Don Fernando Suárez, en Bruselas. 
 "Espero que la entrada de España en el concierto de naciones demócratas se produzca muy pronto"     
 
 ABC.    16/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

DON FERNANDO SUAREZ, EN BRUSELAS:

«ESPERO QUE LA ENTRADA DE ESPARA EN EL CONCIERTO DE NACIONES DEMÓCRATAS SE PRODUZCA MUY PRONTO»

BRUSELAS, 16. (Servicios europeos de INFORMACIONES.)—La Prensa bruselense de la mañana dedica especial atención al ministro de Trabajo del Gobierno español, don Fernando Suárez, que desde hace tres días se halla en esta capital invitado por sus colegas belgas señores Califice, ministro de Trabajo, y Be Paepe, titular de la cartera de Previsión Social.

El señor Suárez recibió ayer a la Prensa belga en la Embajada de España. El periódico «La libre Belgique» da la siguiente versión de las declaraciones hedías por el ministro español:

—Yo soy un demócrata y tengo preocupaciones sociales. Pero como ministro de un Gobierno resuelto a con: ducir a España bacía nuevas estructuras, tengo que declararme neutral.

«Bélgica —estima el ministro español— es, indudablemente, el país en que los emigrados de España encuentran mejor acogida. Son unos 60.000 con sus familias y reciben el mismo trato que los trabajadores belgas. Hay 1.500 españoles en paro forzoso, pero la subvención que reciben es suficiente para que puedan vivir. Después de mis entrevistas con el señor Califice he podido asegurar a mis compatriotas que Bélgica no tomará- medidas de expulsión de los trabajadores extranjeras para combatir el desempleo.»

PAÍS VASCO

Refiriéndose a la situación en el País Vasco, el señor Suarez lia declarado:

—En el País Vasco, como en Cataluña, han existido siempre tendencias autonomistas. Pero sólo una minoría predica el separatismo y recurre a acciones terroristas. Para el Gobierno actual esas tendencias son normales y es preciso contar con ellas. El Gobierno no puede combatir con eficacia el terrorismo cuando los hombres que lo practican encuentran refugio del lado francés de la frontera. Un periodista desea saber lo que piensan los emigrados españoles de la política de apertura del Gobierno Arias Navarro.

—Creo —coiisidera Suárez— que, en conjunto, los trabajadores españoles en Europa vuelven al país con hábitos y con cierto gusto- por la democracia. Movimientos extre-mistas intentan excitarlos. Pero con frecuencia esos trabajadores han alcanzado un nivel de vida que les protege. Yo los conozco bien. He sido director del Instituto Español de Emigración y, a título de tal, he viajado mucho por Europa. He tenido reuniones con mis compatriotas y puedo asegurar a-ustedes que desean que España se transforme en país democrático más bien que «en paraíso rojo».

El ministro evoca después el sistema sindical español.

—Al principio —dice— se inspiró en la idea de adoptar estructuras que no fuesen ni comunistas ni capitalistas. En teoría, los sindicatos deben conducir a la cogestión. Por ello estaba prohibida la huelga.

Pero todo eso es teoría. La práctica es diferente. Nosotros pensamos que él interés de los trabajadores reclama el sindicato único y que en el futuro lo esencial es llegar a una estructura to-talmente independiente del patronato y del Estado. Actuar de otra manera equivaldría a retroceder. Pronto celebraremos elecciones sindicales. Si revelan una voluntad de pluralismo de los trabajadores, el Gobierno lo tendrá en cuenta.

MERECIDO COMÚN

A la pregunta de si España desea entrar en el Mercado Común, el señor Suárez ha respondido así:

—España es Europa. Quiere participar en Europa. Pero sabemos muy bien que la Idea base de Europa «es la libertad y la democracia. Nos queda un camino por recorrer. Pero también un camino económico: la integración en la Comunidad supone una adaptación. Yo pienso concretamente en los problemas agrícolas. En mi encuentro con el señor Ortoli, presidente de la Comisión de las Comunidades Europeas, le he pedido que la C.E.E. comprenda que Europa no debe imponernos un ritmo de cambio demasiado rápido. Sean ustedes pacientes. De otro modo nos exponemos a un fracaso.

En cuanto a la situación interna de España, el señor Suárez se muestra discreto.

Cuando se le pregunta para cuándo prevé el desenlace del proceso de apertura, esto es, la entrada de España en el concierto de naciones democráticas, el ministro responde: tíío puedo hacer profecías, pero espero que ello ocurra muy pronto.»

 

< Volver