Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Dice el señor Solé Tura. 
 Por mayoría se mantiene, en el texto de la Constitución, la aconfesionalidad  :   
 No es cierto que se haya fijado un límite demográfico para solicitar la autonomía. 
 ABC.    30/11/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DICE EL SEÑOR SOLE TURA

POR MAYORÍA SE MANTIENE, EN EL TEXTO DE LA CONSTITUCIÓN, LA ACONFESIONALIDAD

No es cierto que se haya fijado un límite demográfico para solicitar la

autonomía

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) «El parto

saldrá dentro de quince días», dijo ayer a loa informadores el señor Solé Tura,

del grupo comunista, a quien correspondió presidir los trabajos de la ponencia

constitucional, durante las sesiones de mañana, y tarde. Se refería,

naturalmente, a la terminación del borrador de la Constitución. En síntesis

informó sobre los puntos siguientes:

«Hemos iniciado la segunda lectura y hemos comenzado por discutir los posibles

efectos que sobre nuestras normas de trabajo y calendario previsto podía tener

lo ocurrido estos días, con la filtración del borrador de la Constitución. Hemos

decidido que no hay por qué alterar el programa que nos habíamos trazado.»

E1 señor Solé Tura insistió en que la primera lectura había tratado de

concretar, fundamentalmente, los puntos sobre los que existía acuerdo y los que

suscitaban disenso. Ni se procedió a ordenar rigurosamente el texto ni a la

redacción minuciosa de los artículos. De ahí que las críticas que se han hecho a

la falta de ordenación y a deficiencias de redacción no sean procedentes.

En la segunda lectura, que ahora se ha iniciado, se ordenarán los textos y se

verá hasta qué punto se mantienen los votos particulares o se añaden otros

nuevos.

Habrá, además, una tercera lectura para proceder a la redacción definitiva del

articulado y a la ordenación de títulos y capítulos. Sobre el calendarlo y

método de trabajo nada se ha modificado, porque sigue pareciendo a los ponentes

el más racional.

NO HAY LIMITE DE POBLACIÓN.-En cuanto al tema de las autonomías, y concretamente

a la exigencia de un mínimo de población, que tanto revuelo ha producido,

subrayó el señor Solé Tura que el texto de la Constitución, que se filtró y fue

publicado, contiene algunas imprecisiones. debidas a su carácter provisional.

«Citando se discutió el tema de las autonomías se trató de la necesidad de fijar

un límite, porque no es conveniente abrir una vía al cantonalismo. Se barajaron

diferentes criterios, tales como el carácter histórico de la región o el límite

mínimo demográfico. Este último pareció el más objetivo. pero existía entonces

la dificultad de establecer ese límite. Se habló del millón y medio, pero no se

tomó ningún acuerdo sobre el tema, porque se consideró necesario realizar

estudios más a fondo sobre las condiciones demográficas. Acordar esa limitación,

que se ha publicado, sería tanto como privar de la autonomía a regiones que

tienen derecho a ella.

VEINTIOCHO ARTÍCULOS REVISADOS.-Manifestó luego el señor Solé Tura que en la

doble sesión de ayer fueron revisados veintiocho artículos, habiéndose refundido

algunos y desdoblado otros: pero sin que se produjeran modificaciones

sustanciales,

Se mantendrá -dijo también- el pacto de confidencialidad Hemos recibido un

encargo de la Comisión y solo a ella podemos entregarle el borrador, una vez que

esté terminado. Luego se publicará en el «Boletín Oficial de las Cortes».

SE MANTIENE LA ACONFESIONALIDAD.-A preguntas de los informadores dijo también el

señor Solé Tura que la «no confesionalidad» del Estado se mantiene como

principio. Reconoció que el tema había sido discutido y que algunos ponentes

propusieron la sustitución de esta expresión por la de «separación entre Iglesia

y Estado». «La mayoría se ha inclinado porque se deje el texto como está, es

decir, con la no confesionalidad,»

«El documento de los obispos -añadió- nos ha llegado a todos; lo hemos leído,

pero somos independientes y no creemos que tenga que incidir en nuestros

trabajos. No estamos sometidos a ningún grupo de presión.»

Preguntado sobre si la Ponencia había enviado a los obispos el texto de la

Constitución afirmó que no. El señor Peces Barba, al preguntar un informador

sobre la forma en que los obispos lo habían conocido, manifestó: «Eso habría que

preguntárselo a los obispos.»

Finalmente, el señor Solé Tura manifestó que la Ponencia podría terminar su

trabajo, «si todo marcha bien, en la próxima semana».

30IX77

 

< Volver