Autor: T. F. M.. 
 Encuestas de YA. 
 Los partidos que no han solicitado legalización     
 
 Ya.    08/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

LOS PARTIDOS QUE NO HAN SOLICITADO LEGALIZACIÓN

"Mientras no exista la libertad política indispensable, la Federación no participará en ningún proceso electoral" (don Joaquín Garrigues, Federación de Partidos Demócratas y Liberales) "£l Gobierno no puede volver atrás la cierta tolerancia administrativa, sino incluso habrá de acrecentarla" (don Luis Acebal, Convergencia Socialista de Madrid, Federación de Partidos Socialistas)

El pasado viernes día 1 apareólo en el "Boletín Oficial del Estado" el decreto que regula el Registro de Asociaciones Políticas, más conocido como la "ventanilla de Gobernación". En esa misma fecha, veintidós grupos habían presentado la documentación exigida y desde entonces a hoy lo han hecho algunos más o tienen propósito de hacerlo en muy breve plazo.

Lo cierto es, sin embargo, que los grupos partidarios de la "ventanilla" se caracterizan, en general, por sus posiciones continuis-tas y que los partidos comúnmente conocidos como de oposición han dicho, en su mayoría, un no rotundo a la ley de Asociación. Por otra parte, ante la posibilidad de que el poder fije un plazo para la legalización de los partidos y se termine esta época de tolerancia, YA ha querido sondear la opinión de los grupos que no han pasado por ventanilla y que, de persistir en BU actitud, pueden encontrarse con la imposibilidad legal de estar presentes en las anunciadas consultas populares. Así, las preguntas formuladas han sido dos:

1. ¿Por qué su partido no ha solicitado legalización o por qué rechaza la ley de Asociación?

2. SI para participar en el referéndum y elecciones fuera imprescindible estar legalizado según la normativa vigente, ¿cuál sería la actitud de su partido?

Contestan hoy don Joaquín Garrigues Walker, de la Federación de Partidos Demócratas y Libérales

(Alianza Liberal) y don Luis Acebal Monfort, de Convergencia. Socialista de Madrid (Federación de Partidos Socialistas).

Joaquín Garrigues: "Igualdad de reglas de juego para todos"

1 Las leyes no son buenas o malas porque lo sean formalmente ni porque Intrínsecamente respondan a una u otra técnica. Las leyes hay que inscribirlas en su contexto, y es evidente que la ley

d« Asociaciones Políticas no ha sido aceptada por más del 80 ó 90 por 100 de sus destinatarios naturales, que son los partidos políticos en presencio. El control administrativo que supone y determinadas exclusiones fácilmente deducibles del texto, en eu relación con las restantes normas que componen el marco constitucional, impiden eu aceptación por ed momento. Es imposible la democracia ein pluralismo, y es Imposible el pluralismo sin libertad absoluta de partidos políticos. Cualquier control administrativo eerá siempre un elemento superpuesto y perturbador de la libre acción política.

2 Es evidente que la Federación de Partidos Demócratas y Liberales, cuyo ideario no contiene ninguna apelación visceral y que Intenta introducir un factor de racionalidad en el proceso político y, por ende, anteponer la existencia del pluralismo democrático a su propio ideario, no puede aceptar La participación de ningún proceso electora] en tanto en cuanto no existan las mismas reglas del juego para todos los partidos. Por tanto, mientras no exista la libertad política indispensable, la Fe-leración no participaré en ningún sroceso electoral. Una actitud dls-Jnta podría restar credibilidad y legitimación a las fuerzas liberales españolas para actuar más adelante en un contexto democrático que se supone que advendrá Inexorablemente.

Luis Acebal: "No pactar lo inaceptable"

1 Es error de burócrata el pensar que su ventanilla es la última. En cambio, la oposición está acostumbrada a ver pasar ante sus puertas los cadáveres de leyes y estatutos muy recientes y pronto hechos Inservibles. ¿Por qué el poder no va «. seguir cediendo, el la presión social se lo exige y él lo necesita para la.Imagen exterior? Nuestro asunto es, pues, no pactar lo inaceptable, sino esperar a la negociación democrática de un futuro constitucional nuevo. Para esa espera, el Gobierno no puede

volver atrás la cierta tolerancia administrativa, sino que .incluso habrá de acrecentarla. Nuestro" único problema es que, mientras el pueblo está maduro para lo nuevo, estos juegos y tentativas de un poder inestable roban un precioso tiempo económico.

En último caso, el severo articulado de la ley de Asociaciones en materia de apoyos extranjeros puede todavía añadir dificultades para la oposición, obviamente conectada con partidos y fuerzas de países democráticos. Aunque este punto no concierne a la Convergencia Socialista de Madrid, puede ser un aspecto interesante en general.

2 Las elecciones a ´as que fuera Imprescindible acudir con la normativa vigente o en preparación no parecen ser las elecciones democráticas de las que hablamos. Estas elecciones libres y limpias exigen como condiciones previas la amnistía total, la no exclusión de partido alguno, la confección democrática de una ley electoral,´ la revisión total de los proyectos de cámara alta, la liquidación de sectarismos y listas negras en te política informativa oficial, por sólo citar algunos ejemplos. Nada de eso parece fluir desde la normativa vigente, y aún menos desde el estilo político con que la aplica el poder.

T. F. M

 

< Volver