Ampliar los limites del Movimiento     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 6. 

AMPLIAR LOS LIMITES DEL MOVIMIENTO

El último semestre de 1974 estuvo signado, aunque no exclusivamente, en lo político, por la pugna, en el terreno de la ideología y mirando siempre el futuro, entre dos conceptos, conceptos más que tendencias; entre dos significados o apellidos a aplicar al Movimiento Nacional.

De un lado, el Movimiento-organiza-ción, la estructuración jerárquica resultante de la fusión histórica de Falange Española y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista. Del otro, el Movi-miento-comunión, la fecunda idea de al-•bergar a todos los españoles en una comunión auténtica de principios que integrase a los más, por encima de estructuras que muchos podrían considerar ajenas.

En la toma de posesión del nuevo vicesecretario general del Movimiento, el titular de Secretaría General, don Fernando Herrero Tejedor, ha pronunciado un esclarecedor discurso, programático más que ceremonioso, definidor más que protocolario. La palabra clave del mismo fue la de integración. Integración, en el juego político, de la izquierda y de la derecha con ánimo de contemplar una España fuerte y unida. Y exclusión de los extremismos individuales y totalitarios. Y, también, desarrollo´ de la participación de todos en las áreas nacionales.

«Creo —dijo el señor Herrero Tejedor— que esto resume, en grandes trazos, lo que ha sido siempre la política del Movimiento y sobre la que, en la hora presente, el Gobierno del presidente Arias ha planteado sus proyectos de soluciones concretas. Yo he venido a servir a estas ideas. A intentar que todo el valor de los ingentes beneficios acumulados durante casi cuarenta años por la acción de un hombre, Franco, y el servicio de los españoles a sus órdenes, pasen, sin beneficio de inventario, a la España que la Monarquía del Príncipe Juan Carlos de Bor-bón tendrá que servir en la misma línea de desarrollo de todas nuestras posibilidades nacionales.»

De las palabras del señor Herrero Tejedor _se desprende, así lo creemos, la afirmación de que lo que se pretende, de cara a_ese futuro asocíacionista que puede servir para una democratización y una participación del pueblo español, de la mayoría de sus hombres, en las tareas y decisiones de Gobierno, es ampliar al máximo los límites del Movimiento, plantear la necesidad de un Movimiento-comunión, que insjpire el tronco común de nuestros principios esenciales, de nuestra constitución, en suma. El nombre, la denominación, seguirán siendo los mismos. Pero para ´que esos beneficios acumulados en los casi cuarenta años del Régimen de Franco pasen, «sin beneficio de inventario» a Don Juan Carlos, que es tanto como decir a las nuevas generaciones, la Secretaría General debí huir del monopolio extensivo de un antiguo partido único d« encuadramiento y servir de instrumento integrador.

En esa confianza, con esa esperanza, entendemos el sustancial discurso del señor Herrero" Tejedor, como continuación y afirmación d« una actitud positiva que busque qu« la herencia legítima del Régimen sea para todos los que, de principio, no ee autoexcluyan con sus extremismos, tanto individuales como totalitarios.

 

< Volver