Thomas de Carranza la entierra. 
 Nacimiento, pasión y muerte de ANEPA     
 
 Diario 16.    15/01/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Sábado 15 - enero 77/DIARIO 16

NACiONAL/7

Thomas de Carranza la entierro

Nacimiento, pasión y muerte de ANEPA

MADRIP, 15 (D16) .—Enrique Thomas de Carranza,- ex presidente de la asociación política ANEPA, según los disidentes de la misma que en la tarde del martes celebraron una asamblea "fantasma", opina que los asamblearios disidentes montaron, una vez más, una farsa democrática, justo en el momento en que nada les une al sector mayoritario del grupo.

De Carranza aseguró a D16 que la convocatoria fue hecha por el autocesado José Ramón Alonso, director del diario "Pueblo".

Comienza la historia

"La creación de ANEPA —dice Thomas— se remonta a los primeros tiempos de la década actual y fue engendrada por Rodríguez de Valcárcel, quien en aquellos tiempos quiso adelantarse buscando una plataforma de encuentro entre personas abiertas sobre ternas culturales y políticos."

"Pero, por desgracia —agrega el ex presidente de ANEPA—, y como tantas veces ha ocurrido a lo largo de la historia, desde el poder político no se divisa claramente el horizonte, y Rodríguez de Valcárcel no pudo distinguir entre los hombres sinceros y los arribistas ambiciosos de poder. En consecuencia, en ANEPA se infiltraron algunos de estos últimos, los cuales no dudaron en abandonar la asociación una vez que el inspirador fue objeto del ostracismo político, pensando seguramente que, sin Rodríguez de Valcárcel, ellos habían perdido la plataforma y la oportunidad de arribismo."

Presidente por altruismo

"Así las cosas —prosigue Thomas de Carranza—, «no de los que con gran premura optaron por el abandono fue el político Leopoldo Stampa, quien, una vez tomada la decisión de largarse, quizá para encontrar caminos más rentables, hizo gestiones para que yo le sucediera en la presidencia, cosa que consiguió tras hacer gala de formidables pruebas de "amistad" e inducirme a continuar su labor política y altruista."

"Bajo mi presidencia, ANEPA, lejos de desaparecer o fracasar, llegó a obtener cierta notoriedad, llegando a integrarse en Alianza Popular. En este momento aparece de nuevo Leopoldo Stampa quien, recuperando el perdido interés por la asociación abandonada, consigue comandar a un grupo disidente de Madrid y con él comienza a incordiar."

¿Dónde están los fondos?

"A nivel nacional, la mayor parte de los afiliados están con nosotros e igualmente se consideran incompatibles con ellos, entre otras razones porque uno de los disidentes, el señor Pérez de Alhama, se niega a entregar —nadie sabe nada sobre ello— el dinero de ANEPA a Puig y Maestro-Amado, tesorero de ANEPA, a pesar de las reiteradas demandas, algunas de ellas notariales, que en este sentido le hemos hecho. Pero Pérez de Alhama siempre encontró algún pretexto para evadir los requerimientos con el consiguiente deterioro para nuestra imagen pública", dijo Thomas de Carranza.

"Este grupo —el disidente— viene practicando con cierta frecuencia el terrorismo dialéctico, la agresión física e incluso la delación. A los insultos, a la agresión de la que fui objeto por los autodenominados demócratas Pérez de Alhama y Leopoldo Stampa, ahora se une la amenaza coa la que en la mañana de anteayer me hicieron objeto en el sentido de que si inmediatamente no abandonaba la sede de ANEPA habían de llegar efectivos de la Policía para que procediesen a mi identificación."

Continúa la farsa

"Pero toda esta farsa de la asamblea y la interina presidencia que desde el martes ostenta José Ramón —añadió Thomas de Carranza— se produce semanas después de mis intentos de someterme al voto de confianza de la Junta Nacional, al objeto de marcharme de la presidencia de ANEPA, en el caso de que el resultado no hubiese sido aplastantemente afirmativo a mi favor."

Thomas de Carranza que, a pesar de la asamblea "fantasma" del martes, continúa considerándose presidente de ANEPA, califica a los disidentes de oportunistas y les desea suerte "para que encuentren un partido político que les acoja en su seno, aunque dudo que exista alguno que se muestre tan débil e ignorante como para aceptarlos, pues conociendo a Leopoldo Stampa y a Pérez de Alhama, el de las cuentas nunca entregadas y con sus precedentes en Fuerza Nueva, la cosa no es tan fácil".

 

< Volver