Autor: M. A. I.. 
 Para dialogar con el Gobierno. 
 En marcha una coalición de personalidades políticas y grupos de la oposición  :   
 Don José María Gil-Robles y don José María de Areilza entre los interlocutores de los distintos sectores para negociar conel poder. 
 Informaciones.    16/10/1976.  Página: 1, última. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

PARA DIALOGAR CON EL GOBIERNO

En marcha una coalición de personalidades políticas y grupos de la oposición

DON JOSÉ MARÍA GIL-ROBLES Y DON JOSÉ MARÍA DE AREILZA ENTRE LQS INTERLOCUTORES DE LOS DISTINTOS SECTORES PARA NEGOCIAR CON EL PODER

MADRID, 16 (INFORMACIONES, por M. A. I.).—Paralelamente a loa trabajos y reuniones de Coordinación Democrática, en determinados círculos políticos próximos a, este organismo se admite la posibilidad de que por iniciativa, compartida con otros grupos políticos de centro, de los cuatro partidos que en C.D. tienen mayor peso específico (P.S.O.E., P.S.P., P.C.E. e Izquierda Democrática) se esté elaborando una línea de actuación que —como adelantábamos ayer— apuntaría hacia la ampliación del espectro de partidos que hoy integran Coordinación Democrática, para establecer una línea de negociación con el Gobierno.

Se trataría, en definitiva, de la formación de una plataforma de personalidades políticas en la que, además de los partidos que representaran a Coordinación Democrática, se incorporarían otras de diversos sectores de la oposición democrática, incluyendo a los grupos considerados como más moderados.

Esta plataforma de personalidades políticas se consideraría como el instrumento que, en su día, pueda establecer, de forma concreta, una alternativa dé negociación con e) Gobierno desde planteamientos pragmáticos. Los planteamientos estarían basados en la negociación de unas condiciones previas que se resumirían en el establecimiento de las libertades políticas (exigencia que ban planteado también los partidos de la Democracia Cristiana), regreso de todos los exiliados políticos y acceso igualitario a los medios de difusión, en especial a la radio y a la televisión.

Esta plataforma o «comisión negociadora» recabaría igualmente la formación de un Gobierno pactado que presidiera el periodo constituyente, elaborase una ley electoral y planteara un programa económico en el que se estableciera un «compromiso político» —no un pacto social— entre las fuerzas de la clase obrera y la burguesía. Se trataría de que este programa mínimo pudiera ponerse en práítica inmediatamente.

AREILZA - GIL-ROBLES

Por lo que respecta a la identidad de las personalidades políticas que podrían formar parte de la mencionada plataforma o comisión negociadora, y sobre la base de la presencia en la misma de los cuatro partidos ya referidos, se perfila la incorporación a ese frente de negociación de representantes de las grandes fuerzas de la democracia cristiana no integrada en C.D. y de la social democracia. En este sentido, don José María Gil-Robles sería el factor aglutinante de la línea moderada en la oposición democrática. Y el ex ministro de Asuntos Exteriores don José María de Areilza (con el consenso incluso del Partido Comunista) se identificaría como el nexo de unión de los contactos entre la oposición y el Gobierno. Asimismo se contemplaría la necesidad de que en la «comisión negociadora» se contara con la presencia de un gran industrial y representaciones de Euskadi y Cataluña.

Respecto a la configuración de esta pla-

(Pasa a la última página.)

COALICIÓN DE PERSONALIDADES Y GRUPOS DE LA OPOSICIÓN

(Viene de la pág, primera.) informa d e personalidade, políticas —entre las que ya existen contactos siquiera prelíminarmente estab1ecidos— se detecta, en las áreas de la Presidencia, una actitud de reserva no exenta da interés.

Según las últimas informaciones recibidas, en el grupo (1 e personalidades políticas que integrarían la coalición figurarían ya los nombres de Satrústegtii, Antón Cañellas. Josep Andréu (Asamblea de Cataluña) , Ajuriaguerra (Partido Nacionalista Vasco) Fernández Ordóñez y Camuñas, junto con los líderes de los ya mencionados partidos de Coordinación Democrática, Felipe González, Enrique Tierno Galván y Ruiz-Giménez. Al parecer, el problema de la integración dei Partido Comunista, que produciría alguna disparidad áe criterios, podría resolverse con la presencia de un hombre como Manuel Azcárate.

Esta coalición de personalidades políticas serviría, de algún modo, como base a una alianza de tipo electoral, un «codo a codo» en el que pudiesen encontrarse estos grupos, sin perder su identidad específica. Se configuraría asi un pacto en el que estaría garantizada la colaboración de la derecha civilizada, el centro y la izquierda que contribuya, decisavamente, al impulso de una monarquía democrática.

 

< Volver