Autor: Esperabé de Arteaga González, Jesús. 
   La Constitución y sus problemas     
 
 Pueblo.    27/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

- LA CONSTITUCIÓN Y SUS PROBLEMAS

«España necesita cuanto antes una Constitución política. Le va en el empeño su

estabilidad social La convivencia pacifica de sus ciudadanos. Sin embargo, no va

a ser fácil el proceso. Ni éste se podrá llevar con prisas. Son muchos y

variopintos los problemas que los españoles tenemos planteados en esta hora. Por

ello quizá haya polémica para largo.

Las libertades públicas ya no dependen de las clásicas distinciones. Ni los

avances sociales tampoco. Por eso, se ha llegado a esa cómoda fórmula de la

"accidentalidad", frente a la discusión académica de si Monarquía o República.

España tiene más tradición histórica de lo primero que de lo segundo.

Es natural que en los países monárquicos existan grupos minoritarios que

propugnen la República. Dan testimonio de lo otro. Pero lo que ya no es tan

natural es que importantes fuerzas políticas se declaren visceralmente

republicanas sin república al servicio de la Monarquía, mientras les convenga,

mientras no puedan derrocar la institución. Eso es oportunismo más que táctica Y

los oportunismos en política hay que desecharlos.

El Monarca es lo único que del franquismo queda en pie. Bien es cierto que la

Monarquía que él encarna no es la que pensó Franco. Que Don Juan Carlos,

rompiendo con el pasado, ha traído, en un difícil y pacífico proceso, la

democracia a España. Por lo que tiene legitimidad de ejercio. Y que al renunciar

su padre a sus derechos de primogenitura ha adquirido lo que se denomina

legitimidad dinástica. Pero le falta la popular, que no sea aclamatoria. El

primer Gobierno de la Monarquía marginó la cuestión no obstante tener la en 1a

mano a la muerte de Franco. Hizo mal. Pero allá ellos con su responsabilidad

ante la Historia. Ahora la Constitución, sin ambages, tácticas ni cuquerías, ha

de respaldar la Monarquía española en el artículo primero del texto. Monarquía

restaurada y no reinstaurada, como quería Franco."

Jesús ESPERABE DE ARTEAGA

 

< Volver