Autor: Ceberio, Jesús. 
   Navarra: Mineros y sacerdotes abandonaron el encierro     
 
 Informaciones.    22/01/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

SOCIO LABORAL

NAVARRA: Mineros y sacerdotes abandonaron su encierro

Por Jesús CEBERIO

PAMPLONA, 22. (INFORMACIONES.)~Con la salida de sus respectivos encierros de los mineros de

Potasas de Navarra y de los sacerdotes, junto con la vuelta al trabajo de la mayor parte de los trabajadores

que se encontraban en huelga. Navarra recobró ayer ¡a casi -plena normalidad.

Ya por la mañana los trabajadores de las mas importantes factorías del círculo industrial de Pamplona,

Authi, Super Ser, Papelera de.» Navarra y otras, volvían a sus puestos, tras casi tina semana de huelga, en

señal de solidaridad con sus compañeros de Potasas de Navarra. Esta vuelta al trabajo hacía presagiar que

los mineros iban a abandonar su encierro voluntario en el pozo «Esparza», donde se recluyeron el día 7 de

este mes, como protesta por la suspensión de empleo y sueldo hasta el 2 de marzo de 1.100 productores

de Potasas. Efectivamente, hacia las tres y media de la tarde comenzaron a salir los primeros mineros

encerrados y sobre las cuatro y cuarto habían salido los 45 que allí se encontraban.

Parece ser que han sido los propios trabajadores de Potasas de Navarra los que han estado haciendo creer

que eran 116 los encerrados, para que así las autoridades no supiesen con certeza los nombres de las

recluidos.

Para la hora de la salida se había convocado una manifestación en la boca del pozo, pero allí solamente se

encontraban poco más de medio centenar de familiares de los recluidos, aunque en los montes cercanos

había bastantes personas. En la boca del pozo también se éneo ntraba un equino de Televisión Española,

llegado a Pamplona expresamente desde Madrid, que ha sido el único medio informativo al que se le

permitió ser testigo de la salida de los mineros.

Los encerrados fueron reconocido;; por un servicio médico de la propia empresa. Tras este

reconocimiento médico, los mineros subieron a un autobús de la empresa, que les trasladó, con fuerte

escolta de la Guardia Civil y de la Policía Armada, hasta Pamplona y les condujo a sus r e s p ectivos

domicilios, donde se encuentran bajo vigilancia policial.

YA NO TENÍAN ALIMENTOS

Se desconoce cuáles son los motivos que han impulsado a estos trabajadores a abandonar su encierro, ya

que no se sabe si han sido satisfechas las condiciones que en su día .Impusieron para poder salir, entre las

que figuraban in-nvimidad para ellos y readmisión de todos los trabajadores despedidos de .Navarra, así

como la reanudación de las conversaciones con la dirección de Potasas de Navarra.

Lo que sí se sabe con certeza es que se les hablan acabado los alimentos

Al conocer la noticia de! abandono del encierro de los mineros, la veintena de sacerdotes que se habían

recluido el pasado día 16 en el palacio arzobispal en señal de solidaridad, decidieron también deponer su

actitud, regresando a sus respectivos domicilios.

SECUESTRO DE LA HOJA DIOCESANA

Por otra parte ha sido secuestrada por orden del Ministerio de Información y Turismo la hoja parroquial

de la diócesis de Pamplona y Tu-dela, titulada «La verdad», por presunta infracción del artículo 165 bis

b), del Código Penal. La autoridad Judicial ha refrendado esta decisión del Ministerio y ya ha incoado la

correspondiente causa criminal.

Finalmente cabe señalar que el sacerdote don Carlos Armendáriz, de ´a parroquia de Nuestra Señora del

Rio, ha sido sancionado por la autoridad gubernativa con 25.000 pesetas de multa por el contenido de la

homilía que pronunció el pasado domingo, en la que hizo referencia a la si-t u a c i ó n por la que estaba

atravesando la provincia,

El último conflicto A laboral de Potasas de Navarra se ini-ció el 20 de noviem-bre, cuando 1.400

trabajadores, de los 2.065 que cuenta la plantilla,, comenzaron una huelga por disconformidad de los

mismos con la negativa de la Dirección a conceder diferentes mejoras. Los trabajadores fueron

sancionados con suspensión de empleo y sueldo hasta el día 2 de enero. El citado día 2, los obreros

decidieron de nuevo no incorporarse a sus puestos de trabajo. El día 7, un grupo de mineros (en aquel

entonces se dijo que un centenar) se encerraron voluntariamente en el pozo «Esparsa» al anunciar la

Dirección una nueva suspensión de empleo y sueldo hasta el día 2 de margo para los 1,092 trabajadores

en pairo. Los mineros han permanecido encerrados durante quince dios, y sólo dos de ellos salieron dios

pasados por padecer uno de ellos una crisis nerviosa y otro dolenc i a s gastrointestinales.

En cuanto al secuestro de la «Hoja Parroquial» de la diócesis, el articulo 1SS bis b> del Código Penal

dice: «Serán castigados con las penas de arresto mayor y multa de 5.000 a 50.000 pesetas los que

infringieran por medio de impresos las limitaciones impuestas por las leyes a la libertad de expresión y al

derecha de difusión de información mediante la publicación de noticias falsas o informaciones peligrosas

para la moral o las buenas costumbres; contrarias a las exigencias de la defensa nocional, de la seguridad

del Estado y del mantenimiento del. orden público interior y de la pets exterior, o que ataquen a los

Principios del Movimiento Nacional o a las Leyes Fundamentales, falten al respeto debido a las

instituciones y a las personas en la crítica de la acción política o administrativa, o atenten contra la

independencia de los Tribunales.

Cuando los hechos revistieren, a juicio del Tribunal, gravedad manifiesta, la pena aplicable será la de

prisión menor y multa de 10.000 a. 100 000 pesetas.»

INFORMACIONES

22 de enero de 1975

 

< Volver