Conferencia de don Raimundo Fernández-Cuesta en el Club Siglo XXI. 
 "José Antonio jamas aceptaria el separatismo, el marxismo ni los partidos políticos"     
 
 Informaciones.    26/11/1974.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

CONFERENCIA DE DON RAIMUNDO FERNANDEZ-CUESTA EN EL CLUB SIGLO XXI:

((José Antonio jamás aceptaría el separatismo, el marxismo ni los partidos políticos»

MADRID, 26. (INFORMACIONES.)—«No se me oculta que en este ambiente aper-turista en que vivimos, que ba desbordado los limites y falsificado las finalidades señaladas por el propio Gobierno (...), palabras como las mías u otras análogas pueden servir de pretexto para una cualificación de inmovilista, cuando en realidad son palabras de cautela, de llamada a la reflexión, para que al menos sirvan de contrapeso a las exageraciones y desviaciones de las opiniones o interpretaciones contrarias», dijo ayer, entre otras cosas, el ex ministro don Raimundo Fernandez Cuesta en la conferencia que sobre el tema «La Falange, el Movimiento y el desarrollo político», pronunció ayer en el Club Siglo XXL

«En definitiva —agregó—, defendemos una política que nos ll>?ve, clara y directamente, a un desarrollo coherente con las Leyes Fundamentales, pero que, lejos de debilitar, erosionar o falsificar las Instituciones del régimen, las baga cada día mas fuertes, representativas y auténticas, a fin de que el dia de mañana el Rey disponga del régimen que ba jurado, no de otro, en perfecto funcionamiento, para llevar a cabo la tarea que constltucionalmen-te le está designada en el sistema, y del que es la cúspide.

El conferenciante dedicó largos párrcfos de su disertación a hablar de la Falange y dijo, entre otras cosas:

«La verdadera tragedia de la Falange consiste en haber sido victima de la incomprensión, pues a estas alturas hay muchos que aún desconocen su verdad; de la ingratitud, al no reconocérsele todos los sacrificios y servicios prestados a España; de -la Injusticia, por atribuírsele faltas que no ha cometido y otras realizadas por quienes diciéndose falangistas, no lo eran efectivamente, y de la deslealtad, deserción o traición de los que los que la abandonaron cuando creyeron se encontraba en riesgo de perecer.

Si el dia de mañana se estableciera la actuación independiente de cada uno de los grupos integrados en el Movimiento —dijo mas adelante—, bien en forma directa, bien mediante un régimen de asociaciones, la Falange debe hallarse dispuesta a recobrar la libertad de acción y demostrar su fuerza de atracción popular, consiguiendo lo que hasta ahora no haya podido lograr en cuanto a la implantación ´de su doctrina, y conforme a ella volver a luchar para que la unidad poli-tica y social de España se restablezca.

Por consiguiente —agregó el ex ministro—, aunque el pensamiento de José Antonio hubiese evolucionado, de haber vivido, la evolución no hubiera implicado nunca la aceptación de los separatismos, el marxismo ni los partidos políticos, puntos en que su criterio era tajante, a no ser que se admita que él hubiese destruido su .propia obra.»

Mas adelante dijo el señor Fernández Cuesta: «Las aso-´ciaciones políticas son organizaciones que pueden realizar algunas de las funciones propias de los partidos, pero no todas. Esos limites entiendo qus son los siguientes :

No imponer disciplina de opinión a sus miembros; no poder ser ideológicas ni tener representación en las Cortes ni constituir una máquina electoral para la conquista del Poder, limitaciones todas que son precisamente la dt f erencia con los partidos, pues sin ellas terminarían irremediablemente si no- lo fueran "ab initio" en partidos poli-.ticos, cualquiera que fuese el nombre que se les diera.

A mi Juicio, pues, las asociaciones políticas pueden hacer formulaciones de medidas y programas; análisis critico de soluciones concretas de gobierno; promocional1 figuras en razón de su preparación, opiniones y vocación política; contribuir a formar corrientes de opinión, avaladas por todos los miembros de la asociación que las comparten, sobre problemas determinados, que servirán determi-bierno de orientación y ayuda a resolverlos, y ayudar al perfeccionamiento del Movimiento Nacional.

Las asociaciones de acción política pueden ser medios para complementar la participación de los españoles en las tareas políticas a través de los cauces orgánicos de la familia, el municipio y el Movimiento.

Es evidente que la actuación de una persona en el marco de una asociación define, des. taca y matiza esa personalidad ante la opinión pública, y «que si esta persona, por los cauces legales de representación^ llegase a ostentarla, defenderá los puntos de vista que su asociación hubiera defendido, aunque no podrá hacerlo en nombre, y representación de la misma, porque la ley de Cortes prohibe el mandato imperativo.

Ahora bien, como la representación implica participación, pero ésta puede darse sin aquélla, porque la participación consiste en la actividad del ciudadano en la formación de las decisiones-del Poder — y esta actividad no está reducida ai ejercicio del derecho electoral del voto—, •las asociaciones tienen una posibilidad de participación •política, independientemen t e de su representatividad.»

Refiriéndose a quienes piden un cambio de Régimen, y tras justificar las conquistas sociales, económicas y políticas conseguidas por aquél en estos años, el señor Fer-nandez-Cuesta dijo:

«No se trata de eso; si de que. si aquellos acontecimientos no hubieran tenido el desenlace que tuvieron, el mundo de esas generaciones serla hoy para ellas diferente del que es.»

Al acto asistieron los ministros de Comercio, señor Femández-Cuesta; secretario general del Movimiento, señor Utrera Molina; de Relaciones Sindicales, señor Fernández Sordo, y de la Vivienda, señor Rodríguez de Miguel; asi como los ex ministros señores García Ramal, López Rodó. Sánchez Bella, Fernández de la Mora y Arburua de la Millar. Entre los asistentes se encontraban también los tenientes generales Pérez Viñeta, García Rebull y Barroso Sánchez Guerra; y los señores Elola Olaso, Fueyo Alva-rez y Suárez González.

 

< Volver