Autor: P. J. R.. 
 Los grupos. 
 Fraga y Tierno; Brandt y Felipe González     
 
 ABC.    28/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

FRAGA Y TIERNO; BRANDT Y FELIPE GONZÁLEZ

EL nombramiento de Manuel Fraga Iribarne como secretario general de «Alianza Popular», y las reuniones de la oposición —con la actitud ante el referéndum y la negociación con el Gobierno como telón d« fondo—, constituyen los principales hitos de la semana en la órbita de los grupos políticos.

La decisión de los promotores de «Alianza Popular» implica un positivo desplazamiento hacia el centro de la imagen que dicha opción electoral ofrece. Su gran problema será sin duda crear una Infraestructura en la que el talante reformista de su programa y de su nueva cabeza visible tenga adecuada correspondencia a nivel de candidaturas locales y provinciales.

UN DEBATE.—Fraga recibió su nombramiento la misma mañana que cumplía cincuenta y cuatro años. Por la tarde hubo da pasar por el duro trance de un abigarrado debate organizadlo por el Club Convergencia, en el que el público le era declaradamente hostil y los demás participantes sostenían posturas de carácter más bien rupturista.

Dos actitudes políticas quedaron claramente yuxtapuestas cuando el profesor Tierno Galván definió la reforma como un «escalón», añadiendo: «Sería Innoble admitir que nosotros nos vamos a parar en el supuesto de la democracia formal. Aspiramos a una democracia socialista.» Tales palabras fueron calificadas como «muy graves» por Fraga, quien en el torno de réplica dijo: «Crear una falta de confianza en ese terreno es hundir te democracia desde su fundación.» Mientras para él la democracia occidental con su capacidad de auto-perfeccionamiento debe ser el punto de llegada, para el profesor socialista no es sino la línea de salida.

WILLY BRANDT.—Si la negociación entre la oposición y Gobierno tiene por fin lugar, un alto porcentaje del éxito le corresponderá al «Equipo Demócrata Cristianos auténtico ingeniero de tan peculiar puente. También será preciso reconocer el pragmatismo de 3a Federación de Partidos Socialistas» y del

«Partido Socialista Popular», que —aun encrespando la iras del «P. S. O. E.» y el «P. C. E»— no dudaron en participar en las reuniones de los llamados grupos moderados.

Unas palabras, vertidas en A B C por el diplomático Enrique Larroque —cuyo «Partido Liberal» acaba de celebrar su primera Asamblea General— deben ser objeto de reflexión si las negociaciones comienzan:

«Sería absurdo pretender convertir los mínimos de la oposición en algo Inflexiblemente impuesto al Gobierno.»

La Inminencia del Congreso del «P. S. O. E.», con muchas posibilidades de ser autorizado, subraya, por otra parte, el interés de dos frases escuchadas por su secretario general, Felipe González, de labios de Willy Brandt en el transcurso de la sesión de apertura del XIII Congreso de la Internacional Socialista:

«Ya no nos enfrentamos solamente al comunismo de Moscú, de Pekín y sus variantes de comunismos nacionales. También nos enfrentamos al fenómeno que, en forma vaga y ambigua, es calificado da "eurocomunismo" — P. Í.B.

 

< Volver