Autor: Pablo, F. L. De. 
   Los partidos de Izquierda centrarán su esfuerzo en las elecciones municipales  :   
 Desde las Cortes presionarán para que el Gobierno anticipe y no demore más allá de noviembre esa convocatoria. Otros sectores piensan que deben celebrarse después de la reforma constitucional. 
 Ya.    24/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LOS PARTIDOS DE IZQUIERDA CENTRARAN SU ESFUERZO EN LAS ELECCIONES MUNICIPALES

Desdé las Cortes presionarán para que el Gobierno anticipe y no demore más allá de no viembre esa convocatoria Otros sectores piensan que deben celebrarse después de la reforma constitucional

MADRID, 23. (Crónica política de Logos, por F. L.. de Pablo.)

Algunos periódicos anunciaban esta mañana que el presidente Suárez grabaría esta misma tarde un mensaje televisivo para aclarar su posición electoral. A la hora de redactar estas líneas no parece cierto.

Pero, a los efectos del análisis, que lo diga este sábado o el próximo, es irrelevante. En este último caso, el presidente se reservaría hasta el final, cuando ya las posiciones de sus adversarios están prácticamente cantadas, las coaliciones electorales ultimadas y recién abierto el plazo de presentación de candidaturas (viernes 29). Aguardar hasta su regreso, le permite al presidente valorar los resultados dé su primer viaje americana.

EL CENTRO, SIN CABEZA

A estas alturas, y como estaba previsto, las opciones electorales se van a catalizar en torno a las personas.

Por eso es tan necesario el presidente como "locomotora electoral" del espacio político de centro, encabece o no las listas de la coalición de Centro Democrático. Creo que, pese a la negativa de los partidos del "equipo", la coalición electoral de liberales, deraocristianos y socialdemócratas que se integran en el CD ha logrado en la última semana una mayor coherencia, pero sigue sin cabeza. Sus adversarios la tienen. Fraga ya es seguro que se presenta por Madrid si Suárez hace lo propio.- Entre ambos puede celebrarse el gran combate electoral, porque la izquierda no juega a fondo en esta ocasión; simplemente va a medir sus fuerzasj a saber con quienes cuenta.

Aunque Felipe González va a tratar de competir con Fraga y Snárez, debe estar convencido de que estas elecciones no son la ocasión de la izquierda. Prueba de ello es que, aunque presentan candidatos, el gran esfuerzo combinado de toda la izquierdaj sobre todo de los partidos marxistas, se está volcando hacia las futuras •lecciones municipales, cues tión que tanto el centro como la derecha están descuidando.

IA IZQUIERDA, A POR LOS AYUNTAMIENTOS

Toda la contestación de los movimientos ciudadanos está eiendo do fundamentalmente aprovechada por los partidos socialistas y marxistas, que, además de instrumentar los problemas reales del desequipamiento urbano y la falta de medios para hacerle frente, para fabricarse sus campañas electorales, están preparando al electorado para cuando tenga oportunidad de saltar a Jas instituciones donde se lleva a cabo la acción política que más directamente le afecta y entiende el pueblo: ios ayuntamientos y diputaciones. Entre las oleadas de dimisiones de cargos públicos que se están produciendo estos días para presentarse a los comicios legislativos, la mayoría son de alcaldes y presidentes de diputaciones, cuyos cargos van a ser cubiertos por los primeros tenientes de alcalde o los vicepresidentes hasta las próximas elecciones. Muchos ayuntamientos van a quedar en una situación de tránsito nada deseable.

El hecho de la desaparición paulatina de la Organización Sindical va a poner en entredicho la continuidad de la estructura orgánica de las Corporaciones locales. Después del 15 de junio, según todos los panfletos del PCE y otros partidos de izquierda, la presión de éstos, y ya desde las Cortes, tenderá, fundamentalmente, a lograr del Gobierno que anticipe, o no demore más allá de noviembre, la convocatoria de elecciones municipales para elegir ayuntamientos democráticos. La lógica política impone que estas elecciones no ee celebren hasta después de la reforma constitucional, a fin -de adaptar las normas «lectivas en el ámbito local al sistema representativo que presenten las Cortes Constituyentes y sancione el pueblo en referéndum. Pero sólo si hay una mayoría dominante en las Cortes Constituyentes podrá imponerse se calendario. Esta es otra razón más por la cual Suárez debe presentarse a las elecciones y ganar, si desea continuar presidiendo el cambio controlado para garantizar la continuidad de la opción de centro que este Gabinete representa y para hacer posible una reforma constitucional que conserve lo que valga la pena del esfuerzo colectivo de los últimos cuarenta años, rompiendo las ataduras jurídico-políticas del pasado que Impidan a los españoles de hoy eer protagonistas de su tiempo y preparar ei futuro de quienes les sucedan.

 

< Volver