Los socialistas, con sus propuestas sobre la forma de Estado. 
 Cuestionan la monarquía  :   
 El PSOE se inclina por la República. 
 El Imparcial.    27/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 66. 

EL IMPARCIAL

Los socialistas, con sus propuestas sobre la forma de Estado

Cuestionan la Monarquía

• El PSOE se inclina por la República

A las cuarenta y ocho horas de hacerse público íntegramente el anteproyecto del

texto constitucional por la ponencia de la Mesa de la Comisión constitucional

del Congreso, el Partido Socialista Obrero Español ha presentado un voto

particular para que se suprima el apartado tres del artículo primero, que es el

que señala que la «forma política del Estado español es la Monarquía

parlamentaria», al mismo tiempo que propone una nueva redacción para el título

III.

Dado el interés del tema, publicamos a continuación los textos que, sobre la

forma del Estado y las atribuciones que el borrador constitucional elaborado por

la Comisión del Congreso otorga a la figura del monarca y, el del PSOE, al

presidente de la República, forma de Estado que defiende en su voto particular

el Partido Socialista Obrero Español.

APARTADO TRES DEL TITULO I - PRINCIPIOS GENERALES

ANTEPROYECTO

La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

TITULO III

DE LA CORONA

Artículo 48. I. El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y

permanencia. Arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones;

tutela los derechos y libertades reconocidos por la Constitución; asume la alta

representación del Estado en las relaciones internacionales y ejerce las

funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.

2. Su título es el de Rey de España y podrá utilizar los demás que

correspondan a la corona.

3. La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus

actos, salvo lo previsto en el artículo 57. 2, estarán siempre refrendados por

las personas a quienes correspondía, careciendo de validez sin dicho refrendo.

Articulo 49. 1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de Su

Majestad Don Juan Carlos I de Bortón. La sucesión en el trono seguirá el orden

regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea

anterior a los posteriores; en la misma linea, el grado más próximo al más

remoto; en el mismo grado, el varón a la hembra, y en el mismo sexo, la persona

de más edad a la de menos.

2. El Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el

hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias

y los demás títulos vinculados tradicionalmente ai sucesor de la Corona de

España.

3. Extinguidas todas las líneas no excluidas por ley, las Cortes generales

proveerán a la sucesión en la Corona en la forma que más convenga a los

intereses de España.

4. Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que

ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley.

Artículo 50. El consorte del Rey o de la Reina no podrá asumir funciones

constitucionales, salvo lo dispuesto para la regencia.

Artículo 51. Cuando el Rey fuere menor de edad, el padre o la madre del Rey, y,

en su defecto, el pariente más próximo a suceder en la Corona, según el orden

establecido en la Constitución, entrará a ejercer inmediatamente la regencia y

la ejercerá durante el tiempo de la minoría de edad del Rey.

2. De la misma manera se procederá cuando el Rey se inhabilitara para el

ejercicio de la autoridad y la imposibilidad fuese reconocida por las Cortes

generales.

3. Si no hubiese ninguna persona a quien corresponda la regencia, ésta será

nombrada por las Cortes y se compondrá de una, tres o cinco personas.

4. Para ejercer la regencia es preciso ser español y mayor de edad.

Artículo 52. 1. Será tutor del Rey menor la persona que en su testamento hubiese

nombrado el Rey difunto, siempre que sea mayor de edad y español de nacimiento;

si no lo hubiese nombrado, será tutor el padre o la madre, mientras permanezcan

viudos. En su defecto, lo nombrarán las Cortes, pero no podrán estar unidos los

cargos de regente y de tutor, sino en el padre, madre o ascendiente directo del

Rey.

2. El ejercicio de la tutela es también incompatible con el de todo cargo o

representación política.

Artículo 53. 1. El Rey, al ser proclamado ante las Cortes generales, prestará

juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la

Constitución y las leyes y respetar y tutelar los derechos de los ciudadanos.

2. El Principe heredero, al ser mayor de edad, y el regente, al nacerse cargo de

sus funciones, prestarán el mismo juramento del número anterior, así como el de

fidelidad al Rey.

Artículo 54. Corresponde al Rey: a) Nombrar al presidente del Gobierno en los

términos previstos por el artículo 97 y poner fin a sus funciones cuando aquél

le presente la dimisión del Gobierno.

b) Nombrar y separar a los ministros a propuesta del presidente del Gobierno.

c) Convocar y disolver las Cortes generales y convocar elecciones, en los

términos previstos en la Constitución.

d) Sancionar y promulgar las leyes.

e) Convencer a referéndum en los casos previstos en la Constitución.

f) El mando supremo de las Fuerzas Armadas.

g) Expedir los decretos acordadas en Consejo de Ministros;

conferir los empleos civiles y militares, y conceder honores o distinciones

con arreglo a las leyes.

h) Ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley.

i) Presidir el Consejo de Ministros cuando ello sea necesario y ser informado

por el presidente del Gobierno de los asuntos de Estado.

Artículo 55. I. El Rey acredita a los embajadores y otros representantes

diplomáticos. Los representantes extranjeros en España están acreditados ante

él.

2. El Rey autoriza la celebración de tratados Internacionales y, en su caso,

los ratifica. Sin embargo, la conclusión de tratados que afecten a materias de

competencia de las Cortes generales deberá ser previamente autorizada mediante

ley.

3. Cuando un tratado sea contrario a la Constitución, su conclusión deberá

ser autorizada mediante el procedimiento prevista para la revisión

constitucional.

4. Las Cortes generales serán oportunamente informadas de la conclusión

de los restantes tratados.

5. Al Rey corresponde, previa autorización de las Cortes generales,

declarar la guerra y concluir la paz.

Articulo 56. Los actos del Rey serán refrendados por el presidente del Gobierno

y, en su caso, por los ministros competentes. Los actos del Rey mencionados en

el artículo 54, apartados a) y c) serán refrendados por el presidente del

Congreso, a efectos de autentificar el cumplimiento de los requisitos

establecidos por la Constitución para el ejercicio de estas potestades.

Artículo 57. 1. El Rey recibe de los Presupuestos del Estado una cantidad.

global para el sostenimiento de su familia y casa y distribuye libremente la

misma.

2. El Rey nombra y releva libremente a los miembros civiles y militares de su

casa.

PROPUESTA DEL PSOE

Pide que se suprima.

TITULO III DEL JEFE DEL ESTADO

Artículo 45.-La Jefatura del Estado la ostentará el presidente de la República,

que asume su más alta representación y ejerce las funciones que le otorga la

Constitución.

Artículo 46.-EI cargo de presidente de la República tiene una duración de seis

años y no será posible la inmediata reelección.

Podrán ser elegidos los ciudadanos mayores de treinta años que estén en el pleno

uso de sus derechos civiles y políticos.

Artículo 47.-La elección de presidente de la República se producirá en una

sesión conjunta de las Cortes generales, en las que participarán también cinco

representantes por cada territorio autónomo, elegidos por su asamblea

legislativa.

Será elegido el candidato que obtenga los tres quintos de los votos de los

miembros del colegio electoral formado de acuerdo con el párrafo anterior.

Si en tres votaciones ningún candidato hubiera obtenido ese quorum, será

suficiente la mayoría absoluta.

Artículo 48.-Sesenta días antes de la expiración de su mandato, el Jefe del

Estado convocará (a reunión a que se refiere el artículo 47, para un día dentro

de los treinta siguientes. La sesión será presidida por el presidente del

Congreso. Cuando el Jefe del Estado estuviese impedido, hubiera fallecido o

presentado la dimisión, la convocatoria de la elección la realizará el

presidente del Congreso.

Artículo 49.-Cuando fuera proclamado ante las Cortes el presidente de la

República, prestará juramento de lealtad a la Constitución y de desempeñar

fielmente sus funciones.

Articulo 50.-El presidente de la República nombra al jefe del Gobierno, de

acuerdo con lo establecido en el artículo 85. También nombrará y separará a los

ministros a propuestas del presidente del Gobierno.

Artículo 51.-Corresponde también al Jefe del Estado:

a) La convocatoria y disolución de las Cortes generales y la convocatoria de

elecciones en tos términos establecidos en la Constitución.

b} La promulgación de las leyes.

c) Dirigir mensajes a las Cortes generales.

d) La convocatoria de referéndum en los casos previstos en la Constitución.

e) El mando supremo de las Fuerzas Armadas.

f) Expedir los decretos aprobados por el Gobierno, conferir los empleos civiles

y militares, conceder condecoraciones y honores.

g) Ejercer el derecho de gracia.

h) Presidir el Consejo de Ministros cuando sea necesario, a petición del

Gobierno.

i) Acreditar a los embajadores y otros representantes diplomáticos.

j) Aquellas otras funciones que le otorguen la Constitución o las leyes

Orgánicas.

Artículo 52.-El jefe del Estado recibe una asignación de los presupuestos

generales, del Estado para el sostenimiento de su cargo y de su Casa y nombra

directamente a los funcionarios civiles y militares de su servicio.

Artículo 53.-Cuando el presidente de la República no pudiera desempeñar sus

funciones temporalmente por enfermedad o tuviera que ausentarse del país en

viaje oficial, le sustituirá provisionalmente el presidente del Congreso.

En caso de muerte o de incapacidad permanente del Jefe del Estado, la

presidencia interina de la República corresponderá al presidente del Congreso de

los diputados.

Artículo 54.-Todos los actos del presidente de la República irán enfrentados por

el presidente del Gobierno o por los ministros competentes, que asumirán la

plena responsabilidad de los mismos.

Artículo 55.-Al Jefe del Estado sólo podrá exigirsele responsabilidad por

violación de su Constitución o por delitos contra la seguridad exterior del

Estado. La competencia para enjuiciar al Jefe del Estado corresponde al Tribunal

Supremo en pleno y su posibilidad debe ser apreciada plemimenle por el Congreso

de los diputados por una mayoría de tres quintos.

 

< Volver