Autor: Ríos, Ricardo. 
 Señor Cantarero, en Sevilla. 
 "Contra la coacción, el fanatismo y la intolerancia"     
 
 Informaciones.    29/04/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SEÑOR QíLNTAHERO, EN SEVILLA:

((Contra la coacción, el fanatismo y la intolerancia»

Por Ricardo RÍOS

SEVILLA. 2a.

EL fracaso de las usociacionet ]>Mdc ter lamentable para toda el pueblo español, porque coa él se cerrará toda perspectiva de evolución equilibrada y racional hacía Ja democracia y no Quedará más oíternoífoo poro el porvenir que la tensión institucionalizada «aire dictadura y subversión.» Esto dijo ayer tarde el promotor de fa asociación Reforma Social Española, don Haniicl Cantarero del Castillo, en el acto de presentación en esta capital de su asociación.

«Los. hombres que estamos en Reforma social Española —dijo después— aspírame» a que la democracia política *e establezca en España exactamente igual que en otro pala europeo occidental, pero por evolución en la legalidad y desde la legalidad y dentro siempre de un marco de rigurosa disciplina y de respeto a la constitución vigente.» Se refirió después el señor cantarero al teme, de la reforma constitucional. Dijo que el programa de la asociación no podría cumplirse nunca del todo sin ella; si bien hay una pequeña parte que no lo requiere. Reforma Social Española —dijo— tiene absoluta fe en la madurez del grueso de la dase trabajadora española y sabe que no les mueve ni un afán resentido y vindicativo ni un utopismo visionario y mesiánico capaz de llevarla otra vez al trágico degolladero al que le llevó en el pasado un insensato e infantil maximalismo o radicalismo revolucionario. Lo que hoy se debate en España —insistió— es si en nuestro futuro va a imponerse definitivamente el orden democrático y la convivencia racional o la´tensión permanente entre coacción reaccionaria y violencia subversiva en una interminable linea alternativa de crisis descaliíicadoras de locura colectiva.»

«En Reforma Social Española —terminó diciendo— queremos, en definitiva, acabar con el conjuro de esos demonios familiares cuya evocación tanta frustración y tanta sangre nos ha costado; cao estos demonios familiares imagen de una superstición que nos paraliza pero que no •on en España y en todas partea mas que la coacción, el fanatismo y la Intolerancia.» Por la mañana, el señor Cantarero mantuvo una reunión con los periodistas Be-villanos en un céntrico hotel en la que dio a conocer la marcha de su pretendida aso-cted&t en Andalucía en los siguientes términos; «Huel-ra marcha bien; Cádiz, no tan bien; de Córdoba, me encuentro satisfecho; en Málaga m más despacio, pero confío en que irá bastante bien; en Granada, poco; en Almería, nada, y Jaén constituye un gran potencial, aunque tenemos dificultades de orden oficial; no obstante, sabremos dentro de poco las cifras exactas, porque el libro-regls-tio Jo recibiremos dentro de unos dlas.ü

ACTO PROHIBIDO

Hoy el señor Cantarero debía Inaugurar un ciclo de conferencias sobre. «Problemas Jurídicos», organizado por el Colegio de Abogados de Sevilla, «n el que en dias sucesivos tt>an a intervenir, entre Otros, los letrados don José Martas oil-Robles y don Felipe González, pero la autorización, gubernativa correspondiente le ha sido denegada al propio Colegio de Abogados.

 

< Volver