Cuatro horas de reunión, entre ejecutivos de ambos partidos. 
 PSOE Y PCE rechazan la investidura de Suárez     
 
 Diario 16.    16/12/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Cuatro horas de reunión, entre ejecutivos de ambos partidos

PSOE y PCE rechazan la investidura de Suárez

MADRID, 16 (D16).—El Partido Socialista y el Partido Comúnista no apoyarán 1a investidura del presidente Suárez en el Congreso de los Diputados y coinciden en la prioridad de las elecciones municipales respecto a las legislativas, así como - en la necesidad de contar con un Gobierno de mayor credibilidad democrática que el actual y con más amplia "base parlamentaria.

Felipe González, primer secretario del PSOE; Santiago Carrillo, secretario general del PCE, y varios miembros de los comités ejecutivos de ambos partidos mantuvieron ayer una reunión de casi cuatro horas de duración en la sede madrileña del primer partido de la oposición.

El encuentro tuvo un carácter informativo y se inscribe en el marco de los contactos habituales entre los dos partidos, según manifestaron fuentes socialistas a D16.

No más alianzas

El PSOE insistió en que no participará en un Gobierno de coalición con la UCD antes de las elecciones legislativas, salvo en el caso de que se viera gravemente amenazada la democracia. El Partido Comunista, según declaró Carrillo, al término de la reunión, prefiere c o ti tar con un Gobierno más fuerte y progresista que el actual antes de que se celebren las elecciones municipales. Carrillo insistió en unas declaraciones a Europa Press, que «si se formara un Gobierno así, ahora, con un programa claro, podría irse a la solución de muchos de los problemas que tiene el país». El secretario general del PCE declaró, tras la reunión, que los análisis de los socialistas y los comunistas «están en muchos aspectos más próximos de lo que pueden dar a entender ciertas polémicas de prensa». El líder comunista calificó de «hecho importante» la reunión mantenida con representantes de la ejecutiva del PSOE, «pero de antemano debe quedar claro -añadió- que no se trata, de ninguna manera, de un intento de crear una especie de alianza de la izquierda».

 

< Volver