Autor: Colchero Sainz, José Virgilio. 
   Schmidt teme que la economía frene el proceso democrático español  :   
 El canciller alemán sugirió una "acción concertada" mediante el diálogo directo entre obreros y patronos, pero insistió en la necesidad de aplicar previamente las libertades sindicales. 
 Ya.    09/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Schmidt teme que la economía frene el proceso democrático español

El canciller alemán sugirió una "acción concertada" medianía el diálogo directo entre obreros y patronos, pero insistió en la necesidad de aplicar previamente tas libertades sindicales

La crisis económica española se enmarca en 1a crisis económica mundial, pero la elevada tasa de inflación es "de producción casera", según ha juzgado el canciller Helmut Schmidt en su visita a España.

Parece ser que el jefe del Gobierno germano, experto en cuestiones financieras, ha abandonado Madrid con el temor de que el proceso deniocratizador y de integración de España a Europa pueda encontrar graves dificultades si no se sanea la economía y se alimínan riesgos de conflictos laborales.

En la crítica situación económica española sería muy grave que huelgas—de motivación puramente salarial o impulsadas por razones" políticas—alterasen la producción e hicieran cundir por el extranjero la desconfianza en la economía española. En sus conversaciones au Madrid con el dirigente socialista Felipe González y con el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, el canciller alemán ha apuntado la conveniencia de que a través de un diálogo entre representantes se cree un clima social que aminore el riesgo de huelgas.

SISTEMA DE "ACCIÓN CONCERTADA"

Este sistema se conoce en Alemania con el nombre de "acción concertada") (término que no tiene nada, que ver con la "acción ceneertada" de nuestro Derecho administrativo) j en él dialogan los representantes obreros y los patronales, sin que en las decisiones intervengan de manera directa los representantes gubernamentales, cuya función se asemeja más a la de arbitros o amigables componedores. Pero Schmidt insistió en la necesidad de que previamente se apliquen las libertades sindicales.—-COLCHERO.

 

< Volver