Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Señor Rodríguez de Valcarcel, en Barcelona:. 
 "El pueblo no se dejara seducir por los cantos de sirena"     
 
 Informaciones.    24/04/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SEÑOR RODRÍGUEZ DE VALCARCEL, EN BARCELONA:

"El pueblo no se dejará seducir por los cantos de sirena"

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 2Í.—«£I pueblo quiere •participar, no -para cambiar, sino para convertir. El pueblo quiere participar para contribuir a la construcción de un país cada día mas socializado y democratizado, pero en el que el ejercicio de las libertades no conduzca a la anarquía y a la especulación de palabras, no quede en puro bizaníinismos, dijo ayer el presidente de las Cortes Españolas, don Alejandro Rodríguez de Valcárcet, durante el discurso pronunciado con motivo de Iff concesión de la medalla de oro de la provincia, dentro de la festividad del Patrono de Cataluña. San Jorge.

SEÑOR ORTEGA Y DIAZ-AMBRONA: «EL SISTEMA, POR SI MISMO NO

TIENDE A ABRIRSE, SINO

A CERRARSE»

«El pueulo —añadió— no quiere perder nada de lo que tiene, ni se dejará seducir por los cantos de sirena que le llaman a lo desconocido, ni a repetir tragedias ni cambios hacia el abismo, ni tampoco a pararse en la quietud del conformismo.»

El señor Rodríguez de Valcárcel añadió, entre otras cosas, lo siguiente:

«La paz y la obra de Franco es todo un proyecto de futuro. Conviene mucho que esta reflexión se la hagamos principalmente a los jóvenes. Hay que hacerles comprender que el esfuerzo de la juventud, de otra hora, unida a todas las preocupaciones de su tiempo, tuvo que ser dramática y sacrificada, para que precisamente en este tiempo podamos cruzar el rubicón de la existencia de. un pueblo como nación, en la que las juventudes nuevas tengan toda al oportunidad existencial Que no pudieron tener las anteriores.»

«Si todos ejercitamos nuestro deber y nuestro derecho, como profesionales, como trabajadores y como ciudadanos, y si el pueblo todo, donde nadie está excluido, participa por sus cauces orgánicos y por tí. amplio y general canal abierto d« la participación política, respondiendo limpiamente a los nobles propósitos del Gobierno Arias, nuestro proyecto de futuro, no lo dudéis, será, la gran y democrática nación, que en el Príncipe de España ha de tener el conductor para su universal destino.»

ORTEGA Y DIAZ-AMBRONA

Por otra parte, esta tarde pronunciará una conferencia en el Club Mundo don Antonio Ortega y Díaz-Ambrona, ex director técnico del Instituto de-Estudios Administrativos de la Presidencia del Gobierno. Tácito, el señor Ortega es comúnmente considerado coma tmo de los redactores del primitivo proyecto de asociaciones políticas, mucho más liberal que el Estatuto actualmente en vigor.

El señor Ortega disertará sobre «España ante una encrucijada histórica». En ]a Prensa dé esta mañana, el señor Ortega ha declarado que «el sistema, por si mismo, no tiende, a abrirse, sino a cerrarse* r añadiendo que «r!a Junta Democrática —como supuesta alternativa— no es representativa de la realidad política española porque en ella priva un específico partido, el cu ai tendría un electorado muy limitado, y en cambio no están los partidos tjae potendalmente representan, a una mayoría del país, qu* a mi entender son la democracia cristiana y el partido socialista. La estrate g i a que propugna la Junta Democrática, —continúa el señor Ortega— está basada en un puro acuerdo negativo para la destrucción dea sistema. No´ existe el mínimo indicio de que haya en ella un acuerdo positivo itt tma coherencia en cuanto a las soluciones de los problemas- de fondo para ej. futuro. Sabemos que la remisión a unas elecciones constituyentes para solventar estos problemas futuros tiene el riesgo de que a través de un proceso dé radicalizaron se desborde a los sectores no comunistas de la Junta y el país se encamine hacia algo muy distinto de una democracia, pluralista, según el modelo occidental. Es lo que está pasando ahora en Portugal. Frente.a ello, me parece que la plataforma realmente operativa sería aquella que reuniese a todos los sectores de una democracia pluralista de tipo occidental, sin ningún tipo de restricciones mentales».

Después ~de mostrarse —«rotundamente, sí»— favorable a un Estatuto para Cataluña, País Vasco y Galicia, el ex colaborador de Presidencia del Gobierno afirma que él se englobaría, para el futuro, en la democracia cristiana. Precisamente sobre el futuro dice: «Pienso que en .un plazo relativamente, corto, habrá un cambio político, pero no las tengo todas conmigo de- que eon él Tayamos a una democracia, pluralista como la que deseamos.»

 

< Volver