Otra llamada del Gobierno a la participación     
 
 Informaciones.    16/01/1974.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

OTRA LLAMADA DEL GOBIERNO A LA PARTICIPACIÓN

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)

Una nueva llamada o, la participación política ha sido el esperado discurso del nuevo ministro secretario general del Movimiento, señor Utrera Molina, esta mañana, al aar posesión de su cargo al vicesecretario general, señor García y Rodrigvez-Acosta, y demás altos cargos del Departamento. La misma trayectoria había señalado anoche en Guadalajara, ante el Consejo Provincial, el vicepresidente primero y ministro de la Gobernación, señor García Hernández.

Este había afirmado que Jas directrices del nuevo Gobierno se inspiraban esencialmente en la convivencia pasíflca, en la evolución, de las instituciones y en la continuidad del desarrollo, tratando de responder al alto grado de esperanza con que el pueblo lo había acogido. Dijo también el señor Gar-cia Hernández que es propósito común del Gobierno hacer del Consejo Nacional un instrumento vivo en el que la opinión pública tenga adecuada audiencia.

«Venimos a tratar de conseguir —ha manifestado el señor Utrera esta mañana— que el pueblo español, en las diferentes configuraciones, pueda sentirse dinámicamente inserto en un sistema político moderno y eficaz, en que la libertad y la autoridad encuentren ese punto exacto de equilibrio que hace a los Estados moralmente lícitos e históricamente creadores.»

«Es el momento —ha dicho también— de proclamar nuestra fe en la tarea que se nos encomienda de que cada español pueda encontrar en el seno del Movimiento un lugar activo bajo el sol de una participación iategradora. A todos nos moviliza la certeza de que el Movim^nto ha de estar abierto a todos, siendo unitario en lo esencial, pero no uniforme, constituido cada vez más en el pórtico eficaz de acceso de los españoles a, una participación en la que resueltamente creemos.»

Ha afirmado también el señor Utrera que «la vida es una marcha hacia adelante que no puede reclinarse en la servidumbre estéril de la repetición», que «no combatimos el pluralismo, porque plural y múltiple fue el Movimiento desde sus orígenes, y esa pluralidad, aceptada en la práctica y reconocida en nuestro orden constitucional, está en nuestro ánimo, sin que ello suponga el desmante-lamiento tíe las bases populares del sistema», que «sin vivo contenido popular, el Movimiento no es nada», y que «tiene que ser nada menos que el canal de comunicación entre la sociedad y el Estado; la vía de solicitud y de exigencia de las demandas políticas del pueblo y el ámbito de manifestación y de promoción de cuantos españoles sientan la vocación d« servicio público»

 

< Volver