Dos disidentes checos elogian a Carrillo  :   
 "Los tanques soviéticos destruyeron toda esperanza". 
 Informaciones.    25/01/1978.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DOS DISIDENTES CHECOS ELOGIAN A CARRILLO

*LOS TANQUES SOVIÉTICOS DESTRUYERON TODA ESPERANZA»

MADRID, 25 (INFORMACIONES).

CUANDO ere la primavera de Praga el pueblo checa, hace diez años, se esforzaba por transformar una dictadura en un sistema socialista democrático, los tanques soviéticos destruyeron toda esperanza», dice el «llamamiento de Madrid» lanzado ayer a la opinión pública por los disidentes checoslovacos Zdenek Mlynar y Jiri Pelikan, antiguos miembros del Comité Central del Partido Comunista de Checoslovaquia, que celebraron una rueda de Prensa, para informar sobre la situación de su país.

Mlynar y Pelikan saludaron «la entrada de España en el camino de la democracia)) e hicieron un encendido elogio del secretario general del P.C.E., don Santiago Carrillo. ((Hablando con él —dicen—, nos hemos convencido una vez más de que los ideales del socialismo democrático, cercanos a los de la ((primavera de Praga», y la resuelta condena a la intervención militar soviética en Checoslovaquia, son parte indisoluble de la orientación política de los comunistas españoles. Esto representa una gran ayuda para todos los comunistas y socialistas que continúan lachando por estos mismos ideales en nuestro país.»

CLARA CONDUCTA

Abundando en su opinión sobre el P.C.E., los exiliados checos señalaron que la actitud del señor Carrillo «fue clara desde el comienzo, al haber condenado sin paliativos la invasión soviético de 1968. Precisamente el apoyo del P.C.E. y de otros partidos comunistas impide que los soviéticos nos presenten como anticomunistas».

Los conferenciantes aportaron datos sobre la situación checa, señalando que entre 1970 y 1977, más de medio millón de personas han sido expulsadas del partido, muchas de las cuales lo. fueron también de sus trabajos, e incluso reducidos a la situación de ((prisión domiciliaria». Se refirieron concretamente a la situación del líder de la «primavera de Fraga», Alexander Dubcek, «que trabaja —dicen— como empleado y es estrictamente vigilado. Sin embargro, se las arregla para hacer oír su voz, por le meaos en el extranjero, voz que creemos seguiremos escachando».

Por ú!timo, los señores Mlynar y Pelikan se refirieron al éxito de la «carta 77», señalando que «una de cada diez personas que la firmaron ha sido expulsada de sn trabajo». Como se sabe, dicha carta con tenia una serie de reivindicaciones en favor del respeto a los derechos humanos por parte de las autoridades checas.

 

< Volver