Carrillo se defiende. 
 "No nos moverán"  :   
 Los comunistas van a abrir sus archivos.Duro ataque a los "imperialistas americanos"."Mas que el libro de Semprún me preocupa la campaña mundial contra el eurocomunismo". 
 Informaciones.    20/01/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

CARRILLO SE DEFIENDE

"NO NOS MOVERÁN"

LOS COMUNISTAS VAN A ABRIR SUS ARCHIVOS

DURO ATAQUE A LOS «IMPERIALISTAS NORTEAMERICANOS»

«MAS QUE EL LIBRO DE SEMPRUN ME PREOCUPA LA CAMPAÑA MUNDIAL CONTRA EL

EUROCOMUNISMO»

MADRID, 20 (INFORMACIONES).

NO nos moverán». Con este titulo a toda página, don Santiago Carrillo, secretario general del P.C.E., responde, por fin, abriendo «Mundo Obrero», a don Jorge Semprún, a pesar de que confiesa que no ha leído el libro-denuncia «Autobiografía de Federico Sánchez», y a la «campano» desatada contra el eurocomunismo.

"Mundo Obrero", órgano del Comité Central del Partido Comunista de España, dedica sus tres primeras páginas al artículo de don Santiago Carrillo.

El señor Carrillo dice de entrada que ha retrasado deliberadamente la lectura del libro de Semprún

"Memorias de Federico Sánchez".

Afirma que lo que le han comentado sobre él "es un ataque tan personal, y hay tanto manipulación y falsificación de hechos y tal cumulo de insinuaciones formuladas en el estilo de los procesos estalinianos que la lectura en caliente quizá me hubiera llevado a polemizar en el mismo terreno, y eso

es algo que quiero evitar".

Estas son algunas de las afirmaciones de don Santiago Carrillo en su largo alegato, sintetizadas por Europa Press:

"Pienso que la crítica de la historia deben hacerla los historiadores. Los protagonistas difícilmente lograrían la objetividad necesaria. Para ello deberían haber dejado de ser protagonistas y no estar pretendidos por la acción política cotidiana.

Más que el libro de Semprún me preocupa la campaña a escala mundial contra el eurocomunismo, y la que a escala española se está lanzando contra el Partido Comunista, ambas estrechamente relacionadas.

En España tenemos un Parlamento elegido por sufragio universal, en el que formalmente se encuentra el poder político,- que está rodeado por Ayuntamientos y Diputaciones de la dictadura. Dentro del islote democrático que es el Parlamento, cada partido, sobre todo los más representados, tiende a actuar como el vencedor de una situación histórica de cuarenta años, olvidándose de que esa situación no puede superarse de verdad más que respetando lo cue es condición de una politice de reconciliación nacional.

Los comunistas nos hemos esforzado porque las querellas y la sangre que han dividido a los españoles en el pasado queden preteridas y sean tratadas como proble-m a s de historia. Estamos asistiendo al espectáculo insólito de que mientras aquí no se exigen responsabilidades a la dictadura —y vaya si las hay de sangre y corrupción— ni nadie se interroga por las responsabilidades de personas y partidos de uno u otro tipo que hoy protagonizan la política, de hecho se abre un proceso exclusivamente al Partido Comunista, que se ha distinguido por su lucha contra la dictadura y su política de reconciliación.

Confesad vuestros crímenes!´, nos gritan esos esta-linistas vueltos del revés, sabiendo que el Estado actual no ya a castigarlos, sino a estimularles. La lucha política no puede llevarse a un terreno tan peligroso.

¿Qué sería de nosotros sí, obsesionados por la caza de votos, nos pusiéramos a abrir un proceso, por ejemplo, al P.S.O.E. Electoral-mente sería tentador. Pero ¿contribuirla ello a reforzar la democracia? ¿A quién fortaleceríamos en definitiva sino a la ultraderecha? Y no digamos el atractivo que tendría la disección de la U,C.D. A pesar de ello, ]a U.C.D. también es necesaria a la estabilidad democrática.

A los ataques al P.C.E. vamos a responder reivindicando sin vacilar la historia heroica del partido en

defensa de la clase obrera, la libertad y el socialismo, junto con su capacidad de renovarse, de ponerse al día. Su capacidad de autocrítica que no hemos visto en ningún otro partido en este país.

ABRIREMOS LOS ARCHIVOS

Trasladaremos a España, como ya habíamos decidido, cuanto de archivo tenemos disperso por el mundo para que los historiadores comiencen a trabajar con él. Luego comenzaremos a publicar volúmenes de documentación. No queremos ocultar nada. Crítica histórica, sí; ahora bien, el fango lo dejaremos a la libredisposición de los que se complacen en él.

Al atacar a! eurocomunismo, los imperialistas norteamericanos no vacilan en ver en Europa el peligro de una grave desestabilización democrática que podría tener consecuencias muy serias para la paz mundial e incluso el equilibrio estratégico. El responsable número uno de la profunda crisis rjolitica italiana, que repercute en el crecimiento del terrorismo, en el desorden crónico, y que dura ya largos años, es el veto americano a un Gobierno comunista en Italia, que no es hoy el caso, sino a la participación de los comunistas en el Gobierno. El veto a los comunistas está bloqueando el funcionamiento del sistema democrático y rodrfa conducir a la larga a un sistema autoritario.

La eolítica del P.C.E. está siendo en España uno de los factores de estabilización de la democracia. Los medios dirigentes imperialistas preferirían en Europa occidental -partidos comunistas enfeudados al Estado soviético, que no tendrían audiencia ponular. Les preocupa el eurocomunismo precisamente poraue es democrático y partidario del pluralismo.

El eurocomunismo pone en cuestión las características del actual sistema político en la U.R.S.S. y puede »er un fermento de renovación socialista, rjero es considerado un peligro.

Estaremos abiertos a las ideas y críticas positivas del resto de la sociedad. A la vez estaremos cerrados a toda tentativa de modificar desde fuera el curso revolucionario y responsable del partido. Frente a esta tentativa antidemocrática responderemos con la estrofa que cantaban los obreros y los estudiantes en la lucha contra la dictadura: no nos moverán."

 

< Volver