Autor: Onega López, Fernando. 
   La llaga     
 
 Ya.    05/07/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La llaga

Don Fernando Onega escribe en "Arriba":

"Fuentes oficiales muy autorizadas decían hace tiempo que se podía resistir con tranquilidad un aumento de precios del cuatro por ciento. Voces emanadas de las cimas de la economía señalaban que a partir de esa cota comenzaba el peligro. Ahora la cifra casi se ha multiplicado por tres, y ni siquiera la conciencia de que se trata de un fenómeno continental y mundial es suficiente para aportar serenidad: ese dato que se ´ha publicado—un 11 por 100 de incremento en los últimos doce meses—supera las más petimistas previsiones.

Los precios, a lo que se ve, te escapan a toda regulación, a toda contención por vía administrativa Todas las normas legales que se adoptaron en el último año han sido rebasadas por la realidad. El control, incluso descentralizado a nivel de gobernadores civiles, la posibilidad de denuncia, todo, todo ha sido pasado por alto. Unas cuantas subidas autorizadas en materias básicas sirvieron para que casi ningún producto se librase de la carrera. Y el fenómeno se ha producido en cadena, con una aplastante normalidad, casi con lógica, con el único quejido de la capacidad adquisitiva que, a base de utilizarlo, hasta perdió fuerza de convicción.

Meses tradicionalmente estacionarios, como mayo, han experimentado elevaciones superiores a las normales. Si los precios suben hasta en épocas de remanso, ¿qué cabe esperar del verano, qué de las próximas Navidades? Las miradas vuelven a clavarse en el Gobierno, como esperando la mano milagrosa que resuelva la. situación. El ministro de Comercio acaba de decir en Bilbao que "los niveles de precios dependen del sentido de la responsabilidad de los distintos grupos sociales" Tengo para mi que el señor Cotorruelo, sin ningún eufemismo, ha puesto su dedo en la llaga. Porque es en ese punto precisamente donde están las lagunas."

 

< Volver