Explicación del ayuntamiento madrileño tras el veto a las conferencias de la Alameda de Osuna. 
 Están prohibidos los actos políticos en colegios nacionales     
 
 Informaciones.    21/01/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EXPLICACIÓN DEL AYUNTAMIENTO MADRILEÑO TRAS EL VETO A LAS CONFERENCIAS

DE LA ALAMEDA DE OSUNA

Están prohibidos los actos políticos en colegios nacionales

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

EL alcalde de Madrid, don Juan de Arespacochaga, ha impedido que se celebre un ciclo de conferencia» sobre temas electorales en un colegio nacional, arguyendo —según fuentes oficíales del Ayuntamiento— que «está prohibido el «so de los colegios nacionales vara celebrar actos políticos de tipo alguno».

«¿Cómo es posible que un alcalde que no lia sido democráticamente elegido y que se declara miembro de un partido (Alianza Popular) boicotee un acto político que había autorizado el gobernador civil de la provincia?» Esta pregunta, sin respuesta, es la que ayer se hicieron los representantes de la Asociación Familiar de la Alameda de Osuna cuando don José María Gil-Robles y Gil-Delgado no pudo pronunciar su conferencia en el colegio Ciudad de Guadalajara, incluida en el ciclo «Información sobre técnicas electorales», que ha organizado la citada asociación familiar.

El alcalde de Madrid, señor Arespacochaga, envió anteayer una nota al citado colegio —donde se celebró el primer acto de este ciclo— impidiendo la celebración de las próximas intervenciones, en las que también había confirmado su presencia don Gabriel Elorriaga, representante de Reforma Democrática, a cuyo grupo pertenece el señor Arespacochaga, y del que es secretario general don Manuel Fraga Iribarne. Miembros de la Asociación Familiar de la Alameda de Osuna, tras conocer el contenido de la carta, enviaron un telegrama pidiendo explicación al ministro de la Gobernación, Educación y Ciencia, gobernador civil, Presidencia y presidente del Gobierno.

EL SEÑOR GIL ROBLES PRONUNCIO LA CONFERENCIA

Los promotores del acto, ante la situación de hechos consumados —se encontraron el colegio cerrado minutos antes de las ocho—, intentaron celebrar el mismo en la iglesia de la misma barriada, por ser el único local disponible para esta clase de actos. «Sin embargo —declaró un portavoz de la asociación a INFORMACIONES—, los párrocos nos negaron la entrada.» Finalmente, el cura de la iglesia de la Ciudad Pegaso, concedió el permiso y el señor Gil-Robles pudo pronunciar la conferencia.

 

< Volver