieron y lograron que la "•! illa ardiente se instalase en la Dirección General de S e g uridad, cuyas nuertas estaban abiertas muy avanzada la madrugada.

Al parecer, los conductores del furgón habían recibido nstrucciones de llegar a Ma-Irid pasadas las cuatro de la nadrugada. Hacia esa misma lora, sirenas de coches pertenecientes a las dotaciones de á fuerza pública sonaron de modo significativo en las proximidades del palacio de Castellana, 3, sede oficial de la Presidencia del Gobierno.

LA CUESTIÓN ECONÓMICA

Pero de los temas pendientes de clarificación son la» medidas económicas, de las más urgentes de las cuales, ayer INFORMACIONES ofreció un pequeño avance. Con independencia de las variantes que en las últimas horas puedan experimentar estas medidas, si es que por fin se adoptan, cabe recordar aquí que la exposición de motivos de uno de los borradores del decreto-ley c o r r escondiente interpreta que la política económica serviría en todo caso para acompañar a la reforma política, con el fin de permitir «la superación de la crisis actual» y coadyuvar el logro de sentar las bases de lo que ha de ser el marco político económico en el futuro inmediato, todo ello «mientras se crean las condiciones para lograr un sistensa económico-social más adecuado a las exigencias de justicia y libertad.

Añade la exposición de motivos que «el Gobierno desearía poder contar en esta es-peeíalísima situación de graves responsabilidades con todas las fuerzas que articulan la organización social, porque compartir

responsabilidades en estos momentos críticos resulta evidente´». Por otra parte, el mismo preámbulo señala que el Gobierno ha meditado sus resoluciones y ncep-ta las responsabilidades, pero que «no es posible esperar, para esta actuación económica, a qae se consolide el proceso de reforma política".

 

< Volver