San Sebastian: Dos mil personas ante el Gobierno Civil     
 
 Informaciones.    05/01/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SAN SEBASTIAN: DOS MIL PERSONAS ANTE EL GOBIERNO CIVIL

SAN SEBASTIAN, 5. (CIFRA,) — Una manifestación pacifica, compuesta por unas dos mil personas, se ha desarrollado en la mañana de ayer en San Sebastián, en petición de amnistía para los presos políticos y exiliados.

Al término de la misa de once y media, sobre las doce y cuarto aproximadamente, los familiares de presos políticos que se hablan encerrado el sábado a las seis y media de la tarde en la iglesia del Buen Pastor, abandonaron el templo para dirigirse en manifestación hacia el Gobierno Civil.

Al iniciar la marcha se fueron sumando otros manifestantes, hasta llegar a la cifra citada, que discurrieron por las calles de Ur-bieta y Sancho el Sabio, en silencio, encauzados por fuerzas del orden público, cuyo jefe indicó que actuasen tín interrumpir el tráfico.

Llegados ante el edificio del Gobierno Civil, en la plaza de Pió XII, pidieron al jefe de la fuerza una entrevista con el gobernador civil, don Emilio Rodríguez Román. Se accedió a ello, al tiempo que se pidió a los manifestantes que se trasladaran a la parte trasera del Gobierno, en la calle Jote María Salaverria, para no interrumpir el tráfico.

El gobernador recibió a seis familiares de presos políticos y exiliados, dos varones y cuatro mujeres, que le hicieron entrega de un escrito dirigido al Rey pidiendo amnistía para los presos y exiliados. La entrevista se desarrolló en Un ambiente muy humano, y duró unos veinte minutos. Mientras tenía lugar, el resto de los manifestantes gritaba «amnistía".

AI descender los seis co-misionados expusieron al resto de los manifestantes los términos de la entrevista. La mayoría mostró su complacencia y decidió disolverse.

Un grupo disidente, cuya actitud fue criticada por la mayoría, decidió continuar la manifestación por el paseo de Ertondo. Fueron rodeados por las fuerzas del orden, que no intervinieron. Finalmente, al llegar a las calles de Moraza y Urbieta se disolvieron pacificamente.

 

< Volver