La semana política     
 
 Informaciones.    28/07/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La llegada del Jefe del Estado a su pazo de Meirás (La Coruña), asi como la suspensión de las tareas parlamentarias en las Cortes durante dos meses y el comienzo el 1 de agosto de las funciones del Ministerio de Jornada en San Sebastián, marcan ya el inicio de las vacaciones oficiales que imprimirán a la vida pública un ritmo de laxitud.

Al Consejo de ministros de ayer podríamos calificarlo de «aluvión», pues prácticamente hubo de todo: medidas de política .monetaria, retoques de precios, reestructuración interna del Ministerio de Comercio, asuntos de enseñanza universitaria y ordenación de precios hoteleros para el próximo año. Los funcionarios de Administración Local vieron atendido su viejo deseo de equiparación con sus colegas de Administración Central; bien para ellos, desde luego, pero no tanto para las arcas municipales, que son infinitamente más desiguales que las del Estado. Numerosos nombramientos: una treintena en cargos definibles como de funcionarios de confiama y algunos altos cargos, aunque en general los niveles superiores de decisión estaban cubiertos desde junio y el resto desde julio.

Entre los nombramientos habidos destaca el del duque de Cádiz como presidente del Instituto de Cultura Hispánica, que tendrá como segundo al señor Solé Villalonga, antiguo subcomisario del Plan. Subgobernador del Banco de España ha sido designado don Nemesio Fernández-Cuesta; en Justicia, relevo —entre militares— en la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. Un ex ministro del anterior Gabinete, el señor Sánchez Bella, seguirá vinculado a la Administración: ha sido designado presidente del Banco Hipotecario. En cambio, otro ex ministro se orienta más por la iniciativa privada: el señor Lopes-Bravo (que ya era consejero de un gran Banco privado) vuelve ahora al Consejo de la empresa Petroliber (refinería de petróleo de La Coruña).

El domingo 22 fue el cuarto aniversario de la proclamación de don Juan Carlos de Barbón como Principe de España con derecho a la sucesión a la Jefatura del Estado a titulo de Rey; los periódicos han coincidido unánimemente en su significado como garantía de futuro.

En Santiago de Compostela, el capitán general del Departamento marítimo, almirante Gomáles-Aller, ofreció, por delegación superior, el tradicional homenaje nacional al santo Patrón de España. En las altas naves de la catedral compostelana dijo: «Desde que recibiste el mandato de evangelizar nuestras tierras, hasta entonces dispersas y heterogéneas, y con él fruto celestial de vuestra semilla, se produjo la unidad católica de todos los pueblos. Fuisteis así, vos, el cimiento de nuestra nacionalidad, y puesto que en todo ello obrasteis por mandato divino, nuestra fe nos lleva al convencimiento de que España es una porque Dios así lo quiso. Hoy como ayer —continuó— los sin Dios y sus enemigos redoblan sus esfuerzos para combatirle, atacando sus obras en la tierra, y entre ellas esta unidad espiritual y material de nuestra patria.»

Finalmente, el capitán general de Canarias, don José María Pérez de Lema, inspeccionó las unidades del Tercio sahariana Alejandro de Farnesio, IV de la Legión, en sus acuartelamientos de Villa asneros, la población más meridional del territorio de Rio del Oro.

 

< Volver