Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   La Cruz de mayo     
 
 Informaciones.    27/04/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA CRUZ DE MAYO

Por Abel HERNÁNDEZ

EL día 4 de mayo, martes, se acaba el plazo para presentar coaliciones electorales a la Junta Electo-raI Central. Es el día de la «cruz de mayo», y para muchos políticos es una pesadilla y un verdadero calvario. Falta menos de una semana y los llamados dirigentes y sus bases no se ponen de acuerdos Las reuniones acaban en la alta madrugada. Se consume whisky y café, se agotan los cigarrillos, se habla y se habla en los lujosos despachos madrileños. AI final, ios líderes salen de la reunión con la cabeza caliente y los pies fríos. ¡Qué espectáculo están dado al país la mayor parte de los considerados dirigentes políticos: Casi todos ellos quieren, por encima de todo, ser ministros. No se conforman siquiera con salir diputados.

En el Centro Democrático, los que no consiguen ocupar uno de los primeros puestos en las listas, dan el portazo y se van. La lucha por los primeros lugares es cómica si no fuera dramática. Muchos ya han cogido en las últimas horas el portante. Algunos de estos confian en que el presidente Suárez les acoja en su valiosa compañía. Otros andan por ahí como almas en pena.

En la Federación Demócrata Cristiana, después de largas horas de reuniones y de votar y votar, los partidarios de jugar en el centro no han conseguido los dos tercios. ¿Por qué hacían falta los dos tercios y no la mitad más uno? Es la democracia. Y el señor Ruiz-Giménez se queda, por fui, fuera de la coalición de la esperanza. Ha ganado el señor Gil-Robles. Ha perdido la batalla de las urnas la Democracia Cristiana, fraccionada, dividida y acomplejada,

En el mundo socialista, el espectáculo es aún más lamentable, si cabe. Según el último sondeo solvente, si los tres sectores (P.S.O.E., P.S.P. y Socialdemocracia) fueran juntos obtendrían el 23 por 100 de los votos, lo que equivaldría al 26 por 100 de los escaños; o sea, unos noventa diputados. Yendo cada grupo por su lado, y de acuerdo con el sistema de Hondt, pueden conseguir cada uno el 7 por 100, aproximadamente, de los votos (3,5 por 100 de los escaños); en total, unos treinta y cinco diputados. Si al final cuaja el entendimiento de dos de estos sectores: P.S.P.-F.P.S. y social-demócratas (y se está luchando contra reloj para lograrlo), esta coalición lograría el 15 por 104 de los votos, que equivaldrían a unos 50 escaños, a los que habría que sumar los 10 del P.S.O.E. En total, 60. El juego de las matemáticas es tan revelador que uno no se explica cómo un socialismo que se dice científico, pragmático y solidario no trata de evitar urgentemente su propio suicidio. Luego vendrán las lamentaciones.

Y a todo esto, el presidente Suárez, con táctica estudiada, no va a desvelar las condiciones y los detalles do su presentación hasta la víspera de la «cruz de mayo». Esto contribuye a que el nerviosismo recorra la columna vertebral de muchos de nuestros políticos. Antiguamente, el día de la «cruz de mayo», en los pueblos, salían a los caminos de rogativa. Me imagino que es lo que van a tener que hacer este año, desde ahora, muchos de los dirigentes políticos españoles. Es el último recurso que les queda: hacer rogativas a ver si l« arregla el campo.

INFORMACIONES

 

< Volver