El Señor Garcia Hernandez, en Granada:. 
 "Si el Gobierno dijera que todo marcha bien incurriria en un contrasentido"     
 
 Informaciones.    07/07/1975.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL SEÑOR GARCÍA HERNÁNDEZ, EN GRANADA:

"SI EL GOBIERNO DIJERA QUE TODO MARCHA BIEN INCURRIRÍA EN UN CONTRASENTIDO"

GRANADA, i. t Resumen ae CIFRA.¡ — «Yo preguntaría a QUÉ >expande mas la efigie ae la España actual, si a lo que se cuece en los cenáculos, u a la estampa que se ve en tas provincias españolas», na dicho el vicepresidente pn-meio j.e Gobierno y ministro de la Gobernación, don José García Hernández, en Granada aonde junto con el ministro de In ormación y Turismo don León Herrera Esteban, ha estudiado los distintos problemas que afectan a la región

"Saueiiicte tamoien —agregó— que en los problemas internos las tuerzas de) orden público algunas veces no reciben el agradecimiento a que son merecedoras. Pero no hay nada que pueda ensombrecer el" panorama político español. Yo preguntaría "a qué responde más la eílgie de la España actual: Si a lo que se- cuece en los cenáculos o a la estampa que se ve en las provincias españolas con unos hombres trabajando en paz y con la seguridad de que su esfuerzo está siendo resguardado y premiado con la oaz que disfrutamos."

"NO NOS GUIA EL RECUERDO"

La "aucya pertenece al recuerdo Indudablemente, nos servirá y nos debe .ervir a todos —dijo— para no incurrir en los errores que dieron lugar a ,aque!´ -s circa • jtancias No nos guían esos recursos, como es lógi£. ^eo de quedar petrificado en posición evidentemente impropia de las ." >;ias del no-mento que imponen el que sean revisadas de acuerde con las circunstancias del orden constitucional sin sa-lirnos del mismo. Tenemos lógicamente que defender lo que constituye los valores importantes de un país que aspira, por encima de todas las consideraciones, a mantener el inmenso tesoro de una paz material, de una paz espiritual que ha dado a los españoles muchos años de prosperidad. y que les coloca en las condiciones adecuadas para mirar el futuro con confianza para ellos y sus hijos. Y todo eso hemos de lograrlo con el concurso de todos-y hemos de lograrlo con buena fe. con el Juego limpio y con el deseo sincero de ayudar en las dificultades que evidentemente´ existen y en los .problemas que también existen y que día a día constituyen la preocupación del Gobierno y la preocupación de todos y para cada uno de los españoles.

Si el Gobierno dijera que todo marcha bien —continuó— y que todo está perfectamente, incurriría, como es lógico, en un contrasentido. No todo" marcha bien No todo, .evidentemente, ofrece facilidades, y sabemos que la vida cada día nos ofrece retos, a los cuales no tenemos más remedio que hacer frente. El Gobierno que hoy. bajo la presidencia de Arias, se constituyó en circunstancias muy trágicas para el país, sabía cuando inició su andadura el enorme sacrificio que tendría que representar su actuación; recogió el poder en situación difícil. A partir de aquel momento las circunstancias de carácter internacional nos afectaron muy sensiblemente como consecuencia´de la modificación del precio de" los crudos y todos sabemos" cuánta incidencia todo ello ha tenido en los aumentos de los cosles de vida y en otra serie de problemas que han dado lugar indudablemente a tensiones en la sociedad española, que nosotros no traía-.nos ni mucho menos de omitir ni de silenciar. Pero creo que nos corresponde enjuiciar los acontecimientos de una manera objetiva.- porque el Gobierno está poniendo y ha puesto a contribución todo lo que, en cada caso, necesitaba hacer. Que evidentemente existen más dificultades, cierto. Sabemos que tenemos problemas desde el punto de vista internacional; sabemos también que en el interior la erosión que se produce por las fuerzas de la subversión ocurre,dt una ior-ma decidida y permanente y, que. a causa de ella, muchas veces es a costa de las vidas de personas que. como las fuerzas de orden público están entregadas en el cumplimiento de su deber a defender a la sociedad española y que muchas veces —lo vuelvo a repetir para que mis palabras no tengan interpretación que no quiero dar—. muchas veces, reciben ei agradecimiento público, ´al que son merecedoras en el cumplimiento -de una misión que es comprometida, en la cual ponen en riesgo no solamente su vida, sino la de sus propias familias "

LA MAS VALIOSA DE LAS RESERVAS

¿i ministro alirmo después que «todo esto nos permite contemplar una´sociedad que es !a nuestra que no difiere de la que en el panorama mundial existe, si bien con el dato para nosotros favorable de que seguimos conservando muchos elementos y porcenta-ie de paz interior que hoy. todavía, constituyen la más valiosa de las reservas que el pueblr español tiene a su favor V las tiene poique, electivamente, por encima de cualquier eventualidad, esta convencido de que el sistema se apoya firmemente en unos principios que han sido establecidos a lo largo de muchos años con el asentimiento de los españoles, principios que nos permiten no solamente en estos momentos contemplar el presente con la necesaria serenidad para un futuro que se nos avecina, sino porque, además, en aquéllos se en-• cuentra la posibilidad de aplicación de fórmulas que permiten a la sociedad española esa evolución que, desde dentro, viene practicando desde hace años, pese al criterio de algunos que opinan lo contrario, y de algunos otros que incluso manifiestan que vamos hacia atrás. No vamos hacia atrás, salvo que se quiera, como se pretende por alguien, que liquidemos el sistema y lo entreguemos en manos de aquellas personas que lo quieren ver "inmediatamente destruido».

«La esencia del panorama político español está formada por, el asentimiento tácito de esa gran mayoría silenciosa

«PERO NO VAMOS HACIA ATRÁS»

que esta dispuesta en todos los momentos cruciales a decir «¡basta ya!» sobre algunas de las cosas que por ahi, tendenciosamente; se preguntan, pero que en este momento —terminó— tiene plena confianza de que el sistema sirve para dar respuesta y servir de cauce adecuado a las legitimas aspiraciones de todos los españoles.»

 

< Volver