Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
   Fulminante exigencia de los trabajadores     
 
 Ya.    03/04/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

FULMINANTE EXIGENCIA DE LOS TRABAJADORES

BARCELONA, 3. (Crónica de Manuel Vigil y Vázquez, por télex.)

El sábado, por hoja conminato-r!a pant ser atendida ayer lunes, los trabajadores de las empresas

constructoras de la segunda central térmica del Besos exigieron, sin más aviso ni formalidad alguna, una

serie de mejoras saláriales y de horario, que. como decimos, tenían que haber sido aceptadas en el día de

ayer. El texto de la solicitud, firmada por bastantes operarios, reproducía el de lina octavilla clandestina

que circulaba desde el pasado 28 de marzo, Las peticiones eran de cuarenta horas de trabajo a la semana,

pero ron salario correspondiente a cincuenta y seis horas, nías una elevación mensual de cuatro mil

pesetas, tres pagas extraordinarias de treinta días a salario real, el impuesto del rendimiento por trabajo

personal a cargo de las empresas, cien por cien de salario í-n caso de enfermedad, jubilación, etc.

Desde que comenzó la agitación Be. celebraron reuniones en los comedores de la empresa, sin previa

solicitud de autorización ni formalidad ninguna. Como, sin entrar en la cuantía de las reivindicaciones, e)

procedimiento era a todas luces irregular, las empresas rehusaron acceder a lo que tan fulminantemente se

les exigía.

Este ha sido oí prólogo de los lamentables sucesos de esta mañana. Se ¡legaron a reunir hasta. 1.800

trabajadores. Kn los primeros momentos, tras ver "errado el acceso y la nota de una de las empresas con

la sanción de cinco días de suspensión de empleo y sueldo, por la actitud de rebeldía a que se habían

dejado llevar, la mayoría hizo intento de marcharse sin más. Pero unos cuantos individuos, encaramados

donde pudieron, arengaron a los trabajadores, excitándoles a que s>- mantuvieran ante las obras para

imponer sus exigencias. Luego vino el apedreamiento a los trenes, a lo que pijíuió la aparición de !a

fuerza pública, en un total d¿ veinte números, y se produjo el choque que tan tristes consecuencias ha

tenido.

Ayer mismo, el presidente de ¡a Unión de Trabajadores de! Sindicato de ¡a Construcción y olios

representantes sindícales, acompañados de letrados, habían estado a intentar convencer a los trabajadores

.para que emprendieran sus reclamaciones y negociaciones subsiguientes por los cauces previstos al

efecto. Pero encontraron una negativa cerrada.

El Sindicato Provincial de !a Construcción era el único que; quedaba por renovar «1 convenio colectivo,

que no cumple hasta el 30 de junio próximo. El convenio estaba ya denunciado para su renovación en pro

de nuevas mejoras, cumpliendo el plazo fijado para ello, de tres meses con anterioridad al del término del

convenio en vigor. Entonces se ha producido el sabotaje que significan estos sucesos. Pero ello no

impedirá que se negocie un nuevo convenio cumpliendo las reglas del juego.

 

< Volver