Nacional. 
 Relaciones en el exterior     
 
 Informaciones.    15/09/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

RELACIONES CON EL EXTERIOR

HASTA hoy no ha sido nombrado oficialmente el profesor Fraga Iribarne para la Embajada de España en Gran Bretaña, aunque para los ministros de Asuntos Exteriores de los respectivos países la «sede vacante» no ha sido obstáculo para que «coincidan» el próximo día 24 ó 25 de septiembre en Nueva York —la tierra de nadie orilla la siempre espinosa cuestión de la prelación en la visita—, con ocasión del Pleno de la Asamblea General de las Naciones unidas. Tendremos, pues, actividad diplomática sobre Gibraltar en dos frentes: uno, el resonante de la dialéctica de la Asamblea de la O.N.U.; otro, el discreto y reservado de los cambios de Impresión y conversaciones particulares.

Pero el auténtico interés de la semana en el capítulo extranjero lo acapara la visita del ministro mauritano de Asuntos Exteriores, señor Hamdi Mouknass. Aunque si se quiere puede interpretarse como una protocolaria devolución de la visita que hiciera el señor López Bravo el pasado abril al citado país islámico, debe repararse tanto en que el protocolo nunca es estéril para la diplomacia, cuanto que el viaje se ha efectuado durante lo que todavía son vacaciones oficiales del Jefe del Estado, no obstante lo cual recibió al ministro mauritano en audiencia en San Sebastián.

Durante su estancia en España, el ministro señor Mouknass reconoció que entre los dos países existían «delicados problemas» que resolver, aunque en una rueda de Prensa en San Sebastián asegurase también que «fuera cual fuera la decisión de la población del Sahara, Mauritania las aceptaría, y esto dentro de la amistad y cooperación con España Ambos países tienen firmado desde abril de este año un acuerdo de cooperación económica, que a partir de ahora se desarrollará en aspectos Concretos medíante aportación dineraria española.

Mauritania participó el 25 del pasado julio en Agadir en una conferencia tripartita con los Jefes de Estado de Argelia y Marruecos, en la que, al parecer, se atendió más a la posible creación de vínculos económicos y mercantiles en el Mogreb que a soñar hipotéticas aventuras expansionistas.

 

< Volver