Declaraciones de don Raimundo Fernández-Cuesta:. 
 "La política del 12 de febrero es coherente con el desarrollo político que necesita nuestro sistema"  :   
 "El asociacionismo político es perfectamente lícito, pero ha de tener ciertas limitaciones". 
 Informaciones.    02/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

DECLARACIONES DE DON RAIMUNDO FERNANDEZ-CUESTA:

«La política del 12 de lebrero es coherente con el desarrollo político que necesita nuestro sistema»

«EL ASOGIACIONISMO POLÍTICO ES PERFECTAMENTE LICITO, PERO HA DE TENER CIERTAS LIMITACIONES*

BARCELONA, 2. iCIFRA.) «Si se llama ultraderecha la defensa con rigor extraordinario y decisión absoluta de los principios en los cuales- se inspira nuestro régimen —ha dicho don Raimundo Fernández-Cuesta— y no sólo de los principios y su espíritu, sino incluso muchas veces de la ley en que se regulan estos principios, esa actitud me parece encomiable y digna de respeto. Para mi es más respetable el que toma una actitud extremada en cuanto a la delensa de lo que hoy existe que el que toma una actitud extremada para la destrucción de ese presente actual.»

Estas declaraciones del ex ministro y miembro fundador de Falange aparecen hoy en «La Vanguardia» y fueron realizadas en la víspera del aniversario de la fundación de la Falange Española. En las mismas, el señor Fernández-Cuesta analiza la situación política actual, diciendo:

«España está pasando por unos momentos difíciles, de los cuales no se- puede zafar dada la interdependencia que existe hoy día entre todas las naciones del mundo. Pero aparte de estas dificultades de carácter universal, hay otras que pueden considerarse exclusivamente españolas y que han provocado en la opinión una cierta inquietud respecto al futuro, pero que no debemos exagerar.

No quiero decir con esto que no existan ni vayan a surgir problemas de determi--nada importancia, porque son inevitables en la vida de los pueblos. Pero de eso a darles el carácter que alguien les atribuye hay una gran diferencia.

La autoridad histórica, personal y legal de Franco reduce la posible gravedad de esas dificultades, y para el supuesto de la sucesión, nuestro Estado y sus instituciones son garantía de una transición y de una continuidad perfectamente constitucionales.

La política que inició el Gobierno -de don Carlos Arias, y cuyo contenido está expresado en el discurso del 12 de febrero es coherente con la evolución y desarrollo político que necesita nuestro sistema para adecuarse a las exigencias de cada_momento histórico. Pero este desarrollo de

nuestro régimen no está iniciado ahora, sino que viene realizándose desde el primer momento de su existencia, porque a lo largo de los treinta y tantos años de vida de un sistema de concentración de poderes hemos llegado a la institucionalización que representa la Ley Orgánica mediante una evolución democrática y sistemática.

Ahora bien, lo que entiendo es que tanto la letra como el espíritu de las declaraciones y propósitos del Gobierno actual han sido desbordados, e Incluso falsificados, por algunos sectores de la vida pública española. Y esto ha dado lugar a que en muchas revistas, en muchas conferencias, en muchos periódicos, se hayan hecho manifestaciones que nada tienen que ver con el desarrollo político que se propugna por el Gobierno y que el país considera necesario realizar.

Por consiguiente, lo que no es admisible son" esas manifestaciones a que me refiero, que a veces no son expresión de una ideología, de un criterio o de una opinión, sino que están rozando o están incluidas en actos de tipo completamente delictivo y atentatorio a los Principios constitucionales de nuestro régimen.»

Después de matizar varios conceptos, el señor Fernández-Cuesta habla de asociaciones y de Falange, diciendo: «Entiendo que el asociacionismo político en España es perfectamente licito, pero que ha de tener ciertas limitaciones, que sintetizaría en dos: que el asociacionismo en España no puede ser ni ideológico ni tener una representación directa en las Cortes o en el Consejo Nacional. Sin esas limitaciones, las asociaciones, con el nombre que tengan, serán partidos políticos.» Y concluye : «Como personalidad jurídica, Falange no existe porque ha quedado absorbida en la del Movimiento. Como personalidad física y espiritual, sí sigue existiendo, porque hay cientos de miles- de españoles que siguen creyendo en ella y conservan la voluntad de poder realizar todos sus postulados. Es más, si el régimen asóclacioni s t a llega a ser una realidad, creo se constituirán asociaciones inspiradas en esos principios falangistas.»

 

< Volver