Autor: Bardavío, Joaquín. 
   Datos para una polémica     
 
 Sábado Gráfico.    21/03/1974.  Página: 27-29. Páginas: 3. Párrafos: 14. 

DATOS PARA UNA POLÉMICA

Por JOAQUÍN BARDAVIO

DEL discurso del Presidente del Gobierno el pasado 12 de febrero se entresacaron preferentemente dos titulares de periódico: las promesas de los proyectos de Ley de Régimen Local y de Incompatibilidades parlamentarias. Prueba evidente de la sensibilidad de la opinión pública ante ambos temas.

Sobre el Régimen Local se ha escrito ya mucho y ordenadamente. Sobre las incompatibilidades, sin embargo, hay multitud de comentarios, pero de difícil sistematización. Este es un asunto difícil y que presenta multitud de opciones. Las llamadas incompatibilidades existen ya: por ejemplo, un ministro no puede ser consejero del Reino. Pero existen también por Ley Fundamental, las «compatibilidades forzosas»: un ministro, por el mero hecho de ser nombrado, es automáticamente procurador en Cortes. Y más: un subsecretario o director general puede ser consejero del Reino. Una Ley de Incompatibilidades, ¿supondría que quedaría vetado para ser procurador?

Después está el tema de los alcaldes y presidentes de Diputación. La experiencia demuestra que prácticamente todos ellos son elegidos por sus respectivos compromisarios como procuradores en Cortes. Si en la futura Ley de Régimen Local los alcaldes y presidentes de Diputación son elegidos, la futura Ley de Incompatibilidades, ¿qué haría? ¿Incompatibilizarlos con la procuraduría? ¿Permitir que, de hecho, el alcalde de capital de provincia elegido o el presidente de la Diputación, fuera también proclamado procurador en Cortes, tras votación, como hasta ahora?

Por los comentarios del último año, parece que los tiros de las incompatibilidades han apuntado siempre a la alta Administración del Estado, pero no hay que descartar otros apartados. Son muchas las combinaciones posibles que los encargados de redactar el proyecto tendrán que manejar. Pero, ¿cuál es el panorama actual de las Cortes españolas ante

una futura y relativamente próxima Ley de Incompatibilidades?

En este trabajo se ofrece un mapa compuesto por cinco cuadros. En ellos se reflejan, desde distintos enfoques, la situación de las Cortes en cuanto a número de procuradores susceptibles de entrar en un primer estudio de incompatibilidad. Son, aproximadamente, el 38 por ciento del total. Y esto teniendo solamente en cuenta cargos en la Administración y empresas nacionales. Porque un proyecto de Ley como ei que se propone puede abarcar también a presidentes, consejeros o directores generales de empresas privadas que contraten con el Estado, como ocurre en otros países.

De todos modos no pretendemos ser exhaustivos, sino, simplemente, clarificar a través de las cifras el terreno sobre el que tendrá que trabajar el proyecto. Han surgido polémicas sobre las incompatibilidades. Pues bien, aquí no se pretende polemizar. Sólo ofrecer lo que podría llamarse «datos para una polémica».

El trabajo responde a estos enfoques:

PROCURADORES QUE EJERCEN ALTO CARGO

Se reseñan en los cuadros 1 y 2. En el primero se han incluido los presidentes de Diputación y alcaldes, hasta ahora nombrados por el ministro de la Gobernación a propuesta de los gobernadores civiles. Son 217, lo que supone el 38 por 100.

En el cuadro número 2, se desglosan los procuradores por apartados y se dan sus nombres, excepto en aquellos apartados como Administración Local, rectores, altos organismos, en los que todos los parlamentarios son cargos de libre designación.

PROCURADORES «DEPENDIENTES» DE MINISTERIOS

El cuadro número 3 tiene más de curiosidad que de otra cosa. En él se registra el número de procuradores que cada departamento ministerial tiene como altos cargos. Naturalmente, Gobernación, polos de Administración Local, tiene la plusmarca.

Sindicatos bate esa marca, pero sus procuradores no pueden considerarse como cargos. Son elegidos, en su mayoría, por compromisarios. Además, la Organización Sindical no es Administración del Estado. Aunque el ministro de Relaciones Sindicales forme parte del Gobierno.

ELECCIÓN DE LOS PROCURADORES

El cuadro número 4 es suficientemente expresivo. Por su sufragio universa! entre cabezas de familia se elige el 18 por 100 de procuradores. El resto de los parlamentarios lo son por elecciones a través de compromisarios (Sindicatos, asociaciones, colegios, etc...) y de libre designación y natos, estos últimos, realmente en muchos casos, de libre designación también.

FUNCIONARIOS

El cuadro número 5 registra los procuradores que son funcionarios. Quiza en algunos casos el proyecto de Incompatibilidades podría contemplar a los funcionarios. En total son el 32 por 100 de los procuradores.

FAMILIARES CON CARGO OFICIAL

En el .cuadro número 6 se relacionan los procuradores familiares que ocupaban un alto cargo en el momento de ser elegidos. Puede decirse que todos los directores generales o asimilados que se presentaron a las elecciones las ganaron. Excepto el profesor don Fabián Estapé, que se presentó por Gerona con rango de subsecretario y perdió por muy escaso número de votos.

Hay otros altos cargos que se presentaron a las elecciones restringidas de consejeros nacionales del Movimiento por provincias. Y es muy interesante comprobar que, de 53 de estos consejeros, 24 fueron proclamados sin elección al ser candidatos únicos. Y una de dos: o el afán de participación es reducido, o hay nombres, muchos nombres, que «asustan» a los competidores y tienen paso libre. También cabría hablar mucho del tema ante el proyecto de Incompatibilidades.

Pero no se trata de apurar exhaustivamente el asunto, sino de plantearlo con datos. Este trabajo es como un maniquí; sobre él se pueden hacer muchos ensayos para «vestirlo» con letra legal.

 

< Volver