Autor: Redondela, J. A.. 
 Ante las elecciones. 
 Los partidos comienzan a unirse  :   
 Las alianzas, posibles embriones de nuevos grupos. 
 Arriba.    19/01/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Ante las elecciones

LOS PARTIDOS COMIENZAN A UNIRSE

Las alianzas, posibles embriones de nuevos grupos

MADRID. [De nuestra Redacción, por J. A. Redondela.)—El "mar de las siglas», como lo definió Fraga, continúa sin disminuir, manteniéndose fiel a una nunca enunciada teoría de «a sigla muerta, sigla puesta». A pesar de ello, y a pesar de que los «nacimientos» —por división, generalmente— superan a las «defunciones», poco a poco va haciéndose la luz y los partidos van encontrando su lugar dentro del amplio abanico político.

La llamada de las elecciones está logrando superar los basta ahora irreductibles per-sonalismos, y unos por intentar esa difícil mayoría, y otros por consciencia de su propia debilidad, comienzan a Formar alianzas que, en mu. chos casos, pueden ser el embrión de unos nuevos partidos con más fuerza y mayor amplitud de planteamientos que ¡os actuales.

En este aspecto, donde el recién constituido Centro Democrático ha venido a clarificar muchas dudas, aún con grandes posibilidades de error, puede adelantarse ya un borrador de lo que serán las próximas elecciones en cuanto a alianzas se refiere, que podrían no diferir sus. tancialmente del siguiente cuadro:

Por la derecha, el Frente Nacional, que estaría forma, do por Fuerza Nueva y PAN, con inclusión de numerosos ex combatientes y, quizá, algún que otro UNE. En una postura de derecha-centro habría que situar a Alianza Po. pular, integrada por Reforma Democrática, de Fraga Iribarne; Acción Regional, de López Rodó; Unión del Pueblo Español, de Martínez Esterue-las; Unión Nacional Española, de Fernández de la Mora; Acción Democrática Española, de Silva Muñoz, y ANEPA. Una postura más equidistante de derechas e izquierdas será la adoptada por Centro Demo. crático, que forman el Partido Popular, de Areilza y Pío Cabanillas; la Federación de Partidos Demócratas y Liberales, de Garrigues Walker, y el Partido Demócrata Popu. ¡ar, de Ignacio Camuñas, a los que deben unirse en los pro. ximos días la Unión Demó. crata Española, de Monreal Luque, y el Partido Popular Demócratacristiano, de Alva. rez de Miranda. A esta coali. ción podría sumarse muy po. siblemente la Federación Popular Demócratacristiana, de Gil Robles, e incluso la Izquierda Democrática, de Ruiz-Giménez.

En la izquierda, y de momento, sólo existe un peque, ño pacto: el constituido por Alianza Socialista, que engloba al PSOE histórico, de MuHilo; el PSDE, de García Lopez, y RSE, de Cantarero del Castillo, a la que pueden unir. se el Partido Laborista Valenciano y quizá algún grupo socialdemócrata que no se integre en el Centro Democrático.

En cuanto a los demás par. tidos, tres de ellos .aj. menos acudirán a las urnas de for. nía aislada: Falange Españo. la, de Raimundo Fernández´ Cuesta; el Partido Socialista Obrero Español, de Felipe González, y el Partido Comunista, de Carrillo. La posibilidad de una alianza socialista parece descartada y, todo lo más, puede llevar a una presentación de candidaturas conjuntas por parte del PSP, de Tierno Galvan, y la FPS, de Barón. Asimismo, las fuer, zas a la Izquierda del PC parece que no formarán con éste, sintiéndose más inclinadas, al menos en las regiones, a constituir grupos independientes, que en el caso de las Vascongadas, por citar un ejemplo, se cristal!, zarían en torno al KAS.

Respecto a los partidos re-gionales, muy poco parece decidido todavía- Algunos de ellos, con una cierta fuerza e implantación, como ei Partido Nacionalista Vasco, irán solos —o con alianzas regionales— a las urnas; otros, co. mo el Partido Gallego Independiente, de Pérez Puga y Meilán Gil, es casi seguro se adhieran a Centro Democrático.

Así las cosas, este conjunto de alianzas va a provocar en algunos grupos —está provocando ya— una serie de "re. ajustes" interiores que pue. den llevar a divisiones que impliquen abandonos en pequeños partidos para engrosar otros de tendencias simi. lares, pero con mayor fuerza potencia!. Su aspecto más po. siíivo es que, pesa a mante. nerse todavía el "mar de siglas", estas alianzas contribuyen a clarificar ´un paño-rama que hasta ahora se presentaba excesivamente confu. so para el elector español.

Arriba 13

 

< Volver