Un obrero muerto. 
 Disturbios laborales en San Adrian del Besós     
 
 Informaciones.    03/04/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

UN OBRERO MUERTO DISTURBIOS LABORALES EN SAN ADRIÁN DEL BESOS

BARCELONA, 3. (CIFRA y LOGOS.) — Un numeroso grupo de huelguistas (que la agencia Lagos cifra

en 1.700, pertenecientes a tres empresas) se enfrentó con la fuerza pública a primeras horas de esta

mañana en las inmediaciones de las obras de construcción de la central térmica del Besos, y a

consecuencia del enfrentamiento resultó un obrero muerto, tres inspectores del Cuerpo General de Policía

heridos de consideración, dos agentes de la Policía Armada con heridas de importancia y otro obrero

herido.

Según las primeras informaciones, los trabajadores, pertenecientes a tres empresas constructoras e

instaladoras de dicha central térmica, observaron una actitud de paro durante todo el día de ayer y

volvieron hoy — a las siete de la mañana— al centro de trabajo, pero no reanudaron tampoco la labor.

A requerimiento de las empresas afectadas, acudió la fuerza publica, que invitó a los huelguistas a

marcharse, pero éstos, en lugar de obedecer las indicaciones de los agentes de la autoridad, se enfrentaron

a ellos, lanzando piedras y otros objetos contundentes. La fuerza pública se vio obligada a repeler la

agresión, originándose el enfrentamiento, con el triste resultado señalado.

Se cree saber también que otro grupo de obreros se situó en las inmediaciones de la vía férrea de la costa

y apedreó un tren de viajeros y bloqueó, según Logos, con hierros y traviesas la línea del ferrocarril

Barcelona-Massanet, teniendo que intervenir la fuerza pública para que se disolviesen.

Las tres empresas a las que pertenecen los obreros son Control y Aplicaciones, S. A.; Sociedad Argentina

de Electricidad y Constructora Pirenaica, S. A.

El obrero muerto se llamaba don Manuel Fernández Márquez, de veintisiete años de edad, natural de

Pobla de Lillet (Barcelona). Estaba casado y con un hijo de dos años.

En cuanto al obrero herido, se trata de don Serafín Villegas Gómez, de veinticinco años, natural de

Barcelona.

 

< Volver