Autor: Popescu, Valentín. 
   En los regímenes marxistas impera la voluntad de dominio del mundo     
 
 Ya.    04/01/1978.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

"En los regímenes marxistas impera la voluntad de dominio del mundo"

«Perdida la brújula de la fe, se llega al absurdo de los terroristas, que

quieren una sociedad humanitaria pisoteando los más elementales sentimientos

humanitarios» * Falta de sentido crítico en las nuevas generaciones •

Celebración de la Jornada Mundial de la Paz en Alemania Federal

Bonn

(De nuestro corresponsal.)

Mientras la jerarquía de la Iglesia católica alemana se preocupa sobre todo de

pornografía y terrorismo en su balance de fin de año, los protestantes se

angustian por; el "credo del oro" de nuestra sociedad.

La tradicional práctica muniquesa de cerrar el año con una predicación-balance

sociopolítico se ha extendido poco a poco en toda Alemania, aunque siga siendo

la alocución de la catedral de las Liebfrauen, en Munich, la más significativa.

SIN LA BRÚJULA DE LA FE NO SE DISTINGUE EL BIEN DEL MAL

Y aquí el cardenál-arzobispo de Munich, monseñor Ratzinger, declaró sin ambages

que el año que acaba de "transcurrir ha estado dominado por el espectro del

terror. Un terror cuyos orígenes inmediatos están en la incapacidad de muchos

"hombres jóvenes de distinguir ya entre, lo bueno y lo malo... y cuyos orígenes

profundos están en el progresivo apartamiento de la fe en Dios. Sin la guía de

una moral superior, 1a gente joven tiende a guiarse por el modelo de otras

personas, a hacer justicia según su sentir y comprender.

Y así, perdida la brújula de la fe, se" llega al absurdo de los terroristas, qué

quieren imponer una sociedad humanitaria pisoteando justamente los más

elementales sentimientos humanitarios: el reapeto a la vida de los inocentes.

Pero no es sólo la hipertrofia de la violencia lo que azota nuestra sociedad (y

aquí el cardenal-arzobispo tuvo palabras de elogio para Sadat y Beguin en sus

esfuerzos pro paz); también el desprecio de la dignidad humana corroe nuestra

civilización. Los síntomas más claros y crasos de esta renuncia a la dignidad

humana son la pornografía ("mercantilización de las debilidades") —exponente de

la obsesión de alcanzar de cualquier modo grandes ganancias en el sistema

capitalista—y el cinismo frente al derecho del débil en el sistema comunista. En

los regímenes marxistas -dijo el cardenal—impera la voluntad de dominio del

mundo.

RESPONSABILIDAD DE TODA LA SOCIEDAD

En tonos similares—tal vez menos duros—se ha expresado también el obispo de

Fulda, monseñor Shick. Ño todo es alarmante la pérdida del espíritu crítico de

los cristianos, sino también la facilidad con que éstos se dejan arrastrar a la

violencia. El deslumbramiento de las generaciones jóvenes por ídolos de más

edad; aunada con la fragilidad del análisis crítico, hace que se copien posturas

sin considerar las motivaciones y circunstancías. Para monseñor Shick, el drama

de los terroristas—matando y matándose—obliga a toda la sociedad a recapacitar

sobre la medida en que también es responsable del fenómeno.

EL ABISMO ENTRE POBRES Y RICOS

Mientras—como puede verse— la jerarquía católica alemana seguía el modelo papal

en sus homilías de fin de ano, la idea dominante en la Iglesia protestante era

la injusticia de la brutal diférencia entre pobres y ricos de este mundo. En

Munich, el obispo bávaro Hanselmann arremetió contra los ricos de Alemania y los

del mundo. Para los de aquí recordó el prelado que la felicidad—la satisfacción

de toda una vida—no se obtiene derrochando dinero. Y la tranquilidad—prosiguió

el obispo—tampoco esta al alcance de los afortunados con sólo ignorar sus

responsabilidades frente a los demás, a los mís pobres y desgraciadas. Y las

responsabilidades no empiezan ni acaban en la RFA., En la Tierra viven—malviven—

por los menos setecientos u ochocientos millones de personas en condiciones

infrahumanas, atosigados constantemente por e1 hambre, amenazados de muerte por

inanición.

Valentín POPESCU

 

< Volver