Autor: Baró Quesada, José. 
 Conferencia de prensa de Fernández de la Mora. 
 Según la Ley Orgánica del Estado, en cualquier momento puede producirse el nombramiento de jefe de Gobierno  :   
 El tema de las torres de la plaza Colón no es jurisdicción del Ministerio de Obras Públicas, sino del Ayuntamiento de Madrid. 
 ABC.    30/09/1970.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CONFERENCIA DE PRENSA DE FERNANDEZ DE LA MORA

SEGUN LA LEY ORGÁNICA DEL ESTADO, EN CUALQUIER MOMENTO PUEDE PRODUCIRSE

EL NOMBRAMIENTO DE JEFE DE GOBIERNO

El tema de las torres de la plaza de Colón no es jurisdicción del Ministerio de Obras Públicas, sino del

Ayuntamiento de Madrid

Madrid. (De nuestro redactor político.) Don Gonzalo Fernández de la Mora, ministro de Obras Públicas,

aceptó y celebra ayer una conferencia informativa en el Club Internacional de Prensa. Había cierta

expectación, porque, sin motivo alguno que lo justificase, se esperaban declaraciones políticas.

Declaraciones que, naturalmente, iban a estar en función de las preguntas formuladas. Y la única pregunta

de tal matiz, hecha por un periodista extranjero, se circunscribió a un temo, que, según el informador, es

muy de actualidad y está en el ambiente: la designación de jefe del Gobierno. ¿Había algo de eso? ¿Qué

opinaba a tal respecto el ministro? La contestación fue un tanto concisa y bordeó los textos vigentes de

Derecho político o constitucional: La posibilidad del nombramiento de jefe o presidente de Gobierno está

recogida por la- Ley Orgánica del Estado. En cualquier momento puede producirse, a través de tina terna

propuesta for el Consejo del Reino al primer magistrado de la nación. Es algo previsto y perfectamente

legal. En cuanto a sn opinión personal—la de Fernández de la Mora—es algo a su ves que no puede

producirse por su calidad de miembro del Gobierno; cuando éste hubiera, hipotéticamente, manifestado su

opinión podría entonces Gonzalo Fernández de la Mora, expresar la suya.

Y no hubo más formulación política. Lo otro fueron cuestiones relativas a su Departamento. Grandes

perspectivas de mejora de comunicaciones, por carretera, con Portugal y con Málaga, que será una ciudad

privilegiada en cuanto a comunicación. Importancia de las autopistas de peaje, cuya construccion ha de

seguir los imperativos de las necesidades de tráfico. Tenemos poca .experiencia en esas autopistas. El

Ministerio de Obras Públicas tiene la responsabilidad de 80.000 kilómetros de carreteras y caminos

vecinales. En febrero de 1971 dicho Ministerio no tendrá ninguna certificación importante pendiente de

pago. Toda inversión en ferrocarriles sí hace cuando lo exigen el tráfico y las mercancías. El nivel de la

ingeniería española está entre los más altos del mundo.

Y una pregunta sobre las torres de la plaza- de Colón, que es un tema—subrayó el ministro—de la pura,

jurisdicción del Ayuntamiento de Madrid, fuera de la competencia del Ministerio de Obras Públicas.

Fernández de la Mora puede´ dar una opinión como ciudadano acerca de la estética {no la dio), pero tío

como ministro.

Alguien habló de Fernández de la Mora, escritor, periodista, crítico literario de A B C, ¿Hay nostalgia de

la vieja tarea preministerial? El -ministro dijo: "Cala hora tiene su afán." Y recordó una frase de Gregorio

Marañan: "Yo he sido un escritor de días de -fiesta y de fines de semana" Ahora está preparando su

discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

Presidieron con el señor Fernández de la Mora el presidente del Club—que pronunció «ñas palabras de

elogio de la personalidad polifacética del conferenciante—, el jefe del Gabinete Técnico de Obras

Públicas, el subdirector general de los Servicios Informativos del Ministerio de Información y Turismo y

el fe fe de la Oficina -de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos E.vlo ¡ores.

Eran las.nueve de la noche. En el pequeño bar del Club, el ministro, que se había mostrado partidario del

diálogo "con luz y taquígrafos", siguió departiendo cordialnente, durante varios minutas, con algunos

periodistas nacionales y e.rlranjeros.—José BARO QUESADA.

 

< Volver