Dos obispos enjuician los conflictos. 
 Monseñor Méndez (Pamplona): «Hay que zanjar las cuestiones surgentes según las exigencias de la justicia y los derechos de la persona»     
 
 Informaciones.    20/01/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

DOS OBISPOS ENJUICIAN LOS CONFLICTOS

Monseñor Méndez (Pamplona) «Hay que zanjar tas cuestiones urgentes según las exigencias de la justicia

y los derechos de la persona»

PAMPLONA, 20. (INFORMACIONES y resumen de agencias.)—«Es preciso revisar a fondo nuestra

convivencia social. Los conflictos que se vienen originando tienen principalmente su fuente tanto en el

pecado colectivo, que impide un orden social basado en la verdad, la justicia, el amor y la libertad, como

en el pecado que anida en el corazón de cada hombre», dice una nota del arzobispado de Pamplona hecha

pública a última hora del pasado sábado, dirigida «al pueble d Navarra» con motivo de los graves

conflictos laborales que se han registrado esta última semana en Pamplona.

«El orden social —sigue la nota—, siempre amenazado por el pecado que se da en las estructuras, hay

que desarrollarlo a diario, fundarlo en la verdad, edificarlo sobre la Justicia, vivificarlo por el amor. Pero

debe encontrar en la libertad un equilibrio cada día más humano. Para cumplir estos objetivos hay que

proceder a una renovación de los espíritus y a profundas reformas de la sociedad.»

En este mismo sentido se ha pronunciado la Conferencia Episcopal Española en su XXI Asamblea

plenaria, recientemente celebrada.

«Igualmente nos parece un deber ineludible recordar a todos los responsables del conflicto que

padecemos (autoridades, diligentes, obreros, empresarios, etc.) que con la máxima urgencia zanjen las

cuestiones urgentes según las exigencias de la justicia y los derechos de la persona.»

Por su parte, el arzobispo está realizando a diversos niveles continuas gestiones para que se imponga en el

momento actual el sentido humanitario antes que cualquier otra consideración de tipo puramente

económico o político.

SIGUE EL ENCIERRO DE MINEROS Y SACERDOTES

Por otra parte, ha continuado el encierro voluntario de los sacerdotes que hacen huelga de hambre en el

palacio arzobispal de Pamplona, aunque algunos abandonaron el encierro durante el fin de semana para

hacer frente a sus obligaciones parroquiales.

En cuanto a los mineros encerrados en el pozo «Esparza», su situación ha continuado invariable. Las

noticias sobre ellos indican que casi todos padecen desnutrición, gastroenteritis y otros trastornos. El

sábado, el ingeniero encargado de la policía minera de la Delegación Provincial de Industria de Navarra

bajó a la mina a inspeccionar el estado de conservación de las labores de mantenimiento, que al parecer

los mineros encerrados continuaban realizando.

 

< Volver