Conferencia de D. Emilio Romero en Pamplona  :   
 Disertó acerca de "Periodismo y opinión pública". 
 ABC.    10/02/1960.  Página: 48. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

CONFERENCIA DE D. EMILIO ROMERO EN PAMPLONA

Disertó acerca de "Periodismo y opinión pública"

Pamplona 8. En la Residencia Aralar, del Estudio General de Navarra, y ante numerosísima concurrencia,

dio esta noche su anunciada conferencia sobre "Periodismo y opinión, pública", el director del diario

"Pueblo", de Madrid, don Emilio Romero. Presidieron el acto las autoridades locales y personalidades, de

• la capital. Entre la concurrencia,1-se encontraban abobados y figuras destacadas de las letras.

El señor Romero comenzó diciendo que había orientado el tema en una dirección que le parecía la más

actual: la de una comprensión de la Prensa como servicio. ´"Personalmente—dijo—, soy un

comprometido y no un conjurado; por eso me ha parecido más oportuno hacer una justifícación de la

Prensa en el deseo -de tina identificación seria de su realidad."

Dice que los servicios ,de la Prensa podrían resumirse en. tres principales: el servicio de la información,

el servicio de la representación y el servicio de la convivencia. Después de extenderse sobre distintos

aspectos de la información, afirma quep ésta ya no nace exclusivamente en Ja sociedad .como un hecho

inevitable de la refación social, sino qué aparece también en el Estado en razón de su utilidad. "A la

necesidad >3e la información para los hombres y los grupos sociales entre sí, se une una nueva necesidad

de la información entre a-quellos hombres y grupos sociales en su relación con los óiganos de poder."

Continúa diciendo que no exisíe solamente una necesidad informativa en las sociedades actuales, sino qae

alienta, sobre las mismas razones de la existencia política, una necesidad difusa de orientación en la

persona, que aspira a -unirse a otras para obtenerlo qu« podrlamos llamar estados´ de conciencia

colectivos. A lo que realmente aspira la persona—añade el conferenciante-es a. coincidir, porque

coincidir es convivir." En cuanto al servicio de la representación, afirma el señor Romero que los

periódicos son unas formas espontáneas, o-riginales e insustitubles, de la voz popular, y su prestigio,

como tal representation, es muy superior a veces a otras representaciones más clásicas.

Cuando alguien se ha referida a la Prensa como institución social, continúa, diciendo, de lo que la Prensa

tiene que ser en el mundo moderno. Dice a continuación el orador que donde se ha manifestado de

manera muy visible la opinión de ios individuos y de fas grumos .sociales en estos años, ha sido en los

periódicos. "Yo sé que se ha hecho con una gran moderación, pero es también un tópico hablar de la

uniformidad política en los periódicos españoles, cuando todo el mundo sabe lo que alienta detrás de cada

-uno de ellos. SI esto está a fe. vista de todos, no es por otra´ razón que por la variedad que ee ha

producido en sus´ páginas. Pero han hecho algo mas .en este orden de la representación, y es que en

ningún momento de la historia pediodística española, la Prensa en su conjunto ha abordado con más

asiduidad, limpieza y rigor, los problemas de .desarrollo económico, que son. en los qii5 se cifra "la

mayor esperanza para la nueva convivencia."

De la opinión pública dice que "si en las grandes cuestiones que afectan a importantes aglomeraciones

sociales resulta aventurado estimar si se trata de opinión pública o no, es mucho más atrevido calificar de

opinión a cualquier tipo de derecho o de deseos como expongamos en la vida corriente. No es

desafortunado el uso del término opinión pública, pero por lo menos su uso resulta, en ocasiones,,

inmoderado." Hablando de la libertad de Prensa, manifestó: "La libertad de Prensa ¡hay que mirarla por

todas partes a ver por dónde puede encubrir mercancías de difícil presentación pública. Naturalmente que

somos partidarios de la lioeítad de Prensa, pero no de esa libertad que se parece al silencio en que los dos

son encubridores, sino de una libertad con filtros, como el agua de algunos ríos, que necesitan una

depuración previa antes de llegar a las.-fuentes públicas."´

Finalmente, dice que la opinión pública no se improvisa urgentemente en ´una redacción, sino que obliga

al individuo a una circulación por las vías sociales diversas, a un manejo de depósitos culturales en su

memoria, a una lectura diaria de problemática actualidad, a tifta preocupación por los movimientos

sociales, a una independencia efectiv^ y a ana fina responsabilidad social. Examinpj por últirrio. la Prensa

española. Opina que no está en las manos más agresivas de nuestra ´sociedad. Menciona la cadena de

Prensa del Movimiento y de ia Iglesia, y dice que el resto son peridiódicos que responden a organismos

familiares, no complicados en, patrimonios exagerados, o en monopolios. Los grandes intereses

financieros, sociales y políticos, no tienen periódicos, aunque en ocasiones influyen en algunos de

ellos.por vías secundarias. Ante la pregunta que el propio orador se hace de ´´¿cómo obtener una Prensa

desinteresada, objetiva, Jtimjia, en una sociedad antagonizada.?", dice: "Al llegar a eáte nudo capital del

mundo periodístico, no se me puede ocurrir otra cosa que fiar su solución al desenvolvimiento de las

conciencias actúales en la dirección que navegan actualmente, y que supone la mudanza de las estructuras

sociales."

El público, que siguió con atención la conferencia, tributó a don Emilio Romero ana prolongada

ovaciónál concluir—Cifra.

 

< Volver