Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   En torno a un discurso     
 
 ABC.    29/05/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS EN TORNO A UN DISCURSO

Una conferencia muy Importante por el tema y por el orador ha sido la de Adolfo Muñoz Alonso sobre la

Monarquía y sobre el Príncipe. El tema resultaba atractivo « inquietante por loa características pasadas y

presentes del ilustre profesor, cuya cultura se empareja con una dialéctica tantas veces caprichosa y

desconcertante, aun ¿entro de un marco rigurosamente fílosófico y jurídico, revestido de una fascinadora

retórica. Muñoz Alonso, en medio de una gran expectación de público, dijo cotas del máximo interés,

fáciles pitra la comprensión general del tema planteado; otras complicadamente obstruías para el normal

entendimiento de la línea argumental; algunas discutibilísimas, en teoría, ya que en la práctica discutir

con don Adolfo es imposible, dado que si la lógica le jalla sabe ocultarla bajo un disfraz lingüístico que

desquicia la mente del adversarlo, y, en fin, lanzó, Incluso, afirmaciones audaces, como el de ¡a

permanencia e Inalterabilidad de los llamados «Principios del Movimiento Nacíonal, que, a la postre,

pueden dejar de ser permanentes e inalterables si se someten a refrendo popular y el resultado es negativo.

Con ser impórtame el acto desarrollado en el Club Siglo XXI, que todavía más interesante el debate que

se produjo en la cena que tuvo lugar en honor del conferenciante, a la que asistieron no muchas, pero

seleccionadisimas personalidades, todas miembros del Club, con vivos y, en instantes, arrebatados

acentos polémicos. Intervenciones de alto rango fueron las de Alfonso Osorio, Jesús Fueyo, Antonio

Garrlgues, Primitivo de ¡a Quintana, el general Vidaurrela, Manuel García de Sola y el ex ministro José

Salís. Las discrepancias resultaron mínimas comparadas con el deseo de que el régimen reconfirme su

urgente evolución, con el cumplimiento del programa del Gobierno actual, base cierta para que nuestro

futuro sea prósperq y claro.—ARGOS,

 

< Volver