Autor: Pablo, F. L. De. 
 La semana política. 
 El Gobierno recupera la iniciativa y se somete al control del Parlamento     
 
 Ya.    25/09/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

El Gobierno recupero la iniciativa y se somete al control del Parlamento

MADRID, 24

(Crónica política da Logos, por F. L. de Pablo.)

Hostigado por la oposición y Agobiado por la complejidad da la carga de problemas con que se enfrenta, el Gobierno del presidente Suárez parecía haber perdido reflejos y caminar inexorablemente hacia una situación en la que, aparte de perder también la iniciativa, puede sufrir una derrota en el Parlamento.

Ayer mismo, al tratar de consolidar la actual Mesa del Senado, la UCD se quedó sola. Cualquier paso que el partido del poder quiera dar en ambas Cámaras tendrá que ser chalaneado con las otras minorías que, en lo que se refiere a las más numerosas de la derecha y de la Izquierda, AP y PCE, van a intentar cotizarse, ejerciendo un cierto poder arbitral.

Esa situación puede originar un lento proceso legislativo del conjunto de normas positivas que las Cortes deben aprobar en este trimestre, antes de enfrentarse con la Constitución.

EL "PISOTÓN" DEL PSOE

El PSOE ha querido dar el golpe de efecto político de anticiparse a presentar un conjunto de proyectos de ley que el presidente ya había anunciado. La mayoría de esas 20 propuestas socialistas ya estaban preparadas por el Gabinete, como prueba el conjunto de proyectos remitidos por el Consejo de Ministros de ayer al Congreso. Sólo que mientras el PSOE no ha tenido más que encargárselos a uno de sus juristas para que los redactara en dos veladas, el Gabinete hubo de preparar sus proyectos con una tramitación más lenta y más seria, pero también de mayores garantías para el ciudadano. Todos los proyecos que actualizan el estatuto de libertades públicas de los españoles han debido ser informados por la comisión de codificación y el Consejo de Estado, que es el que, a falta de un tribunal de garantías, cuida de que las normas se ajusten á los prin-. cipios legales vigentes.

Pero tras el Consejo de Ministros de ayer, el Gabinete recupera la iniciativa haciendo gala de un juego limpio que debe ser valorado para que la opinión pública lo conozca. Aj presentar en las Cortes un proyecto por el que se somete al control de las Cámaras hasta que se apruebe la Constitución, el Gobierno se autolimita los poderes residuales que según las leyes le quedaban y que, en definitiva, están constituyendo un pretexto para loa ataques de la oposición.

Porque el socialismo no se anda con remilgos jurídicos. Aparte de alentar movimientos asamblearios como el que ha amordazado a la prensa madrileña durante un día, causando grave quebranto a la delicada situación de las empresas y contribuyendo a inestabilizar el trabajo de quienes dicen defender, la oposición socialista redacta como churros propuestas parlamentarias cuya justificación siempre ea la misma, "depurar el franquismo", desprestigiar la imagen de quienes sirvieron al anterior régimen, sobre todo si continúan en el actual. A los dirigentes socialistas, porque hay que dejar a salvo a sus bases y a la mayoría de los que les votaron, más que reconstruir el país y mirar al .futuro, parece no preocuparles más que destruir todo lo que de positivo o negativo haya habido en el pasado.

Sinceramente ése no es el camino para consolidar la democracia, ni mucho menos para consolidar la alternativa socialista. Impidiendo la reconciliación y abriendo simas de odio y enfren-tamiento entre las nuevas generaciones de españoles, el socialismo, que hasta ahora no ha presentado ni una sola propuesta socioeconómica en el Parlamento para resolver los problemas que más preocupan a la mayoría de los ciudadanos que le votaron, está contribuyeron tanto a la desestabilización como las bombas de los "incontrolados", la huelga de inversores o la demagogia ambiental que alientan las centrales sindícale.

INEFICACIA DE LOS PARTIDOS Y CENTRALES SINDICALES

Hasta ahora los partidos y centrales sindicales se hiin revelado inútiles para poner de acuerdo a quienes dicen representar y han sido incapaces de alcanzar un compromiso socioeconómico que pudiera ser asumido por trabajadores, empresarios y consumidores a fin de que se puedan salvar por lo menos las empresas más rentables, las que tienen más puestos de trabajo. Porque, si, como ya se rumorea, más de siete mil empresas se ven obligadas a cerrar en .este último trimestre del año, no ´habrá sistema democrático que resista,

El Gabinete parece que traía de superar sus diferencias y va a ofrecer una segunda fase de medidas económicas que tratarán de sujetar aún más la inflación, sin llegar a una estabilización. Antes de conocerlas, se teme otro fracaso de las nuevas medidas si, aun desoyendo las recomendaciones de la OCDE, no tratan de domesticar a, los peores eslabones de la distribución y comercialización.

preelos en este puís, y u la que no son ajenas muchas multinacionales.

SUAREZ PRESENTARA PRÓXIMAMENTE Su PROGRAMA

Algunas minorías parlamentarias se han dado cuenta que están perdiendo credibilidad ante sus electores y ya están acuciando al Gobierno para que explique cuanto antes a las Cortes su programa económico. En esta línea se inscriben las mociones del grupo de progresistas y socialistas independientes del Senado y la de la minoría vasco-catalana del Congreso. Pero ya el Gobierno ha puesto plíizo para ese pleno en el que explicará su programa completo de actuación económica. En la primera quincena de octubre, y no ante la TV, sino ante los representantes del pueblo, el Gabinete, en cuanto Congreso y Senado concluyan el-dictamen de sus regla mentos, comparecerá ante las Cámaras.

Entonces será el momento clave para comprobar si el Gobierno está solo o cuenta con algún respaldo de la derecha, de la Izquierda o de las minorías regionales, que le permita gobernar con holgura parlamentaria hasta la nueva Constitución. Los votos que se decían apalabrados en !a minoría vasco-catalana del Congreso deben entonces funcionar positivamente, y no sólo con la abstención, oomo en el "ca=o Blanco". Si ello exige, como algunos asesores presidenciales han insinuado estos días, dar entrada al Gobierno a representantes de esas minorías, Suárez debe hacerlo, y pronto. Ello le permitiría reajustar un gabinete que cuenta con algunos ministros s´umamen-te desgastados y otros que no acaban de justificar su función.

Consolidado así el ejecutivo y asegurada, una mayoría parlamentaria funcional, podría aplicar con autoridad, olvidando la política d* concesiones, un programa propio que contribuyera no sólo a mantener al Gobierno, sino a consolidar al partido que le sostiene, que ha comenzado !a carrera por transformar en militantes los votos que le dieron el poder. Si Gobierno y UCD ganan esa carrera, el gabinete actual, o al menos su presidente, podrían evitar su última línea de retirada, la del Gobierno de concentración por el que clama el- PCE. Hipótesis en la que Suárez y la UCD habrían de optar, o por pre-ci pitar un "compromiso histórico" a te italiana, dando entrada al podej a los comunistas, lo que fortalecería su imagen´en todo .el mundo, o_ aceptar la colaboración de la derecha, que toda via cuenta por estos pagos con la potenciación de Alianza Popular.

 

< Volver