Las relaciones Iglesia-Estado en las constituciones europeas  :   
 Todas las constituciones, de una u otra forma, contemplan a las Iglesias en su carácter institucional y no sólo bajo el aspecto de las creencias subjetivas de sus miembros. 
 Ya.    04/01/1978.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 62. 

4-I-78

INFORMACIÓN RELIGIOSA

Pag. 19 - YA

LAS RELACIONES IGLESIA-ESTADO EN LAS CONSTiTUCIONES EUROPEAS

Todas las constituciones, de una u otra forma, contemplan a las Iglesias en su

carácter ins-titucional y no sólo bajo el aspecto de las creencias subjetivas de

sus miembros

Las posiciones del Estado son muy varias, según sean naciones de pre-dominio,

protestante o de mayoría católica - En las primeras hay una mayor vinculación

entre el Estado y la Iglesia

MADRID.-El estado, de elaboración en que se encuentra la futura Constitución

española y la polémica levantada en torno al tratamiento que concede al tema

religioso el borrador constitucional, de actualidad al conocimiento de la

normativa que las constituciones de los países más importantes de Europa

contienen sobre la religión, dice un despacho de la agencia Cifra.

Una consideración del derecho comparado sobre esta materia presenta también el

interés de contemplar fórmulas vigentes en naciones con las que es mayor nuestra

homologación.

ALEMANIA OCCIDENTAL

Población religiosa: protestantes, 29 millones; católicos, 27 millones; hebreos;

medio millón. Sistema: separación Iglesia-Estado.

Las normas constitucionales dicen:

Artículo 137. 1. No existe una Iglesia del Estado.

2. Queda garantizada la libertad de asociación para sociedades religiosas.

3. Toda sociedad religiosa reglamentará y administrará sus asuntos

independientemente, dentro de los límites de la ley vigente para todos,

confiriendo sus cargos sin intervención del Estado ni de la comunidad civil.

4. Las sociedades religiosas Adquirirán la capacidad jurídica con

arreglo a las disposiciones generales del derecho civil,

5. La sociedades religiosas que sean corporaciones de derecho

público están facultada para recibir impuestos con arreglo a las disposiciones

legales de los Estados, a base de las listas contributivas civiles,

BÉLGICA

Población religiosa: católicos, nueve millones; protestantes, 100.000. Sistema:

separación Iglesia-Estado.

Normas constitucional

Artículo 14. La libertad de cultos, la de su ejercicio público, así como la

libertad de manifestar opiniones en toda materia, están garantizadas, salvo la

represión de los delitos cometidos con ocasión del uso de estas libertades.

Artículo 15. El Estado no tiene derecho a intervenir en el nombramiento ni en

la instalación de los ministros de un culto cualquiera, ni a prohibir que éstos

se comuniquen por carta con sus superiores y a que publiquen sus actas, salvo en

este último caso, la responsabilidad ordinaria en materia de prensa y

publicaciones.

Artículo 17. Los sueldos y las pensiones de los ministros de culto correrán a

cargo del Estado. Las cantidades necesarias para ello serán incluidas en el

presupuesto.

DINAMARCA

-Protestantes, 4.400.000; católicos, 26.000. Sistema: confesionalidad luterana.

Normas constitucionales:

Art. 4., La Iglesia evangélica luterana es la Iglesia nacional, y como tal es

mantenida por el Estado.

Art. 6., El rey debe pertenecer a la Iglesia evangélica luterana.

Art. 66. El Estatuto de la Iglesia nacional será regulado por la ley.

FRANCIA

Católicos, el 83 por 100; protestantes, 900.000; hebreos, 500.000.

Normas constitucionales: Art. 1. 1) La República asegura la

libertad de conciencia.

2) Garantiza el libre ejercicio de cultos con solas las limitaciones del

orden público.

Art. 2. 1) La República no re-conoce ni paga ni subvenciona ningún culto. (Se

exceptúan de esta norma las regiones de Alsacia y Lorena, en virtud de un

concordato de 1801.)

HOLANDA

Católicos, 5.141.917; protestantes, cinco millones. Sistema: Separación Iglesia-

Estado.

Normas constitucionales Art. 181. Cada uno profesa sus opiniones religiosas con

plena libertad, a reserva de la protección de la sociedad y, de sus miembros

contra las infracciones de la ley penal.

Art. 183. Los miembros de las distintas religiones tienen los mismos derechos

civiles y políticos, tienen la misma capacidad para serr revestidos de

dignidades, funciones y cargos.

Art. 185. La dotación, pensiones y otros ingresos, cualquiera que sea su origen,

de que actualmente gozan las diversas creencias religiosas o sus ministros

continuarán siendo garantizadas, a dichas sociedades.

Art 186. El Rey vigilará para que todas las sociedades religiosas se

mantengan dentro de los limites de la obediencia a las leyes del

Estado.

INGLATERRA

Confesionalidad anglicana Por el Act of Supremacy (1550) de Isabel I se

hace cabe-za de 1a Iglesia de Inglaterra se-

parada de Roma al rey o reina de Inglaterra. En 1688 se excluye a los católicos

de ocupar el trono inglés.

En 1701, mediante el Act of Settlemen, se exige que "quien quiera que en

adelante entre en posesión de esta corona habrá de conformarse con la comunión

de la Iglesia de Inglaterra, tal como se halla establecido por la ley (art. III,

1).

Respecto a las demás confesiones y religiones se observa hoy plena libertad, que

para los católicos arranca del Román Catolic Act, de 1829.

ISLANDIA

Mayoría luterana; 1.050 católicos. Sistema: confesionalidad luterana.

Norma constitucional

Art. 62. La religión evangélica luterana es la religión del Estado, y como tal

debe ser sostenida y protegida por el Estado.

ITALIA

Católicos, el 99 por 100. Sistema: confesionalidad católica, al reconocerse

constttucionalménte lo regulado en las pactos lateranos.

Normas constitucionales

Art 7. El Estado y la Iglesia católica son, cada uno en su propio orden,

independientes y soberanos. Sus relaciones están reguladas por los pactos de

Letrán.

Art. 8. Todas las. confesiones religiosas son igualmente libres ante la ley. Las

confesiones religiosas distintas de la católica tienen el derecho de organizarse

según sus estatutos, mientras no se opongan al ordenamiento jurídico italiano.

Sus relaciones con el Estado se regularán por leyes sobre la base de acuerdos

con los respectivos representantes.

Art. 19. Todos tienen derecho a profesar libremente su fe religiosa en cualquier

forma individual o asociada y a hacer propaganda, de ella y a ejercer el culto

en público o en privado, siempre que no se trate de ritos contrarios a las

nuevas costumbres.

La constitución recoge indirectamente el reconocimiento especial de la religión

católica, al afirmar en su artículo 7 que las relaciones de la Iglesia y el

Estado están reguladas por los pactos de Letrán. En estos pactos se dice:

"Italia reconoce y reafirma el principio consagrado en el artículo primero del

estatuto del reino por el cual la religión católica, apostólica y romana es

la única religión del Estado.

NORUEGA

Luteranos, el 96 por 100. Sistema : confesionalidad luterana.

La religión evangélica luterana permanecerá como la religión pública del Estado.

Los habitantes que la profesen están obligados a educar en ella a sus hijos.

Art. 16. El Rey dará las directrices para todo aquello que concierne al servicio

público divino, el ritual, las reuniones y asambleas que tengan la religión por

objeto, y velará para que los ministros de la religión observen las reglas que

se lesprescriben.

SUECIA

Protestantes, siete millones; católicos, 63.000. Sistema: confesionalidad

luterana.

Normas constitucionales

Art. 2. El Rey deberá profesar siempre la pura doctrina evangélica, tal como ha

sido adoptada y explicada por la confesión inalterada de Augsburgo y por la

decisión del Sínodo de Upsala.

Art. 4. El Rey deberá siempre, en los casos determinados más adelante, poner en

conocimiento y tomar consejo de un Consejo de Estado, para el cual nombrará a

personas suecas de nacimiento, capaces, experimentadas, íntegras, de buena fama

y que profesen la pura doctrina evangélica.

Art. 87. Pertenecerá también al Riksdag, de acuerdo con el Rey, modificar,

elaborar o abrogar leyes eclesiásticas, pero el consentimiento del Sínodo

general será igualmente requerido a estos efectos.

 

< Volver