Orden público     
 
 Informaciones.    07/07/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ORDEN PUBLICO

EN el cuartel del regimiento Valencia (de Santander) se ha visto la causa contra ocho personas participantes en grado de antoría o complicidad en el secuestro del industrial navarro señor Huarte, en la segunda quincena del mes de enero del año en curso. El hecho reportó a la organización separatista E. T. A. 50 millones de pesetas, la cantidad más importante obtenida jamás en España por un hecho delictivo. En el proceso no se ha revelado, en líneas generales, nada que no se conociera ya por las declaraciones del Interesado y las versiones facilitadas por la Policía. Tan sólo que uno de los hermanos del secuestrado se entrevistó personalmente en Madrid con el ministro de la Gobernación —sin que se sepan los términos de la conversación— y algunos detalles sobre la entrega del dinero, libramientos bancarios en el exterior e intermediarios, aunque no así el nombre de la persona que facilité el contacto entre la E. T. A. y la familia Huarte. Durante la vista se produjeron incidentes al prorrumpir algunos procesados gritos separatistas la sentencia —hecha pública, pero pendiente de aprobación superior— condena a los procesados por antoría de un delito de terrorismo a la pena solicitada por el fiscal (treinta años), mientras que los encausados por complicidad son condenados a quince años, cinco menos de los que se pedían para ellos.

Otro juicio de diferente matiz, pero también por un suceso que en su día causó vivo impacto en la opinión pública, se ha visto en La Corana. Se trata de la muerte de un estudiante de Medicina de la Facultad de Santiago abatido por los disparos de un subinspector del Cuerpo General de Policía de la Comisaría de dicha ciudad en los primeros días del mes de diciembre de 1972. Bajo la Inculpación de asesinato, con la atenuante de arrepentimiento espontáneo y la agravante de alevosía, el Ministerio Fabuco solicita para el procesado —don Luis Miguel Quiroga Bouze— la pena de veinte años de reclusión (treinta, la acusación privada). Aún no ha sido hecha pública la sentencia.

En la Audiencia Provincial de Madrid se ha visto, a puerta cerrada, el recurso de apelación contra el auto de procesamiento del subinspector del Cuerpo General de Policía —primera Brigada Regional de Investigación Social— don Pedro Fraile Caballero, acusado del delito de homicidio frustrado en la persona de un individuo que, al intentar ser detenido por el procesado, se rebeló contra el mismo con una navaja, usando el policía de su pistola reglamentaria. El Juzgado de Primera Instancia rechazó en su día el recurso de reforma contra el auto de procesamiento que ahora se apela.

 

< Volver