La oposición     
 
 Cambio 16.     Página: 67,69. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

La oposición

La siguiente información trata de. bosquejar sucintamente lo que ha sido la oposición en estos cuarenta años. Esta revista no puede dedicarle más espacio por dos motivos: porque las leyes en vigor prohiben toda actividad de la llamada oposición "extramuros", y que queda situada en la ilegalidad punible; y porque está vigente una circular de la Fiscalía del Tribunal Supremo de hace un año, que considera delito toda referencia a esas organizaciones

En el verano de 1974, cuando los acontecimientos se precipitaron a consecuencia de la enfermedad de Franco, un destacado líder de la oposición clandestina reconocía muy gráficamente: "Nos ha cogido en calzoncillos". Poco después se iniciaba un nuevo proceso, que a lo largo de unos meses abarcaría a todas las tendencias políticas de oposición: su intento de integrarse en grupos más amplios que englobaran varias organizaciones. Así, la política individual de organización era sustituida por una política de bloque que intentaba aunar fuerzas y conseguir una participación más directa cuando llegara la transición.

El espectro más cercano

AI terminar la guerra civil, los demócrata-cristianos no tenían una estructura orgánica determinada, pero era un hecho la existencia de un grupo de presión heredero directo de la línea que fundara Herrera Oria en los años de El Debate y recogida más tarde por el Ya. A lo largo de estos últimos cuarenta años, la tendencia demócrata-cristiana ha pasado por una etapa de colaboración con el Régimen, ocupando sus representantes, tradicionalmente, la cartera de Exteriores (Martín-Artajo, Castiella) y manteniendo frente a los "ultras" una política aperturista de integración en el mundo occidental. Es a partir de 1962, y concretamente del Congreso de Munich, cuando los demócrata-cristianos entraron al mundo de la oposición política española. Desde entonces hasta ahora, se han ido formando varios "equipos", con sus correspondientes vertientes nacionalistas. De ellos, el situado más a la derecha es el representado por el ex dirigente y ministro republicano José María Gil Robles. Otro grupo se formó en torno al ex ministro de Franco Joaquín Ruiz-Giménez, evolucionando en línea muy pacificadora y concordante con la izquierda socialista. Más integrado con el Régimen se encuentra el equipo de Silva, y en menor grado los hombres que componen el grupo "Tácito", procedentes en su mayor parte de la ACN de P. (Asociación Católica Nacional de Propagandistas). Por otra parte, los demócrata-cristianos españoles están totalmente relacionados con los demo-cristianos de todo el mundo y en su evolución han tenido influencia decisiva la trayectoria de la Iglesia Católica y su "aggiornamento"

Expectantes

En los primeros años de la posguerra, los monárquicos liberales —que consideraban al Conde de Barcelona como rey legítimo desde la abdicación de Alfonso XIII— se quedan expectantes hasta el manifiesto de 1945, en el que don Juan propone una alternativa al Régimen más. conforme con las tendencias democráticas que prevalecen en Europa occidental. A partir de entonces, la censura aplica un "black-out" prácticamente total contra don Juan en la prensa española.

Para romper el cerco, don Juan constituye un Consejo Privado, del CAMBI016/ 67 que forman parte personalidades representativas de diversos sectores y tendencias. El Conde de Barcelona, en declaraciones que se reparten clandestinamente, mantiene una postura democrática que más tarde, con el advenimiento de la Ley de Prensa, apoya el diario Madrid. En 1969, a raíz de la designación de su hijo Juan Carlos como sucesor de Franco, disuelve el Consejo Privado y desde entonces guarda un prolongado silencio que sólo rompe el 14 de junio del 75, con la reafirmación de sus conocidas ideas.

Los carlistas, que, por orden de su último rey, Alfonso Carlos, han tomado parte en la guerra civil al lado de las tropas nacionales, entran en semiclandestinidad después del decreto de fusión y hasta su reactivación por el "regente" don Javier de Borbón Parma y su hijo Carlos Hugo, que lleva a. la expulsión de España de • los ´mismos, A partir de entonces se producen varias escisiones, y la mayoría t£>ma una orientación cada vez más izquierdista,

Izquierdistas

Al finalizar 3a guerra, las dos organizaciones socialistas existentes sufren la derrota en,todos los aspectos, y entran en una. difícil fase a lo largo de los últimos treinta y nueve años. Hasta 1946 todo el peso de la resistencia está en el interior del país. Tras la detención de tres ejecutivas consecutivas, la organización decide mantenerse en el exilio. Paralelamente, los ya exilados habían comenzado a contactar con las potencias internacionales, y a formar parte del gobierno republicano en el exterior. Hasta 1953 hay una etapa de dirección mixta de las dos organizaciones, una con un pie en el exilio y otra en el interior. La directiva, desde Toulouse, se inclina por una política de alianza con los países europeos occidentales, concretamente con Inglaterra.

Mientras tanto, en la Universidad española aparecen nuevos grupos que no se sienten integrados con la dirección exterior del socialismo histórico. En 1972, este proceso de alejamiento culmina con la escisión de un grupo minoritario y la constitución de una ejecutiva residente en su mayor parte en el interior. Por su parte, y al margen de las organizaciones históricas, en Salamanca surgía un grupo de intelectuales, agrupados junto a la figura de un catedrático y que canalizaba también algunas posturas socialistas.

De los sectores católicos obreristas surgía un movimiento a nivel sindical que tendría como particularidad la defensa a ultranza de un socialismo autogestionario.

Más izquierdistas

Tachados de revisionistas por otros grupos izquierdistas, acusados de poco revolucionarios por los creadores, un grupo minoritario de tendencia sta-linista, mirados a veces con no muy buenos ojos desde Moscú, debido a su línea autonomista, los comunistas están, como el resto de la oposición, al margen de la legalidad y en la clandestinidad. En la posguerra, la represión de un régimen definido fundamentalmente como anticomunista alcanzaría a muchos de sus militantes.

En diciembre de 1945, y después de haber tenido mucho que ver con la formación del "maquis", se celebraría en Toulouse el primer congreso después de la guerra. Con la "guerra fría" se introduciría un aislamiento de los comunistas con el resto de la oposición, pero a partir del 45 cambia de táctica y comienza el aprovechamiento de otras posibilidades, abandonando la lucha guerrillera. En el congreso celebrado en 1954 se preconiza una plataforma de amplia coalición, que se ve ampliada en 1956 con una política de "reconciliación nacional" que para unos fue una audacia y para otros simple "revisionismo". En el VI Congreso, el año 1960, además de cambiar a sus dirigentes, se volvió a afirmar la línea de reconciliación nacional para alcanzar la democracia.

Todavía a la izquierda de ellos aparecieron diversos grupúsculos de las más variadas tendencias trostkistas, neorkistas y anarquistas, enlazando con los terroristas.

Los trabajadores

La primera huelga importante tiene lugar en Barcelona, en 1951, en forma de boicot a los transportes públicos, que después se extiende a las fábricas. Al mes siguiente, oirá huelga afecta a Guipúzcoa y Vizcaya. Esporádicamente se producen otras varias en 1953, 1956, 1958, (Asturias) y 1962 (Asturias, León, País Vasco, parte de Cataluña, Levante, Centro y Sur). Desde este año, las huelgas por motivos económicos son-cada vez más frecuentes, destacando la del Metal, en Madrid, en 1967,

En la década de los setenta, destacan las huelgas de la construcción en Granada, Madrid y Sevilla, y la del "Metro" de Madrid, en 1970; la de Eaton Ibérica, Harry Walker, la Maquinista y Seat, en Barcelona, y la de la construcción en Madrid, en 1971: la de El Ferrol, en 1972; las huelgas generales de San Adrián y Pamplona, en 1973; la de Standard, Ástano, Fasa Renault, Casa, Laminaciones Lesaca, Seat y la huelga general del Bajo Llo-bregat, en 1974. En el presente año destacan Potasas de ´Navarra, General, Firestoné, Central Térmica de Puentes, la Banca, los camioneros. Fasa Renault y los MIR, *

 

< Volver