Gibraltar     
 
 Informaciones.    21/07/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

GIBRALTAR

LA Roca, o el Peñón —Gibraltar, en definitiva—. se endurece; política, no geológicamente. De forma inesperada, una nota de la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores español ha dado cuenta de la enérgica carta que nuestro representante en las Naciones Unidas ha entregado al secretario de la organización mundial. En ella se denuncia la indiferencia británica por continuar unas negociaciones —el famoso «pensar juntos»— y se hace una historia desde que en diciembre de 1968 las Naciones Unidas emplazaron a los Gobiernos de la Gran Bretaña y España a negociar sobre el particular. «En las citadas entrevistas se ha discutido la cuestión de Gibraltar, y el Gobierno español había elaborado un proyecto de régimen especial para salvaguardar, al término de la situación colonial, los intereses de la población gibraltareña conforme establecen las resoluciones de las Naciones Unidas», dice un párrafo de la carta.

En otra parte de la misma se carga el énfasis en la utilización unilateral británica de la llamada zona neutral —es decir, el istmo de tierra que enlaza el territorio gibraltareño con La Línea de la Concepción— para asentar allí el aeropuerto de Gibraltar, simultáneamente civil militar. «Al continuar abusivamente utilizand Gran Bretaña la zona neutral del istmo, nunc cedida al Reino Unido, y al abusar también d las aguas y espacio aéreo españoles, compróme te seriamente la seguridad de mi país», puede leerse. Mas es en la severa advertencia final de la antedicha carta, donde se aprecia el endurecimiento de la posición española: «Hasta tanto podamos dar una cumplida respuesta a la opinión pública española, que exige la descolonización de Gibraltar, conforme lo han estipulado las Naciones Unidas, mi Gobierno tendrá que meditar muy seriamente sobre los pasos adicionales que deba dar en relación con este problema». Parece que de primera instancia, los pasos adicionales podrían afectar a las facilidades de sobrevuelo del avión regular de línea de la compañía British Caledonian, que hace el servicio directo Londres-Gibraltar.

El pasado 5 de Julio, durante las sesiones de la Conferencia Europea de Seguridad, tenidas en Helsinki, los ministros de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña y España tuvieron una entrevista que, a lo que se ve ahora, no ha sido muy provechosa. En su intervención durante la conferencia, el señor López Rodó expuso a sus 32 colegas la anacronía de la situación, con las siguientes palabras: «Nuestra adhesión a los principios que deben regir las relaciones entre los Estados de Europa no supone en modo alguno la aceptación del "status" colonial de Gibraltar, único subsistente en la Europa de 1973. Al hacer esta declaración quiero expresar nuestro sincero deseo de entablar negociaciones con Gran Bretaña para poner fin, de acuerdo con las reiteradas resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas, a esta anómala situación que sólo podrá resolverse con e! retorno de Gibraltar a mi país.»

El presidente del Gobierno, en su discursó a las Cortes, se ha referido al problema de Gibraltar diciendo que Impide que nuestras relaciones con la Gran Bretaña lleguen a alcanzar la plenitud que serla deseable para ambos pueblos.

 

< Volver