Decidido proposito del Gobierno de "dar la libertad que necesita España"  :   
 Palabras del vicepresidente primero del Gobierno en el homenaje de los Municipios Y Diputaciones españoles al capitán general Carrero Blanco. 
 ABC.    23/05/1974.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. JUEVES 23 DE MAYO DE 1974. EDICIÓN DE

DECIDIDO PROPOSITO DEL GOBIERNO DE «DAR LA LIBERTAD QUE NECESITA ESPAÑA»

Palabras del vicepresidente primero del Gobierno en el homena|e de los Municipios y Diputaciones españoles al capitán general Carrero Blanco

«No somos ni enemigos de la libertad ni enemigos de la evolución, pero no nos dejaremos seducir ni por los gestos teatrales, vengan de donde vinieren, ni por las actitudes equívocas», ha dicho el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Gobernación, don José García Hernández, en el homenaje de los Municipios y Diputaciones españoles al capitán general don Luis Carrero Blanco.

Al acto, celebrado en el Instituto de Estudios de Administración Local, asistieron la duquesa viuda de Carrero Blanco, doña Carmen Picliot, asi como doña María Victoria Quirós Kivas y doña María Grades

Acosta, espesas, respectivamente, de don Juan Antonio Bueno Fernández y don José Luis Pérez Mogena, inspector de Policía y conductor muertos en el mismo atentado que el presidente de] Gobierno. También estuvieron presentes el subsecretario de la Gobernación y altos cargos de ese mismo Departamento.

En primer lugar, el alcalde de Sevilla, don Juan Fernández Rodríguez, y el presidente de la Diputación de Barcelona, don Juan Antonio Samaranch Torelló, en nombre de los Ayuntamientos y Diputaciones, hicieron ofrecimiento de las medallas de oro concedidas a título postumo al capitán general y a los dos funcionarios muertos.

Seguidamente se hizo entrega de las me. dallas de oro de los Ayuntamientos de Albacete, Almería, Andújar (Jaén), Arrecife de Lanzarote, Baños de la Encina (Jaén), Barbate de Franco (Cádiz), Barcelona, Bilbao. Burgos, Chucena (Huelva), Ecija (Sevilla), Ja vea (Alicante), ka Corona, Palma de Mallorca, Pónferrada (León). Puerto de la Cruz (Tenerife), Santoña (Santander), Sevilla, Valencia, Vallado-lid, Villacarrillo (Jaén) y Zamora. A continuación fueron entregadas ¡ las medallas de las Diputaciones Provinciales de Almería, Barcelona, Ciudad Keal. Cuenca. Granada, Huelva, Huesca, León. Logroño, Madrid, Málaga, Salamanca. Sevilla. Soria. Zamora y Zaragoza.

Cerró el acto el señor García Hernández, quien comenzó por manifestar que la desaparición del presidente Carrero Blanco constituye motivo de permanente recuerdo para todos y su memoria no podrá ser jamás objeto de olvido. Se refirió a continuación al enorme sacrificio >jue representa un acto de servicio permanente y continuado, por lo que su muerte fue una pérdida nacional con la que «se quiso asesinar la libertad de los españoles, lo que no estamos dispuestos » permitir los que tuvimos que hacernos cargo de la situación creada con su desaparición. Frente a los que olvidan, estamos los que jamás olvidaremos el ejemplo de estas tres vidas ofrecidas por Dios y por España: frente a quienes se permiten considerar que su sacrificio fue pasajero, si nosotros pensára-mbs que fue un mero accidente perderíamos nuestra propia memoria y responsabilidad».

Dijo más adelante el ministro de la Gobernación que aún continúan •vigentes las palabras del que fue presidente del Gobierno cuando señaló que «no hay sitio en España para los mercenarios del crimen», pues pensar lo contrario nos llevaría al desastre. «No somos —continuó— ni enemigos de la libertad ni enemigos de la evolución, pero no nos dejaremos seducir ni por gestos teatrales, venean de donde vinieren, ni por las actitudes equívocas. El Gobierno ha de ser fiel a la memoria del_ almirante y a su ejemplo. Tío nos empujarán ni olvidos de unos ni impaciencias de otros en nuestra tarea de dar la

libertad que necesita España para que la pida transcurra en un cauce fecundo y pacífico.»

Por último, el vicepresidente primero de) Gobierno hizo entrega de sendos cheques Se medio millón de pesetas a las viudas de los señores Bueno y Pérez Mogena, que [legaron al Ministerio de la Gobernación en forma de donativo anónimo una parte, f otra de un nombre muy conocido, y terminó expresando el propósito irrenuncia-ble del Gobierno de que la muerte del capitán general, el insnector y el conductor no sean un sacrifio inútil. «Si lo fuera, asumimos la responsabilidad de que se nos exijan las cuentas necesarias.»

 

< Volver