Dos declaraciones en Barcelona     
 
 Informaciones.    22/08/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DOS DECLARACIONES EN BARCELONA

BARCELONA, 22. (INFORMACIONES y resumen de agencias.)—En relación con la Jefatura del Estado que en funciones desempeña el Principe don Juan Carlos y su aconsejable prolongación, el señor Samaranch ha manifestado en unas declaraciones hechas al notario de Barcelona» que la situación depende de muchos factores, y que, a su parecer, el Príncipe ha sabido estar, una vez más, en su puesto con una lealtad, dignidad y autoridad admirables. El señor Samaranch se manifiesta asimismo partidario del reconocimiento de los derechos sucesorios del infante don Felipe y declara ser forzosamente optimista de cara a nuestro futuro político.

Por otra parte, y en unas declaraciones concedidas al también diario catalán «.Tele/Exprés», el presidente de los Círculos Doctrinales José Antonio, señor Máiques Horrillo, ha manifestado que «Za falange hoy es una cosa que no existe como organización», y señala que no existe desde el ano 37, en que se fusionó en el Movimiento Nacional, que es una creación de Franco y que no tiene nada que ver con la Falange, ni como organización ni como idea.

pspwj

Fiy DON JUAN ANTONIO gil SAMARANCH:

«SOY HOMBRE DEL MOVIMIENTO, LEAL A FRANCO Y AL FUTURO DEL PRINCIPE DE ESPAÑA»

«En política sólo puede haber una meta auténtica: servir a la comunidad», ha declarado el presidente de la Diputación de Barcelona, procurador en Cortes y consejero nacional del Movimiento, don Juan Antonio Samaranch ToreH6, a «Diarlo de Barcelona».

KI señor Samaranch se muestra partidario del reconocimiento de los derechos sucesorios del infante don Felipe y declara ser forzosamente optimista de cara a nuestro futuro político, pues cree en el pueblo español y su sistema Institucional; él mismo se define como «hombre del Movimiento, leal a Franco y al futuro que encarna el Príncipe de España».

«Sobre el planteamiento hecho por la Cámara Alta sobre el desarrollo político creo —dice— que responde a la exigencia actual de la sociedad española, cuya madurez política se ha puesto de manifiesto en circunstancia tan dolorosa como fue el asesinato de Carrero Blanco y en momentos de inquietud nacional a raíz de la enfermedad de nuestro Caudillo.» Por otro lado se muestra partidario de la prudente e Ininterrumpida evolución, pues considera que los -cambios radicales jamás responden a circunstancias reales.

Respecto a las asociaciones, manifiesta ser partidario de ellas, pero anteponiendo tres condiciones para su existencia. «En primer lugar —señala—, que acepten nuestra legalidad; segundo, que estén enmarcadas dentro del Consejo Nacional, y tercero, que se les permita un juego electoral.»

Con relación a la «interinidad» del Príncipe Juan Carlos y a su aconsejable prolongación, opina que la misma depende de muchos factores. Cree también que el Príncipe ha sabido estar una vez más en su puesto con una lealtad, dignidad 7 autoridad admirables.

Respecto a la Diputación de Barcelona y a los problemas más inmediatos, señala que «preocupa por encima de todo la discusión en las Cortes Españolas por la ley de Bases de Régimen Local».

Por último manifiesta la conveniencia de la entrada de España en el Mercado Común, declarando al respecto que «a medida que crezca nuestra dimensión económica, más cerca estaremos de la C. E. E, a pesar de las maniobras de toda clase que debemos sufrir, las cuales, amparándose en motivos políticos, nos niegan directa o indirectamente derechos que por nuestra historia y geografía nadie nos puede negar».

!R\ü?!5!

DOCV MEGOyJSI MÁRQUEZ: «EL MOVIMIENTO NADA TIENE QUE VER CON LA FALANGE, NI COMO ORGANIZACION NI COMO IDEA»

Don Diego Márquez Horri-üo, presidente nacional de los Círculos Doctrinales José Antonio, ha formulado unas declaraciones al vespertino barcelonés «Tele-Exprés», en las que señala que cía Fala-ge hoy es una cosa que no existe como organización». Es una idea política —señala— con una serie de soluciones que muchos de nosotros entendemos que son válidas; por eso seguimos llamándonos falangistas y considerándonos falangistas. No existe una organización que se llame Falange Española desde el año 37 en que se fusionó en el Movimiento Nacional, que es una creación de Franco y que no tiene nada que ver con la .Falange ni como organización ni como Idea.

No tenemos una organización única, una organización propia como pueden tener otros grupos políticos de este país. Podemos estar mas o menos incrustrados en unos sitios o en otros; podemos incluso haber formado unos pequeños o grandes grupos; no tenemos una disciplina única de partido, ni tenemos un mando de partido ni tenemos una actuación ni una línea concreta a seguir; cada uno de nosotros hace lo que cree que debe hacer. La Falange supone una posibilidad; creo que las soluciones que tiene par» ios .>obiemas políticos, spcraierr, e con´ó micos y de íoao troo pata España, pueden valer.

El señor Márquez Horrillo dice más adelante: Un falangista es un hombre que quiere una tranformación total de España y de la propia sociedad española en sus estructuras económicas, educacionales... Un hombre que siga pensando que España debe desenvolverse en un área político - capitalista y que debe constituirse en sistema de Gobierno monárquico, no es falangista. Una cosa es considerarse y otra es ssrlo. Yo no tengo el falangistómetro, pero... pensar que todo e: que se ha puesto una camisa azul es falangista, es una confusión terrible. Lo que pasa es que el Movimiento se ha confundido con la Falange, porque los símbolos nos lo han tomado y con estos símbolos, desde el Movimiento hasta don Blas Pinar, hacen con ello «mangas y capirotes».

La falange no es u:i partido que le apetezca ni le guste la monarquía como forma de Gobierno, pero lo consideramos como accidental, porque no es una doctrina política.

El socialismo es una cosa y nosotros somos otra. Aparte de que no considero mas socialismo que el marxiste. Los otros me parecen un azucarillo. Aquí en España, o se es marxlsta o no se es nada. Los socialistas que conocemos todos en España son vitalmente de derechas. Su forma de vida y su forma de entender las cosas son muy de derechas. Es posible que-nosotros seamos utópicos, creo que el desmontaje del capitalismo se puede hacer, aunque costará trabajo. Si nosotros tuviéramos el poder alguna vez se nacionalizaba la Banca, por ejemplo, pero posiblemente no lo tengamos nunca. AI menos totalmente.

 

< Volver