Autor: Río López, Ángel del. 
   7º día     
 
 Arriba.    01/05/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Se abrió el período de presentación de candidaturas para las elecciones, pero han sido muy pocos los que han dado este paso definitivo. Todos los grupos políticos han preferido esperar a a alocucion del Presiente Suarez, que, con su viaje a Méjico y a Estados Unidos, ha abierto un peréntesis de expectación y de interrogantes. La presencia de Suarez entre los candidatos perfilará la estrategia de, cada uno de los bloques. Quizá por eso la información del viaje de Suarez a América ha sido seguida tanto por sus repercusiones internacionales como, y muy principalmente, por su posición personal ante los comicios, aunque lógicamente, y como el mismo Suarez indicó a los periodistas, el primero en conocer su decisión y sus motivaciones ha de ser el pueblo español. De todas formas, a la vista de apreciaciones genéricas, se da como hecha la presentación del Presidente, mientras que queda por despejar la incógnita de si lo hará como independiente o encabezando una posición centrista. El panorama electoral se configurará definitivamente tras esta decisión para la que faltan ya pocas horas. Hay, sin embargo, algunos hechos que aparecen entre las noticias de actualidad y que despistan una serie de especulaciones. El Subsecretario de Comercio, el otro día y en una fervorosa réplica al ministro italiano de Agricultura, que nos descalifica tajantemente para entrar en el Mercado Común, afirmó que el Gobierno tenia ya un plan económico listo para entrar en juego inmediatamente después de las «lecciones. Algunas palabras atribuidas, no sabemos con qué grado de veracidad, a un ministro del Gobierno durante su estancia en Barcelona, daban pie también a una serie de consideraciones sobre la virtual prepotencia del Gobierno para lograr un triunfo electoral, propiciador de un seguro de gestión en los tiempos inmediatamente posteriores a las urnas. Si a esto añadimos que han sido muy pocos los cargos que han cesado en virtud de las incompatibilidades, quedaría todavía más justificada la consistencia de esta opción, por otra parte, muy legitima, que depararía una continuidad del Gabinete a la vista de los resultados electorales, salvo las oportunas correcciones que impusieran los porcentajes.

EL VIAJE DE SUAREZ

Quizá sea pronto para hacer un ba lance objetivo del viaje del Presidente Suarez a Méjico y a Estados Unidos. Sin embargo, y como impresión general, hay que afirmar que los objetivos sobre los que se habia encontrado el periplo presidencial se han cumplido con creces. Ni más espectacularidad de la que algunos preveían ni .menos de la que suscita lógicamente la presencia fuera de nuestras fronteras de un Presidente joven y dinámico que encarna la evolución de nuestro país hacia modelos democráticos aceptables en el mundo occidental. Méjico tenía, eso sí, el matiz del encuentro entrañable, respetuoso y prometedor. Y junto a esta inevitable confirmación de una amistad más allá de los papeles, el sondeo de las posibilidades, difíciles pero prometedoras, del logro de una comunidad iberoamericana de naciones que tiene que arrancar de cero, pero cuanto antes, sino quiere verse sometida a las presiones de otros albaceas.

En USA también ha sido planteado este tema dentro del nivel en que se han desenvuelto los importantes contactos personales de Adolfo Suarez.

Dentro de un nivel informativo con la fuerza que da la presencia personal. No ha habido posturas humillantes ni solicitudes vergonzosas Las especulaciones periodísticas, desgarradas en cuanto al léxico que es habitúa! para calificar las visitas de los maudatarios de todos los países que van a la Casa Ulan ca de visita, se han evaoorado ante el contenido claro, sincero y abierto de las conversaciones mantenidas con los banqueros, con el Presidente Cárter y con el secretario de Estado. Se han abierto canales de cooperación y se ha renovado la amistad en base a unas nuevas impresiones de primera mano sobre el proceso español que ha ganado también en Méjico y USA el eré. dito y la garantía que ya son comunes y generales en todas las latitudes. No hay que olvidar que Estados Unidos contempla el proceso español Intimamente ligado a la evolución de los países europeos que tienen sus intereses en el Mediterráneo y en el Mercado Común. El tema de los mil millones que decían que Suarez se iba a traer de USA ha quedado relegado a los términos que son usuales en estas confrontaciones de información y amistad. Es curioso constatar, además, que cuando más fuertes eran las especulaciones sobre esta ayuda USA se oían las voces de algunos economistas muy cualificados —Funes Robert, lo decía a través de una emisora de radio—, afir-mando que no necesitamos, en este mo mentó, ningún préstamo de este tipo ni ningún endeudamiento exterior adicional como solución de emergencia para solucionar la crisis económica.

Recuerdo que en el mensaje del Rsy Don Juan Carlos al Congreso de los Estados Unidos, el Monarca español abordó en profundidad una serie de temas sobre el rumbo que tomaba el país de la mayor trascendencia dentro de nuestras fronteras. De un modo paralelo el Presidente Suarez ha hecho alusiones a temas como la nueva constitución, la reforma fiscal, el pacto social, el problema de las regiones y otros de alta tensión en estos momentos preeíectorales. El eco de sus declaraciones en USA, a título informativo, tendrán también, aquí en España, importantes consecuencias. El viaje sn general hay que calificarlo de un éxito más en el frente de las relaciones exteriores españolas que va así día a día perfilando, cada vez con más personalidad, sus posibilidades en el concierto internacional

PLURALISMO SINDICAL

UGT, CC.OO., USO, 5TV, SOC ya han conquistado la vía de la legalidad. El pluralismo sindical ha pasado de ser una cuestión de hecho a un cauce legal en el contexto de las relaciones sindicales. Este es el segundo gran paso de la proyectada reforma sindical que se inició poniendo los cimientos de una libertad sancionada en la ley de Asociación. Es un gran paso oportuno —antes del 1.º de mayo como afirmara Enrique de la Mata—, esperanzador, pero no el último ni el definitivo, A la reforma sindical le quedan trechos y etapas de larga y difícil trayectoria. Ahora todo ha de hacerse desde abajo desde la base, teniendo en cuenta que hay temas fundamentales que dividen hoy a los grupos sindicales y a la masa de trabajadores. Está como primer desafío la tendencia a una unidad solidaria de todos los sindicalistas para lograr una fuerza indispensable ante el juego de intereses que se presentan. Está el problema de la coexistencia transitoria con los restos del esquema sindicalista institucional donde se corre el peligro de sembrar la agresividad y la revancha haciendo caso omiso de los legítimos intereses de los trabajadores. Hay también en el aire un interrogante cada vez más serio sobre la potencia numérica de las centrales y sobre las tentaciones de caer en una exagerada dispersión. No hay centrales con grandes colectivos, sino con minorías muy cualificadas y muy preparadas, pero en la parte más ingenua y menos técnica de lo que hoy día es el sindicalismo. Hace pocos días represen, tantos de una central sindical pedían una sala de reuniones para un colectivo de unas doscientas personas que se calculaban, como mínimo, asistentes al acto propiciado por el colectivo de una empresa con unos mil trabajadores. En la sala, a la hora y día señalados, sólo hubo quince personas y. al parecer, seis de ellas ajenas al colectivo de esta empresa.

Reservando, como es lógico, el nombre de este grupo sindical porque me lo impone el debido respeto, puede valer como ejemplo de lo que ahora mismo constituye la realidad. El gran colectivo laboral del país está virgen y, en este campo, tendrán que dar la batalla estas céntralas para lograr una potencia similar a la que es común en los países europeos con larga tradición sindical. En otro sentido una conexión entre la captación de militantes sindicales y militantes políticos en vísperas de las elecciones podría resultar funesta para algunas centrales porque esto exacerbará aún más la idea común que creo que es patrimonio, hoy, de casi todos los trabajadores, de no politizar en exceso el panorama sindical, sino de llevarlo a terrenos de alcance práctico y profesional.

Coincidiendo con la fecha y hora del registro de las centrales sindicales, aunque sin ninguna relación entre ambos hechos, se registraba en la Casa Central de la A1SS una manifestación en demanda de garantías sobre el futuro de los funcionarios de la antigua Organización Sindical. La acreditada disciplina y rigor profesional de los funcionarios no impidió que, en su momento, pudieran crisparse los nervios y producirse desasosiegos lógicos. Existe la impresión de que en el avance de todas las piezas hacia la nueva estructura administrativa en conexión con la reforma sindical hay algunas —como ésta de los funcionarios— que se estaba quedando un tanto rezagada. Esta distancia es la que ha prendido en un escepticismo mezclado con una cierta dosis de desánimo que ha activado una serie de reacciones a las que no hay más remedio que dar respuesta inmediata. La transitoriedad, llega un momento, en que no puede ser tal y tanta que deje colgados en el vacío, con una cierta crisis de cometido, a unos 30.000 profesionales y técnicos de lo sindical. Pienso que con una concrs-tización de las garantías que has1 a ahora han quedado patentes seria suficiente para que este problema no se desbordara por cauces inadecuados y se solucione a plena satisfacción de todos. Sinceramente creo que nadie desea otra cosa.

Ángel DEL RIO

Arriba 15

 

< Volver