Objetores de conciencia. 
 La lucha no ha cesado     
 
 Diario 16.    11/01/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

martes 11 -enero 7 //DIARIO 16

Objetores de conciencia

La lucha no ha cesado

MADRID, 11 (D16). — La lucha por el reconocimiento del derecho a Ja objeción de conciencia y la creación de un servicio civil alternativo al servicio militar, no ha cesado con la publicación el pasado día 5 de un decreto que ofrece la posibilidad de realizar un servicio cívico a quienes por motivos religiosos se opongan al servicio militar.

Alrededor de cuarenta Jóvenes objetares que ya vienen realizando servicios civiles en Madrid, Bilbao, San Sebastián, Can Serra (Hospitalet), Málaga, Vích, Tarragona, Valladolid, Vitoria, Palma de Mallorca, Alcoy, Valencia, Alicante, Córdoba, Oviedo y Zaragoza, se reunieron los días 8 y 9 del presente mes para analizar la nueva normativa dictada por el Gobierno. Llegaron a la conclusión de que no reconoce el derecho a la objeción de conciencia.

Discriminatorio

Consideran que el decreto es discriminatorio porque limita las motivaciones de los Jóvenes que podían acogerse a él, al reconocerse únicamente razones religiosas, no contemplando las de índoles políticas, éticas o morales.

La concesión de prórrogas, dicen los objetores, está condicionada a la obtención de tres certificados de conducta favorable. En caso de resultado negativo permanece la obligación de realizar el servicio militar obligatorio. Y aun si finalizara esta tarea cívica en condiciones favorables pasará el objetor a la situación de reserva.

Su alternativa

Estiman que por el tiempo de duración del servicio civil —tree años— se trata mas bien de un castigo, así como por el hecho de tener que realizarse en zonas militares distintas a la de residencia.Insisten en dialogar con el Gobierno en torno al proyecto de estatuto para la objeción de conciencia, presentado en noviembre de 1971 por la Comisión Nacional Justicia y Paz.

Opina el primer objetor católico

José Luis Beunza, primer objetor de conciencia católico, que en 1971 se negó a cumplir el servicio militar, por lo que sufrió un consejo de guerra, ha declarado a Logos que "no se ha reconocido aún el derecho de objeción de conciencia. El Consejo de Ministros ha dado normas para tratar el caso de quien se niega a cumplir el servicio militar por cuestiones religiosas, y esto es insuficiente. Este caso se da solamente «a los testigos de Jehová, que no están dispuestos, por otra parte, a desempeñar ningún servicio cívico".

"Es un paso, evidentemente —comenta Beunza—, y to« do depende ahora de la flexibilidad con que se aplique la ley. En otros palees también se comenzó a legislar sobre el tema con disposiciones rígidas y cortas, pero que se aplicaron después con gran flexibilidad. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en muehos de esos patees ya >e comenzó a afrontar la objeción de -conciencia en loa años 20 y 30. La ley española, por tanto, no alcanza un nivel europeo."

 

< Volver