Autor: Fuente Lafuente, Ismael. 
 Entrevista en exclusiva para ABC. 
 Solís: "No estamos en los umbrales de acontecimientos políticos importantes"  :   
 "Las cosas continúan normalmente, con un presidente de Gobierno que tiene un mandato de cinco años. No veo ninguna escisión". 
 ABC.    21/08/1975.  Página: 1,56. Páginas: 2. Párrafos: 38. 

ENTREVISTA EN EXCLUSIVA PARA ABC SOLIS:

«NO ESTAMOS EN LOS UMBRALES DE ACONTECIMIENTOS POLÍTICOS IMPORTANTES))

«Las cosas continúan normalmente, con un presidente de Gobierno que tiene un mandato de cinco años.

No veo ninguna escisión»

La Coruña. 20. (Por teléfono, de nuestro redactor, enviado especial.) «Yo creo que no estamos en los

umbrales de acontecimientos políticos importantes. Que las cosas continúan normalmente, con un

presidente de Gobierno quee tiene un mandato de cinco años y que los ministros seguimos trabajando con

normalidad dentro de nuestros Departamentos», manifestó a este enviado especial don José Solís Ruiz,

ministro secretario general del Movimiento. La entrevista con José Solís se celebró en su «suite» número

405 del hotel Finisterre. Me recibió a las nueve menos cuarto de la noche. Acababa de salir de su

habitación Rafael Cabello de Alba, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Hacienda, y aún

permanecía con él el subsecretario de su Departamento, Antonio Chozas Bermúdez. Estaba en mangas de

camisa el ministro y a punto de salir para una cena. La conversación duró unos veinte minutos y el señor

Solís contestó a todas mis preguntas.

—Señor Solís: ¿es normal toda esta actividad de altos políticos, de ministros, las reuniones de unos con

otros en pequeños grupos?

—Sí, es normal, siempre se tienen cambios de impresiones cuando hay problemas que son comunes. Por

ejemplo, es natura!, es conveniente que se reúnan los ministros cuando llevan un proyecto que afecta a

tres o cuatro Ministerios. Y los decretos generalmente no son de un solo Ministerio. Eso ha ocurrido

siempre. Las reuniones de unos ministros con otros son naturales. Tío he comido con algún ministro, he

charlado coa otro, mañana comeré con otro. Según el problema a tratar. Naturalmente, los problemas

políticos son problemas más de Secretaría General que, por ejemplo, de otros Ministerios, como los

económicos, que afectan a varios ministros y que tienen que reunirse. Acontecimientos, no. Yo les he

visto a todos los ministros normales, tranquilos, trabajando exactamente igual. Lo demás han sido unos

bulos lanzados por ahí,´ bulos de verano que muchas veces debería tenerse más cuidado en lanzarlos,

porque, naturalmente,, hacen un poco de daño.

LA PRESENCIA DEL PRINCIPE

,—Señor Solís, ¿cómo Interpreta usted la presencia del Príncipe los días pasados en el Pazo de Metras?

—No tiene nada especial, porque, naturalmente, el Príncipe se ve con el Caudillo periódicamente. Lo que

pasa es que se hace sin publicidad, puesto que se ven en El Pardo. Lo que hubiese sido noticia es que no

hubiese venido el Príncipe, que el Príncipe pasase una temporada sin ver al Caudillo;

eso sí que hubiera sido noticia. Se ven, tienen sus conversaciones, como todos sabemos. IT estando

Franco fuera, pues el Príncipe viene a charlar con él. a cambiar impresiones igual que hace durante el

invierno. Lo que pasa es que aquí, por razón de estar en La Coruña, tiene mayor publicidad. Yo creo que

posiblemente antes de finalizar el verano tendrán que verse otra vez, porque se ven cada equis tiempo.

—¿Ha conocido usted algo de los temas tratados en la entrevista concedida el pasado sábado por Franco a

Fraga?

—No.

—¿Cómo cree que será la vuelta de las vacaciones, el otoño político?

—Pues como siempre. Seguiremos trabajando igual. Con los problemas que España tiene. Problemas

económicos, problemas sociales, políticos, naturalmente. Yo no veo ninguna anormalidad, y si usted ha

venido alguna vez al Consejo de Ministros de La Corana, no observará ninguna otra anormalidad. Yo sigo

mi vida habitual _y pienso incorporarme en su día a Secretaría General y al Consejo Nacional,

exactamente igual que cuando me vine.

NO HAY ESCISIÓN

—Señor ministro, ¿podría haber alguna pequeña escisión entre los miembros del Gobierno?

—Tampoco creo. Yo no lo he visto en absoluto. El presidente del Gobierno es el que nos preside a todos

y, naturalmente, es el que nos aglutina. Yo no veo ninguna escisión. El presidente es el presidente y todos

los demás trabajamos cada cual en nuestra parcela, dentro de la disciplina natural y del contacto humano

y con la colaboración precisa, con las discusiones normales también en política, pues no siempre estamos

de acuerdo todos. Disentimos, llegamos a un acuerdo y vamos marchando. Yo no veo en absoluto

ninguna escisión, ni nada que para mí sea extraño.

—¿Está confirmado que serán cinco loa decretos de su Departamento que irán al Consejo del viernes?

—Si. El de la presencia de las asociaciones en el proceso electoral; el de la proclamación de candidatos;

el de la comparecencia de las asociaciones políticas en lo* medios de comunicación; el de registro, y el de

las condiciones de las asociaciones para participar en las elecciones.

—Hasta ahora son siete las asociaciones que están aprobadas provisionalmente, excepto una —la U. D. P.

E.— que lo está con carácter definitivo. ¿Ha dado jueg* hasta ahora el estatuto del Derecho Jurídico de

Asociación Política?

—Yo creo que sí, porque siete, más otra que aún hay pendiente, son ocho. No diría que sean demasiadas,

pero yo creo que si Y todavía de aquí a un mes esperamos alguna más, esperamos por lo menos un par de

ellas.

SOLIS: «FRAGA Y YO HABLAREMOS DE TODO. ES NATURAL CUANDO DOS AMIGOS SE

ENCUENTRAN»

—¿Cuál es esa octava asociación?

—Una pendiente que tenía entablada un recurso: Alianza Popular de Izquierdas.

CRÉDITO PARA LAS ASOCIACIONES

—Usted declaró ayer que estaría dispuesto a pedir un crédito extraordinario para subvencionar a las

asociaciones políticas. ´

—No; es que tengo que pedirlo. Mejor dicho, tengo la obligación de pedirlo, y lo pediré.

—¿De cuánto sería ese crédito?

—>Bueno, yo tengo que hablar con el presidente, porque tampoco puedo a ojo saber lo que se necesita.

Tendremos que hacer unos cálculos, como es natural. Eso dependerá del número de afiliados que se

tenga. Tendrá que ser un crédito provisional puesto que la cantidad que reciba cada asociación será

proporcional al número de afiliados y, por lo tanto, no se puede saber a ciencia cierta

—¿A quién i. oediría eáe crédito?

—Con arreglo a lo que dice el Estatuto, al Ministerio de Hacienda. Naturalmente el Estatuto dice que el

Gobierno, a través de la Secretaría General del Movimiento, dispondrá de las cantidades precisas para que

se pueda ayudar a las asociaciones en su constitución, en su propaganda electoral, etcétera.

—Las asociaciones que están funcionando provisionalmente, ¿están en igualdad de condiciones de acudir

ai oroceso electoral?

—Inicialmente,´ si. Eso no admite ninguna duda. Pero, naturalmente, concurrir o no concurrir depende en

gran parte de ellas. Necesitan conseguir las veinticinco mil firmas, que muchas conseguirán, estoy

seguro, y más adelante, posiblemente, muchas se federarán. Todavía es pronto para decirlo, pero vo creo

eme cabrá esa posibilidad.

MAYOR REPRESENTATIVIDAD

—¿Piensa que puede cambiar el panorama de las Cortes con la presencia en las elecciones de las

asociaciones políticas?

—Yo creo que si. Llegarán hombres nuevos, hombres procedentes de diversos campos. Yo entiendo que

será mucho más sencillo y más práctico así, que no un señor que aisladamente se presente sin representar

a nadie en realidad. Be esta forma se presentarán llevando detrás en apoyo, una ayuda, lo que tenga cada

asociación. Yo, estoy seguro de qne sí.

—El decrete, que regula la presencia de las asociaciones en los medios de comunicación, ¿en qué forma

incidirá en el desarrollo de las mismas?

—Las asociaciones tendrán, tanto en I* televisión como en la Prensa —la del Movimiento, la Sindical, la

de la propia Administración y la privada—, la posibilidad de tener un espacio para exponer su programa

para hacer declaraciones, para exponer sus criterios, y la verdad es que podrán popularizar estas

´asociaciones sus contenidos y a sus hombres. Yo creo que van a tener unas posibilidades que ahora

mismo no tienen.

FEDISA Y ENTREVISTA CON FRAGA

—¿Le preocupa al secretarlo general del Movimiento la constitución de Fedisa?

—Eso es una cosa distinta. Eso es igual que los fabricantes de chocolate, de café. Es una sociedad

anónima. Es diferente.

Yo he formado parte de varias sociedades anónimas desde hace cinco años y medio que llevo apartado de

la política activa. Yo he formado parte de variad de ellas, he constituido algunas. Las sociedades

anónimas tienen unos fines distintos a los .fines políticos; son cosas distintas.

—Señor Solis, ¿cuándo va a ser su entrevista con Fraga?

—Ya lo heñios dicho. Acabo de .hablar con él por teléfono. El domingo vamos a estar mucho rato juntos.

Vamos a charlar, a pasear...

—¿En Santiago de Compostela, señor ministro?

—No, no. Pasearemos por ahí. —¿.No puede decirme dónde?

—No, no, no. Si no vamos a estar en ningún sitio... Vamos a coger un coche, vamos a dar unas vueltas,

comeremos donde nos parezca. Vamos a charlar como dos viejos amigos.

—¿Puede adelantar algún tema de los que vayan a hablar?

—No, por una razón muy sencilla: porque no lo sé. Hablaremos de todo, porque eso es natural cuando dos

amigos se encuentran. Hablaremos de pesca —él es pescador y yo también—, de cosas de deportes que a

mí me interesan mucho; hablaremos de políticos porque los dos somos políticos; hablaremos de

Inglaterra, porque él viene de allí. Yo le contaré algunas cosas de estos meses. Y hablaremos sin tener un

programa determinado.

—Es cierto que a Praga se le habría ofrecido la dirección de la U. D. P. E?

—No; que yo sepa, no, creo que no.—

Ismael FUENTE LAFUENTE.

 

< Volver